¿Deberíamos enseñar religión a los niños?

Los padres somos muy cuidadosos en la educación de nuestros hijos. Buscamos ofrecerles las mejores oportunidades: elegimos los mejores colegios, donde prime la excelencia en la enseñanza, les proveemos de libros, material didáctico, aprendizaje multilingüe, valores morales, sociales y humanos. Como adultos sabemos que una buena educación les garantizará mejores puestos de trabajo, desarrollo profesional y sobretodo, autorealización personal. Ha sido mi preocupación coayudar a que mi hija obtenga un legado cultural que explote al máximo sus capacidades. Por ello he decidido darle educación laica, desprovista de dios alguno.

Considero que al no hablarle de dios a mi niña de 7 años, evito de cierto modo las disyuntivas a las que me vi expuesta por la educación que recibí: católica militarizada, donde antes de aprender, orabamos; donde nos imponían rosarios, misas y catequecis; donde se coartaba el pensamiento crítico ante los inescrutables designios y misterios divinos.

Un niño recibe la religión por herencia de sus padres. Es muy probable que a un niño ecuatoriano se le inculque el dios judeocristiano, a diferencia de un niño musulmán, o uno de alguna tribu africana donde no han llegado las misiones evangelizadoras que imponen sus dioses. A diferencia de la ideología política, a un niño desde muy pequeño se le enseña sobre papito Dios, la navidad, y el ángel de la guarda. ¿Un niño es lo suficientemente maduro para absorber cuestiones teológicas? Por supuesto que no. Por ello se infantilizan los pasajes bíblicos, se les narra la historia de Adán y Eva, y elllos, indefensos, nos creerán que Dios omnipotente realmente tomó una costilla del hombre para la creación de su compañera.

¿Cómo puedo yo luego explicarle la no existencia del hada de los dientes, si también estoy diciendole que hay un ángel invisible cuidandole, al que tiene que rezar antes de dormir? ¿Cómo le explico las abiertas contradicciones a las que se enfrentará al aprender sobre el ADN vs. Adán y Eva? ¿Cómo le digo que no existe el cuco, pero que sí existe Satanás, el ángel caído que se rebeló contra su creador? ¿Debo darle esperanzas de una vida eterna que probablemente no existe, como premio a un buen comportamiento?

Las normas morales deben ser asimiladas como una forma de vida basada en la ética, el respeto,  la consideración a los demás y una saludable autoestima. El criar a los hijos en valores como la generosidad, solidaridad, dignidad, humildad, altruísmo es una labor que como madre atea me he impuesto como misión, sin dogmas religiosos de ninguna clase.

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 465 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. A los hijos hay que explicarles, poco a poco, lo que para nosotros es la realidad; y con cariño, hacerles entender que nosotros tampoco lo sabemos todo.

    En lugar de negar la existencia de los seres mitologicos (como Papa Noel, el ada de los dientes, el cuco, el chupacabras, el ada madrina, entre muchos otros) hago lo posible por explicarle lo que es un mito, que bien podria existir en otra dimension.

    Que como les explico las otras dimensiones que podrian existir?
    Pues refiriendome a lo que vivimos en nuestros sueños; y ahi si que hay mucho de que conversar.

  2. Es necersario llegar aún más lejos. El problema en la enseñanza religiosa no reside tan solo en el influjo de sus diatribas metafísicias, sino como estas se permeabilizan en los valores culturales. Ojo que la religión católica no es “el” problema. Todas las religiones son un problema. Así tenemos la idiotez de la tolerancia cristiana (que en por si acaso difiere mucho del respeto); la “contemplación” budista (el “get stelt” que tanto le gustaba al nazi Heidegger”); La jerarquización brahmánica (causante de la abominable discriminación entre castas); La “sharia” islámica (brutal interferencia de lo privado en lo público); etc, etc, etc.

  3. De mañana quise comentar y escribí larguísimo (estaba en la U) y luego luego se borró todo porque me dijo que no puedo comentar desde proxy. Así que adiós. 😛

    Chendo, como decimos en Cuenca.

    Bueno básicamente había dicho que yo comparto la opinión de Pat Condell, violenta los derechos humanos de los niños el hacerlos pequeños cristianos, pequeños musulmanes o pequeños cualquier cosa, puesto que se está restringiendo su libertad de pensamiento. Uno a los niños debe enseñarles que hay gente en el mundo que cree que hay un señor todopoderoso en el cielo y otros que no, explicarles los argumentos de cada uno y contarles que la gente cree en diferentes dioses según el lugar en donde nace. Y luego que ellos agarren camino y vean qué escogen. Obligar a un pobre ser inocente a profesar una doctrina, me parece igual que empezar a vestirlo de militar desde chiquito para que de grande sea capitán como su padre. En fin, creo que es horroroso aprovecharse de la inocencia infantil de esa manera. El otro día leí en uno de mis blogs favoritos cómo un niño de 6 años destruyó todos los argumentos no científicos del creacionismo, sólo con su razoamiento libre y los conociemientos adquiridos. Bautizar a un bebito de meses debería ser delito (sí, soy extrema).

  4. Los niños ya no son como antes son mas realistas pero a pesar de ellos son fantasiosos .y la realidad es que existe mucha violencia , dolor y hambre y nos mantiene en pie la fé; de tal manera q compartimos con ellos creencias en un creador para mitigar la realidad dolorosa si ponemos como adultos dos dedos de frente a nuestra cruda realidad.de pronto hay que vivirlas para sentirlas y entenderlo por ello le hablamos de un salvador q es Dios el creador del mundo y si miramos hacia él tendremos la paz q buscamos por ejemplo . Llegado su momento ellos deciden a quién aferrarse cuando la maestra o la madre ya no este con ellos,es malo aquello no verdad

  5. Buena pregunta, pero en mi caso, mis papas que yo recuerde nunca me hablaron de Dios o de la biblia y Jamas hemos ido a misa juntos ( a excepcion de algun matrimonio o velatorio). Mi hermano y yo fuimos bautizados recien a los 8 – 7 anios… La religion (catolica) tomó raíces en mi a traves del Colegio Javier… fueron los sacerdotes y maestrillos quienes con su educacion y ejemplo inculcaron el amor a Dios y a la religion. Y hasta ahora mi hermano y yo nunca topamos temas religiosos con mis papas y tampoco ellos con nosotros… . Nuestros papas jamas tuvieron que mostrar su fe o hablar de ella para criarnos de la mejor manera y hacer de nosotros dos personas de bien.

    Saludos!

  6. Estoy de acuerdo en no enseñarle religión a un niño.

    Pero necesariamente hay que inculcarle la existencia y amor de un dios y eso se demuestra a través de la naturaleza, valores morales, disciplina, amor y respeto a la vida e ideas.

  7. Definitivamente no hay que darles información absurda, que llenen sus pequeños cerebros de información valiosa como es la ciencia, si se les enseñara el método científico en lugar de rezar, este sería un mundo diferente…

Leave a Reply