¿Quién me lee en Twitter?

El número de seguidores es un parámetro que no es suficiente para medir el alcance que pueden tener nuestros tweets. Al momento me siguen algo más de 5000 personas, sin embargo, no debo tener la expectativa de que todas esas cinco mil almas leen mis desvaríos. Estoy consciente de que esos 5000 followers no leen TODOS mis tweets, ya que todos tenemos una vida real que atender, asi que seguramente mientras mi bot* o yo twitteamos, algunos están teniendo relaciones sexuales, y obviamente no están atentos a mi time line completo.

También habría que restar los bots, es decir, aquellas cuentas creadas solo para disparar contenidos pero que no son atendidas por ser humano alguno. A pesar de que tengo un sistema para deshacerme de dichos bots, mi método no es infalible, sé que muchas cuentas nunca han leído uno solo de mis pensamientos.

Restando esos “twitters”, habría que añadir quienes me siguen por listas. Por el momento estoy en algo más de 200 listas, claro que algunas personas me han añadido en varias listas a la vez (estoy en listas de linuxeros, wordpresseros, ecuatorianos, mujeres, seudohumoristas, esquizofrénicos). Me he percatado de que hay quienes prefieren enlistarme para seguirme por ahí. En ocasiones recibo retwitteos de dichas cuentas, así que las listas son otro flujo de gente que termina leyéndome de vez en cuando.

Añadamos otro grupo. Quienes me tienen en listas privadas. Es imposible para mí saber en qué listas me tienen, podría ser “chicas extremadamente feas”, “me caen mal pero me gusta sufrir leyendo lo que escribe”, entre otras donde mi imaginación no puede llegar. De pronto haya quienes me tengan en listas privadas no por razones de que “me odian”, sino por otras que no se me ocurren.

Tendría que restarse también la cantidad de followers anglos que me siguen, atraídos por mis tweets en inglés. Seguro les da pereza ir a Google translator para descifrar lo que pongo en español, así que ignorarán todo lo que pongo en el idioma de Cervantes. Y vice versa, si alguien no entiende inglés, no leerá lo que pongo en el idioma de Shakespeare. Siempre estoy presta a explicar todos mis tweets, e intento responder la mayor parte de los replies y DM.

Y está el otro grupo. Los stalkers. Aquellos que a pesar de haberlos bloqueado, se toman el trabajo de desloguearse para poder entrenerse leyendo lo que escribo en Twitter. A ellos les mando una gran dosis de buena vibra, para que tengan algo mejor que hacer.

Ahora, falta nombrar a quienes me leen involuntariamente, a través de los retwits que recibo. Espero no importunarlos con mis chistes agrios, o mis links HOYGANs, de pronto las razones por las que me desfollowearon, o la razón por la que nunca me seguirían. Lo siento mucho, mi estilo de twittear puede ser molesto. Pero no lo hago con maldad. (?)

Y la última opción por donde pueden leerme. Micro Pitonizza, el blog que se alimenta de mis tweets, donde, si quieren, pueden comentar mis incoherencias (!)

Mi twitter es público, lo que escribo lo indexa Google. En ocasiones, por impulsividad escribo barrabasadas, que por muy rápido que las borre, alguien puede haberlas retwitteado. Aprovecho la ocasión para extender mis disculpas por si alguna vez herí alguna susceptibilidad guindusera o religiosa (dos temas que suelen ser blanco de mis ácidos tweets).

Sígueme en Twitter. Si te atreves. :)

* mi bot es quien alimenta mi twitter con links que considero interesantes. Sí, uso Twitter como delicious ;)

Facebook comments:


2 Responses

Page 1 of 1
  1. isabella
    July 6, 2010 at 8:37 pm |

    yo quiero saber si me retwittean

Leave a Reply