¿Jardineras o basureros?

En plena área regenerada de la Bahía en el centro de Guayaquil, es lamentable y vergonzoso ver jardineras convertidas en basureros, donde los desperdicios han reemplazado los arbustos y árboles que deberían estar ahí. La impresión que da es por demás indignante. A vista y paciencia de policías metropolitanos y aseo de calles. La ciudadanía en general parece haberse acostumbrado a la porquería. ¿Por qué no apreciar la belleza de lo limpio, lo pulcro, lo estético? Vándalos que destruyen los hierros, carros que se han precipitado contra estas estructuras, dañandolas, sin que sean reconstruídas. Mendigos que usan estos espacios como “despensas”, depositando ahí sus fundas, cartones, comida putrefacta que recogen de basureros. Si bien es cierto, Guayaquil ya no luce tan descuidada como años atrás, antes de que Febres Cordero literalmente limpiara la ciudad, es evidente que no es solo cuestión de Alcaldes. Nuestro actual burgomaestre Jaime Nebot también ha regenerado cientos de parques, veredas, malecones. Y nuestro presidente Rafael Correa enarboló en su campaña una bandera verde, símbolo de respeto a la ecología. No podemos maquillar a una persona enferma y pretender que ya esté bien. El cáncer está en cada ciudadano que bota basura, y en cada ciudadano que permite que otros lo hagan. No es cuestión de que las autoridades hagan algo. O que se pongan policías, cámaras de seguridad, multas estrictas. Es cuestión de amor. Amor a la ciudad. Yo amo cada adoquín de Guayaquil, cada iguana, cada hoja de los árboles. Sin embargo, mi amor no basta.


Desterremos este cáncer. Empecemos con nuestros hijos, inculcandoles el respeto a la propiedad pública, que de hecho, son bienes prestados que debemos heredar a las siguientes generaciones.

Fotos cortesía de Graciela G. Wakefield.

(Visited 2 times, 1 visits today)

Facebook comments:

Comments

  1. La reacción del ciudadano promedio es insultar, lanzar improperios al que de una u otra forma le trata de enseñar el modo correcto de convivir. En cierto sentido es analfabeta, porque asi tenga letreros pegados en la frente ‘no los entiende peor los acata’; por mas campaña televisiva piensa que no es con el/ella y lamentablemente todo esto es parte de la identidad del guayaco que se cree sabido/sabroso. Son de los que creen que se les caeran los testículos o las tetas por hacer algo bien.

    Comparto este post y la indignacion comun cuando yendo por la calle se ve gente tomando agua, cola, comiendo chifles o cualquier cosa y con la actitud mas fresca botan vasos, envolturas plasticas u otro desperdicio teniendo a pocos metros un bote de basura municipal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *