¿Por qué me gusta el thrash?

Soy muy incomprendida en mi familia. Ellos no logran comprender cómo es posible que hayan criado una metalera, si en los 70 sólo consumíamos música disco. ¿Por qué se habrá desviado la niña? ¿Por qué escucha solo esas “musicas del diablo”? ¿Y como así no anda en drogas?

A pesar de la creencia de familiares y vecinos, que me catalogan como loca, a juzgar por los rudos sonidos que suelen escapar de mi dormitorio, yo me considero una rockerilla light. Empecé, como todos, coqueteando con Guns’n Roses. Poco a poco me decanté por Metallica, y fui sumergiéndome con Megadeth, Pantera, A.N.I.M.A.L. Mtv ayudó mucho, y algunos amigos rockers que conocí en la vida. Ellos me etiquetaron como light, pues, nunca llegué al death, como Morbid Angel o Canibal Corpse.

Tal vez me gusta el hecho de canalizar mi furia, pues soy una persona bastante iracunda y colérica. Los fieros sonidos del thrash logran desviar mi atención del objeto de mi enojo, mientras sacudo mi cabeza despertando cada una de mis neuronas. Además, es un eficiente filtro antiregeton, impidiendo que sus horrendas vibraciones osen ingresar a mis canales auditivos. Me siento viva, siendo una rockerilla light soy feliz así. Nunca podría convivir con una persona “normal” que guste de música “normal” como Ricardo Montaner o esas baladas socialmente aceptadas y generalmente coreadas por las mujeres de mi edad.

Sin embargo, no soy de esos metaleros puristas que se cierran a otros estilos. Me gusta tambien el grunge, aunque mi familia no lo diferencie, e igualmente consideren que son ruidos dignos de Satanás. Incluso las suaves melodías de Radiohead son asociadas con el apocalipsis por mi señora madre. Sí, soy multi-género. Todo lo que sea rock es bienvenido en mi discoteca personal.

Les dejo con uno de mis grupos favoritos Sepultura. Un cover de Motorhead: Orgasmatron. ¡Orgásmico!

(Visited 11 times, 1 visits today)

Facebook comments:

Comments

  1. A mi también me gustaba el trash hasta que pasé el tratamiento de manejo de la ira… gus fraba gus fraba…

    Ya hablando en serio, la furia, la ira no son emociones edificantes ni ejemplo para nadie, si construyes tus gustos y aficiones alrededor de emociones negativas (bueno es asunto tuyo claro está) conseguirás malas vibras a tu alrededor y problemas de salud. Yo no soy puritano y confieso que la ira a veces me ciega, pero siempre busco detenerme, respirar y pensar con claridad, la vida de por sí es estresante, así que escucho Rammstein con menos frecuencia y más Chill-ambient. Desfogar ira jugando Unreal Tournament hasta es sano sin irse a los extremos, pero hacer parte de tu vida las emociones negativas sólo se te devolverá en forma de mala salud.

    • No dejaré de escuchar esta música ni aunque me convierta completamente al budismo tibetano. No la uso para manejar mi ira exclusivamente, la uso para sentirme llena y feliz. Y ya saben que también escucho chill ambient, alternative y new-wave en dosis considerables. Gustos eclécticos que, como siempre aclaro, excluyen todo lo que suene a música tropical y baladas románticas en español (paso).

  2. ¿Chill Ambient? Eso con qué se come ah… jejeje. Yo sólo sé que nada es más refrescante y delicioso que un buen pogo al son de un buen metalcore en un buen concierto matón. Y no se trata de que sea una vieja amargada y rabiosa, por el contrario, pienso que los rockeros siempre tendremos el alma joven y rozagante, llena de energía y vitalidad.

    Yo confieso mi estrechez de horizontes musicales: no le entro a la electrónica (salvo como medio dentro del propio rock), ni al indie pop (aléjate de mi Mika, MGMT y Lilly Allen) porque creo que si hay algo peor que ser snob es ser snob que se cree el profundo, y mucho menos al pop comercial. Por ejemplo algo que me parece totalmente incompatible con todas mis estéticas es Bellanova (aparta de mí ese caliz).

    Con el trash crecí, recuerdo los primeros años de colegio descubriendo Metallica, aunque para ese entonces ya era el Until it Sleeps time. Últimamente sí le entro mucho a los géneros extremos, sobre todo el death metal, el death core, mathcore y hasta a veces un poco de grindcore. Pero eso no quita que tenga mis guilty pleasures y me mande bandas pop punk. jejeje.

    El buen pop también existe… creo que debo escribir sobre ello.

  3. Huy la verdad que yo no soporto esa musica y eso que tengo 20 años, se me hace muy fuerte no se bueno hasta me da asco escucharla, pero literal osea me mareo y me dan ganas de huacarear, Me cae que que mal estoy

  4. Vaya esa! me habia olvidado de los alemanes Ramstein o de argentinos como Andres y Juanca de A.N.I.M.A.L.Prefiero el metal sinfonico y/o progresivo. La destreza que se necesita para tan solo tocar el bajo es desafiante y puede llegar a ser frustrante para cualquier wannabe. Ponganse en el lugar de un buen guitarrista o de un baterista. Hasta el punk fue parte de mis gustos pero hace rato que pase por esa etapa adolescente.

    No me sentiria bien conmigo mismo al ocultar mis raices; es una de muchas razones por las que nunca me declarare fanatico de grupos como PANTERA, aunque ya se sabe que son excelentes, escucho y respeto su trabajo y trayectoria pero: como podria identificarme con letras discriminantes de odio y rechazo a los que son ajenos a su etnia????!!!!! Eso me incluye! pero al caesar lo que es del caesar… SON BUENOS!

    Lastima por Zack de la Rocha y su corto paso por Rage Against The Machine con Molotov y A.N.I.M.A.L. tenemos mucho para reflexionar. Traten de conseguir el video de la gira de “family values 1999” con korn y limp biskit y comenten acerca del performance de Ramstein (o como se escriba). Fue en algun lugar de los estados donde les cayo el 31 de octubre y todos los grupos tocaron disfrazados. Ramstein no fue la excepcion y lo que hicieron el vocalista y tecladista merece algunos comments.

    No olvidemos al jazz que por mas turbados estemos por el stress, en apenas 3 minutos de escucharlo, o nos relaja o nos aburre, dejandonos placidamente dormidos.

  5. Pues yo sí me considero metalhead de corazón. No le hago asco a ningún estilo en particular. Me gusta todo, heavy, power, thrash, death, black, gótico, progresivo, sinfónico, doom, avant-garde, etc. Todos los estilos tienen su gustillo y cada uno de ellos en algún momento del día me sabe a gloria. Es simple, para mí es la mejor música que existe y no le demos más vuelta.

    Y pues no me considero para nada un tipo amargado o colérico por tener afición por esta música e incluso e independientemente de mi fascinación melomaniaca por el metal, también disfruto mucho de música más relajada como el new age o el ambient.

    Afortunadamente no tengo problemas por esto ni en mi entorno familiar, ni social, ni laboral, me siento orgulloso de ser metalero y no lo oculto jamás (deberían verme con mi melena y mi camiseta de Death, King Diamond, o de Opeth en mi trabajo). Realmente soy afortunado por no ser discriminado por ello y quizás eso se deba a que simplemente soy como soy y mi afición por el metal no me hace ni mejor ni peor persona, te guste o no, simplemente soy yo siendo feliz y punto final.

  6. La verdad que escuchar thrash es una liberacion, no solo cuando esta uno enojado sino cuando tambien ataca el estres.
    Las veces que estoy a mil por hora con todo lo que tengo que hacer, me pongo a escuchar Pantera, a veces me voy hasta Canibal Corpse, por ser más rápido y ya está, quedo tranquila por un buen rato, jaja.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *