Google+
#KylieJennerChallenge reinventando la estupidez

#KylieJennerChallenge reinventando la estupidez

Los últimos días las redes se llenaron de imágenes de niñas con los labios terriblemente hinchados por succionar por varios minutos un frasco cualquiera para tener los labios como Kylie Jenner, modelo a seguir de las adolescentes que creyeron cuando esta famosa que yo no conozco, dio declaraciones en las que asegura que sus inmensos labios no son producto de la cirugía estética.

Personalmente me gustan los labios carnosos. Son signo de juventud y erotismo. Ya había leído el truco que con succionar POR DIEZ SEGUNDOS un frasco PEQUEÑO previamente untando los labios con vaselina y canela en polvo. Ese secreto ya estaba disponible en YouTube hace meses, y ciertamente funciona por pocos minutos, pero lo suficiente para tomarse una foto con boca de pato y que todavía luzca bien.KylieJennerChallenge

 Seguir leyendo... (202 words, 1 image, estimated 48 secs reading time)

Aviturismo en Guayaquil

Aviturismo en Guayaquil

guayaquil es mi destinoFuimos a observar pájaros, es una grandiosa actividad que por el mes de octubre y debido a la inauguración del observatorio de aves dirigido por la ornitologa Nancy Hilgert estará todos los fines de semana en el Malecón del Salado en dos rutas: la ruta corta que avanza desde la Plaza Rodolfo Baquerizo Moreno hasta la Ferroviaria, en alrededor de una hora de recorrido. La ruta larga va desde el Parque Guayaquil a lo largo del Parque Lineal hasta el puente zig-zag.

 Seguir leyendo... (420 words, 2 images, estimated 1:41 mins reading time)

Educación y Escolaridad II parte

Hablamos de la diferencia entre escolaridad y educación, haciendo énfasis en que mientras que la primera es adquirida por nuestro paso en escuelas, facultades, etc. la segunda es la que papá y mamá nos imparten (o debiesen haber impartido) en casa.
También hice una breve historia de los inicios de este sistema educativo actual, en el que siguiendo la modalidad “alexio” de los antiguos griegos, las clases se imparten o más bien se dictan por parte de un maestro, un profesor, un instructor, etc. en una aula y siguiendo un programa bien definido.
Terminamos diciendo que la metodología educativa actual había sido “refinada” tomando el método de producción en serie, heredado por la Gran Bretaña con su Revolución Industrial, pues ahora el maestro era visto como un vil operario que recibe un producto en proceso (el alumno) y simplemente se dedica a agregar (o intentar agregar) partes a ese producto terminado, para al final de ese sub-proceso, simplemente mandarlo al operario inmediato posterior en turno (el maestro del siguiente grado) en la extensa línea de montaje.
Decir lo que ahora está pasando es muy cómodo y ya lo han hecho muchas personas, sean con fines mezquinos o de manera desinteresada para intentar dar luz en este tema. Por eso entonces procedo a aportar una idea que permitiría cambiar de manera gradual con un resultado radical.
Lo primero a tomar en cuenta es: ¿Por qué el hacinamiento en aulas? ¿Por qué es necesario tener a un montón de alumnos en un lugar y en un momento en particular? Esto ya de por si presenta problemas logísticos en las ya de por si atestadas ciudades de hoy: Tráfico denso, alta probabilidad de accidentes, requerimiento de una enorme cantidad de recursos para el traslado de una enorme cantidad de niños y jóvenes, etc.
¿No sería mejor el enseñar a los niños y jóvenes desde muy temprana edad a investigar, a aprender utilizando los servicios del maestro como un guía más que un dictador? ¿Por qué no enseñarles un método (o varios métodos) con los que ellos puedan trabajar con la inmensa cantidad de datos que hoy en bibliotecas, periódicos, revistas y la Internet tienen literalmente al alcance de sus dedos? ¿Por qué no enseñarlos a discernir, dirimir, debatir y ser cada vez más auto suficientes?
Yo se que de inmediato muchos maestros, educadores y personas que tienen algo que ver con el sistema educativo actual me saltarán a la yugular, pues verían tal vez (y digo tal vez) amenazado el sustento, mas quiero aclarar que nunca dije, insinué o sugerí el prescindir de sus servicios. Más bien lo que sugiero es que tomen un papel más activo y con más trascendencia y repercusión en el proceso educativo.
¿Por qué no entonces preparar al educador más como un guía en vez para ser un “sabelotodo” (en el mejor de los casos), o en el peor de los casos para ser un guardia en un depósito de “estudiantes”?
Yo recuerdo más a aquellos maestros que nos enseñaron a aprender, a discernir, a debatir y no tanto a aquellos que solamente se dedicaron a ponernos silencio a todos, dictarnos un texto, etc.
¿Pro qué no aprovechar las nuevas tecnologías para que los alumnos (siempre en la medida de lo posible), puedan desde cualquier lugar y en cualquier momento investigar, aprender, discernir, debatir? Así “a priori” terminaríamos con el mencionado hacinamiento y los problemas que conlleva la sobre población escolar y todos los problemas logísticos inherentes.
Otro asunto muy importante es que el maestro sea una persona con experiencia práctica comprobada y comprobable de preferencia en la materia que imparte, para aportar un verdadero valor y no solamente caer nuevamente en el esquema del dictador.
Quiero aclarar en este punto que tampoco estoy sugiriendo que desaparezcan los exámenes. Muy al contrario deben de subsistir, pero con un formato distinto: Presentación de un Proyecto Final con resultados mensurables y repetibles, además de un formulario de preguntas y respuestas.
De lo que se trata entonces es que el alumno sea al final alguien que haya encontrado su método, trabajado por obtener toda la información necesaria y suficiente, así como también alguien que tiene los sabios consejos prácticos de un guía. Esto sí abonaría valor a cada estudiante.
¿Cuál es el riesgo que existe con este método sugerido? Pues que si el alumno no tiene formalidad y ética (valores que papá y mamá debieron haberle inculcado en casita), el método o modelo simplemente no sirve.
Esto entonces convierte en copartícipes y coresponsables a papá y mamá para que este modelo funciones y al final rinda frutos, pues de esta manera el alumno (insisto) estará más que acostumbrado a ser cada vez más independiente y cada vez más responsable de sí mismo y de sus actos.
No es un modelo perfecto y para quienes no están acostumbrados a involucrarse, a quienes no están acostumbrados a la constancia y el trabajo duro resultará simplemente imposible. Pero estoy seguro de que esto sería el inicio de una nueva forma de formar seres humanos inteligentes y productivos.
Al final pues esto es tan solo una humilde propuesta de parte de un ser vivo que supo aprender muchas cosas con un método semejante al planteado que supe encontrar y poner en práctica.
Será entonces responsabilidad de todos nosotros los que provoquemos este cambio. Tal vez de manera modesta y muy personal, familiar y/o local en un principio, pero no dudo que llevándolo a la práctica las cosas realmente pueden mejorar.

 Seguir leyendo... (921 words, estimated 3:41 mins reading time)

Educación y Escolaridad I Parte

¿Qué es la educación?
¿Qué es la escolaridad?
No. No son lo mismo. La primera la imparten papá y mamá en casita. En los años más tempranos. Es esa que incluye el bagaje de las palabras mágicas:
– Con permiso
– Por favor
– Buenos días
– Buenas tardes
– Buenas noches
– Gracias
La educación también es aquella que incluye los Valores. Y con Valores me refiero a los verdaderos: la Honestidad, la Ética, el Civismo, el Compañerismo, etc. Todos ellos por separado y en su conjunto componen todo un tema harto extenso. Solamente vale la pena agregar que Valores no es religión y la religión no es Valores.
Ahora entonces va el turno para la escolaridad. Es aquello que adquirimos en tres años (o dos) de “Kindergarten” o “Jardín de Niños”, seis años de Primaria, tres de Secundaria, otros tres de Preparatoria y posterior a ello si las ganas, el aguante, la intención y la economía lo permite, los de facultad y post grado.
Aclarado el punto y profundizando en la educación, pero más bien en el cómo se imparte, procedo a dar los
A N T E C E D E N T E S
La escolaridad, tal y como la conocemos, la inventaron los emperadores prusianos por allá de la ya lejana década de 1890. Me refiero en particular a ese método conocido por los griegos como “alexio”, en donde un maestro, orador, sabio, etc. es quien habla y los alumnos sentaditos y en perfecto orden escuchan, ven los apuntes que deja el mentor y proceden a apuntar en sus libretas todo aquello que consideran importante.
El objetivo de este método de educación era el de -“…producir súbditos obedientes, ordenados, con un objetivo claro en la vida que no era otro que el de servir a su emperador y defenderle contra cualquier agresión”.- Para ser más claros, los emperadores prusianos estaban harto temerosos de lo que había logrado la ilustración en el pueblo francés, costándole la cabeza a los emperadores en turno (Luis XVI y María Antonieta) a manos del pueblo.
Dicha educación debía de ser gratuita y obligatoria para todos y todas. “In principio” esto sonaba maravilloso, pues ahora el pueblo podía acceder a la tan entonces segregada educación la cual era exclusiva de las clases dominantes. Pero encerraba su lado oscuro y en ocasiones hasta perverso.
En las escuelas se adoptó un método que se había inventado en la la Gran Bretaña en la revolución industrial: la producción en serie y en masa. Se pensó entonces en un método en el que los alumnos, como un producto a producir “en serie” y con un objetivo claro, se les hacía pasar por todo un proceso en el que a través de grados y calificaciones, los maestros como viles obreros los tomaban, procesaban y pasaban a la siguiente estación de trabajo para ser trabajados por otro maestro.
¿El resultado? Ejércitos llenos, fábricas llenas, casas cada vez más llenas y un imperio cada vez más próspero y rico. El método era lógico, matemático y por sus resultados prácticamente perfecto.
Así pues y desde hace más de ciento diez años, variaciones más o variaciones menos, adaptaciones más o menos, esto sigue siendo la pauta hasta nuestros días.
En el mundo de hoy entonces con una hiper población del planeta, con cada vez menos recursos y cada vez menos aún puestos de trabajo, el resultado es el que conocemos: No hay todo para todos.
¿Qué se puede hacer entonces ante este horizonte tan negro? ¿Cómo puede ahora el pedagogo realmente agregar valor al alumno y no hacerlo simplemente el receptáculo de mil y un datos, fechas, cifras, tablas matemáticas?

 Seguir leyendo... (618 words, estimated 2:28 mins reading time)

Carta abierta a Wendy Vera

Carta abierta a Wendy Vera

Estimada Wendy.
Reciba un cordial y, aunque no lo merece, respetuoso saludo de parte de un grupo de seres humanos autistas y familiares de personas con trastornos del espectro autista. Y decimos que NO SE LO MERECE porque el RESPETO no se lo exige, se lo GANA. ¿Cómo? Simple, respetando. Y usted incurrió en un grave irrespeto en fondo y forma cuando intentó ningunearnos y minimizar la importancia y complejidad de nuestra condición a un chiste barato, utilizando, peor y con crueldad, a un pavo para establecer su “diagnóstico”, para “equipararlo” con nosotros. Y no es por eso que nos ofendemos, porque, créanos, los animales son más nobles que muchas personas y usted lo ejemplificó perfectamente, si no por su ignorancia atrevida, porque se atreve a hablar y PREJUICIAR sin tener la menor idea de qué se está refiriendo, y por su intento de ridiculizarnos de forma desagradable y fuera de lugar. Así, se habrá dado cuenta el motivo de la presente, que no es más que hacerle llegar nuestra inconformidad por las declaraciones y esa “pantomima” de muy mal gusto que usted ha realizado respecto a un tema que evidentemente desconoce, y en alusión a SERES HUMANOS ESPECIALES, seguramente en su afán de “publicitar” su espacio y ganar ranking.
Le preguntamos, estimada, y le retamos a mencionarlo en televisión, así como fue tan suelta de lengua para opinar y “parodiar” de las personas que tienen la condición ¿sabe qué es Autismo (TEA), qué es la neurodiversidad, qué es tener una capacidad especial?, ¿tiene al menos una remota idea de qué se trata la condición, de lo que tenemos que vivir y cuánto tenemos que luchar, día a día, por los obstáculos que personas COMO USTED nos imponen con sus prejuicios y su discriminación, con chistes y comparaciones absurdas, su acoso y sus burlas, aquellos que somos autistas, o somos asperger o tenemos alguna condición neurodivergente, o simplemente somos diferentes? Seguramente lo ignora, caso contrario hubiera guardado reservas. Pero, reiteramos, la ignorancia es atrevida. Lo cierto es que la única forma de combatirla es EDUCANDO. Y, a propósito de su disculpa a todos los que hemos sido directa o indirectamente ofendidos, déjenos rechazarla no por arrogancia ni orgullo, sino por amor propio, porque fue evidente que se trató de una “estrategia forzada” para salir del paso, para tratar de restarle importancia a los hechos suscitados, pero no una acción espontánea, que es la que se pretendía, surgida de lo más profundo del sistema emocional. Buen intento, estimada, pero con intentos no se consigue absolutamente nada…
Para que usted se entere, para desbastarla de desinformación o falta de información, y para que en otra oportunidad no se arriesgue a pecar de ingenua al respecto, le vamos a hacer una breve reseña de qué es el Trastorno del Espectro Autista (TEA). El término Autismo, que apareció en 1912 gracias a una publicación de Eugene Bleuler, y que posteriormente fue descrito por Leo Kanner y simultáneamente por Hans Asperger, deriva del griego “autós: mismo”. Usted se preguntara la razón, y la respuesta es sencilla: porque ha de suponerse, quizá erróneamente, quizá con justicia, que la persona autista vive en su propio mundo. Y es que el TEA es un espectro o conjunto de entidades cuya característica principal es, a breves rasgos, la dificultad para socialización que conduce a un aislamiento. Pero centrarse solo en ese aspecto es reducir la complejidad de cada ser humano, es ignorar sus particularidades, es convertirlo en un estereotipo rígido. Esta condición debe ser entendida como resultado de NEURODIVERSIDAD. Eso significa, aunque se desconoce la causa, que hay un desarrollo diferente a nivel cerebral, con las respectivas implicaciones en las funciones mentales del individuo, que obviamente inciden en el comportamiento, conducta y desenvolvimiento en la vida diaria. El autismo es, entonces, una expresión de la diversidad que existe en los seres humanos, de lo complejo que es nuestro cerebro y de las potencialidades que tiene aunque no las sepamos aprovechar. En vez de suponer una limitación, debe ser vista como “alternativas” a la norma, formas diferentes de ser o de convivir. Y eso aplica no sólo al TEA en particular, si no a todas las diferencias intelectuales, a toda diferencia en general.
En nuestro país no existen estadísticas porque la condición todavía tiene cierto misticismo (por eso es comprensible hasta cierto punto su accionar, aunque no deja de ser reprochable) y porque se la cataloga como Discapacidad Intelectual Generalizada, termino demasiado amplio que impide abarcarlo a totalidad. Sin embargo, esfuerzos continuos por visibilizar a nuestra población están permitiendo que la gente pero sobre todo las autoridades conozcan más, accedan a más datos acerca de la condición. La incidencia a nivel mundial, que se cumple en nuestro país, es de 1 autista por cada 144 personas, según Ligia Noboa, presidente de la “Fundación Entra a mi Mundo”, calculando que en Ecuador existen aproximadamente 80.000 personas. Además, la psicóloga clínica Dolores Romero, directora de la Fundación Ecuatoriana para Autismo señaló que existe una relación de 5 varones a 1 niña. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) se que habrían 21 infantes por cada 10 mil menores con el Trastorno del Espectro Autista (TEA). En ese sentido, somos una población nada despreciable, pero más allá de las cifras, que no nos representan, somos PERSONAS, somos padres, madres, hijos, hermanos, amigos, CIUDADANOS de este país y del mundo, y estamos aquí compartiendo este planeta azul, y queremos que nuestros derechos y nuestra integridad sean respetados. Sólo queremos eso, sólo pedimos eso, nada más. Y es tan fácil que USTED sea participe de ese logro: NO DISCRIMINE, NO PREJUZGUE… ¡no SE BURLE!
Quiero recordarle lo que mencionó Gandhi, que “cuanto más indefensa es una criatura, más derechos tiene a ser protegida por el hombre contra la crueldad del hombre.” Las personas con autismo lo somos, y si la sociedad no nos protege, nosotros mismos nos protegeremos de esa crueldad expresada en pequeños y grandes detalles, como en este caso, por el matiz mediático que tiene. Tampoco piense que estamos desvalidos, porque la propia Constitución está luchando contra la discriminación en todos los sentidos y hacia todas las personas, para prevenirla y evitarla. Si la revisa, encontrará en el Título VII del Régimen del Buen Vivir, Capítulo primero de Inclusión y Equidad, en el Art. 341 que “el Estado generará las condiciones para la protección integral de sus habitantes a lo largo de sus vidas, que aseguren los derechos y principios reconocidos en la Constitución, en particular la igualdad en la diversidad y la no discriminación, y priorizará su acción hacia aquellos grupos que requieran consideración especial por la persistencia de desigualdades, exclusión, discriminación o violencia, o en virtud de su condición etaria, de salud o de discapacidad”. Asimismo, la constitución refiere los Derechos de las personas y grupos de atención prioritaria en la Sección sexta: Personas con discapacidad, en el Art. 48, inciso 7. y expresa: “La garantía del pleno ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad. La ley sancionará el abandono de estas personas, y los actos que incurran en cualquier forma de abuso, trato inhumano o degradante y discriminación por razón de la discapacidad”. En cuanto al ámbito de la comunicación, al que Ud. pertenece, déjenos recordarle lo que menciona la Constitución en el Título II: Derechos, Capítulo segundo: Derechos del buen vivir, sección tercera referente a Comunicación e Información, Art. 16, inciso 4. que se manifiesta que “el acceso y uso de todas las formas de comunicación visual, auditiva, sensorial y a otras que permitan la inclusión de personas con discapacidad” que se complementa con el Art. 19 que refiere la prohibición de “la emisión de publicidad que induzca a la violencia, la discriminación, el racismo, la toxicomanía, el sexismo, la intolerancia religiosa o política y toda aquella que atente contra los derechos”. Y, en el mismo tenor, no olvide lo que mencionó Kennedy: “los derechos de cada individuo disminuyen cuando los derechos de uno solo se ven amenazados”, así que un ataque a un grupo en particular nos afecta a todos, sin excepción, como humanidad.; todos somos vulnerados. Y en su caso, como figura pública, su responsabilidad es mayor y mayores las consecuencias…

 Seguir leyendo... (1448 words, 1 image, estimated 5:48 mins reading time)

Lencería sexy ¿te atreves?

El sexo nunca termina. Cambia. Muta. Se adapta. En el matrimonio, dada la rutina del día a día, puede llegar a estancarse. ¡No lo permitas! Siempre recuerda que la mente es la zona erógena más poderosa. Una de las armas que me ha servido primordialmente para mantener ese picante en mi vida sexual es justamente el uso de lencería sexy y atrevida, que muestre y oculte, que insinúe de manera descarada que la fantasía se vuelve realidad en la intimidad.

 Seguir leyendo... (236 words, estimated 57 secs reading time)

Uniforme escolar

Uniforme escolar

Children in School UniformsUna de las cosas que nunca me gustan de las escuelas son los uniformes, que anulan la libertad de expresión de los niños, como preparándolos para puestos burocráticos o repetitivos donde también se usan uniformes. Estuve en dos colegios, y en ambos se trató de minar mi identidad. En el de monjas yo fui muy pequeña para rebelarme y medio lo hice, usando polines en vez de las mediesuchas aburridas, casi me cuesta que me las quiten, pues las condenadas monjas no temblaban en humillar a las niñas problema mandandolas a casa sin medias. No sé cómo me salvé. En el otro colegio, tenía que usar moños negros que no se noten vinchas ni lazos en el pelo. Y cuando teníamos esas idiotas pizarras humanas, inhumanamente nos obligaban a estar ahí, sin gorras para protejernos del sol, pues “se dañaba el diseño”. Ahí me rebelé mucho más: pintaba mi nombre en mis zapatos, mi mochila era una apología a lo políticamente incorrecto, me ponía el lazo al revés. No veo correcto alinear así a los pequeños, a obligarlos a usar zapatos incómodos, corbatas o medias de nylon como si fueran pequeños adultos. Eso sólo consigue que odien el colegio. A que no expresen su individualidad, a cumplir normas absurdas, a volverse otro ladrillo en la pared.

 Seguir leyendo... (1390 words, 9 images, estimated 5:34 mins reading time)