10 formas de salirse del “sistema”

Para la palabra “sistema” propongo la definición “marco de ideas y estilos de vida políticamente correctos en los que un grupo de gente trabaja para otro”. No sé si esa sea el concepto del autor de esta viñeta que apareció hoy en mi muro y que tiene muchos matices para colorear y discutir.
top 10 ways to fuck system
Les paso a continuación mi traducción/adaptación al español.

  1. Compra en tu localidad, no a grandes corporaciones.
  2. Planta un huerto. Cultiva orgánico.
  3. Sé autosustentable. No dependas en tus comidas, agua y fuentes de energía.
  4. Protege a los niños. No los vacunes, mutiles ni mediques.
  5. Usa la homeopatía. Prefiere el cannabis a prescripciones médicas.
  6. Autoeduca. Descolariza a tus hijos.
  7. Haz de tu familia tu prioridad #1. Familias que comen juntas permanecen juntas.
  8. Apaga el televisor. Escapate del miedo, la propaganda y la desinformación.
  9. Regresa a la naturaleza. Abandona la vida citadina y escapa de la carrera de ratas.
  10. Ama incondicionalmente. Date cuenta de que todos somos uno.

Sobre el primer punto, lo veo discutible. En ocasiones es necesario acudir a esas grandes corporaciones, no son cucos, pueden sernos de mucha utilidad. Por ejemplo, productos que no se adquieren localmente, pero que por medio de grandes corporaciones, como Amazon, es posible adquirirlos. El truco aquí consiste en no permitir que nos convirtamos en esclavos del consumismo, sin llegar al extremo de vivir de la mendicidad o en una austeridad absurda, usando tusas de choclo en vez de papel higiénico para… sí, hay comodidades a las que no creo poder renunciar.

La idea de plantar un huerto se me hace romántica… pero un poco impráctica para el estilo de vida que llevo actualmente. Me encantaría ya cuando me retire y pueda dedicarme el 100% a labores del hogar, entonces tendré una huerta para cultivar mis alimentos, donde yo sepa a ciencia cierta qué fertilizantes y anti-plagas he usado, de manera responsable y ética con el ambiente.

isla autosustentada

Isla autosustentada y sin mayor impacto ambiental. Click en la imagen para saber más.

El tercer punto se relaciona con el segundo. El tiempo es un recurso muy importante a invertir si se quiere realmente escapar de las planillas de agua y electricidad. Energía solar me viene como primera idea, revoloteando otras como energía eólica e incluso otros medios que la ciencia puede empezar a masificar, como energía limpia a partir de desechos orgánicos. Personalmente no creo poder escapar al agua corriente, no veo otra forma más anti-sistema de poder tomar una ducha o regar mis plantas. Supongo que el tiempo que invierta me dará las repuestas sobre cómo recolectar agua, filtrarla y potabilizarla. Ya existen personas autosustentadas, como el ejemplo que puedes leer haciendo click en la imagen adjunta; incluso en Guayaquil conocí a un artista que vive sin energía eléctrica y mucho arte alrededor, a la luz de las estrellas. Es posible, pero repito, hay que invertir tiempo y sobretodo investigación, porque si nos ponemos quisquillosos, se pierde muchísimo tiempo en tramitar en la empresa eléctrica para que le pongan un medidor en casa.

Estoy en casi total desacuerdo con el cuarto punto. La vacunación ha erradicado enfermedades que antes le costaban la vida a niños y adultos. Los antivacunas arguyen razones que han sido desmentidas, como que las vacunas causan autismo. Una búsqueda en Google arroja los estudios al respecto. Ahora, en cuando a las medicaciones, hay que ser muy cauto. No podemos darle oídos a voces conspiranóicas a desmedro de un tratamiento médico llevado con ética y a la vanguardia de los avances científicos, pero tampoco voy a criar niños débiles, dependientes de productos estériles, propensos a enfermedades virales por la falta de vigor de su sistema inmune. Sobre “mutilar niños” supongo que se refiere a la circunscición, tema que decisión que el hombre debería tomar al llegar su edad adulta, no imponerselo cuando es un bebé. Igual con los aretes a las bebés. Que se perforen cuando ellas quieran.

legalizaEl punto 5 me desconcierta. Creo que me había acostumbrado a la redacción de las anteriores líneas que para cada punto ejemplifican con un hecho particular. La homeopatía no tiene nada que ver con el cannabis, al menos, no que yo sepa. En todo caso, no le doy crédito alguno a la homeopatía por dos razones: costosa e invariable desde finales de 1800 cuando se “descubrió”. Con respecto al cannabis, ya todos saben que soy activista entusiasta por su legalización, su libre cultivo, consumo ya sea ritual o recreativo, además de la investigación para usos medicinales.

Totalmente de acuerdo con el punto 6. Le doy importancia cero a la escuela oficial. Los profesores no incentivan la investigación, uniforman sus mentes, les exigen quedarse dentro de un cuadrado. Los niños que sacan 10 son los que memorizaron, los que tienen un cuaderno perfecto, sin los tachones de la infancia ni las hojas arrugadas en las esquinas de los libros que nos gustan leer y releer. Valoran lo perfecto que hizo la madre de familia, no el intento real de un niño que se está enfrentando a un cuaderno, sus primeras veces. Yo prefiero tomar cada oportunidad y aprovechar para enseñarle algo práctico a mi hija. El amor por la naturaleza, la curiosidad por aprender como funcionan las cosas, lo divertidas que pueden ser las matemáticas, la evolución de los animales y plantas adaptándose a un mundo que por un azar muy raro permite la vida.

El punto 7 es el punto con el que estoy de acuerdo sin discusión. Mi familia es mi prioridad y nada está por sobre ellos.

El televisor ha permanecido apagado por completo hace 5 años de mi vida. Ha sido una gran desintoxicación. El tele era una ventana a un mundo sórdido, maloliente, con espacios para el odio, la risa grotesca, la crónica sanguinolenta. El apagar la tele es como ponerle la tapa a una alcantarilla. El hedor sigue ahí, pero no tengo porqué afectarme con eso. Pero habrán otras personas que inexplicablemente disfrutan de ver televisión. No podría enarbolar la bandera de libertad si apoyara campañas que prohiban tal o cual cosa. Sin embargo, insisto y sugiero, apagar la televisión por completo ha sido clave en cuanto a mi nivel de desconexión actual. El televisor de informar, no informa nada rescatable, pues hasta cuando yo veía History Channel había mutado para convertirse en un nido de magufería y pseudociencia. Así que lo mejor siempre es volver a lo básico: libros y hobbies para entretenerse, pero hobbies que no se puedan hacer online, que no necesiten una conexión a Internet. Es lo que me está funcionando a mí.

Sobre el regreso a la naturaleza, no es tan fácil. Adoraría vivir en un absoluto silencio, donde no se escuchen motores de ninguna clase, ni mucho menos regetones ni televisores vecinos. Quisiera un lugar donde las sinfonías las decidan grillos y ranas croando a la distancia, pajarillos vespertinos, palomitas tierreras. El sonido de las ramas cuando las mece el viento. ¡Suena genial! Pero la ciudad a pesar de sus inconvenientes, tiene sus ventajas. Aparte de una vida artística y cultural a la que no quiero renunciar, están los servicios médicos muy importantes para cualquier emergencia de la que nadie está libre; entre otras comodidades existentes en las ciudades. Lo óptimo sería vivir en las afueras de la ciudad y tener un auto. Pero no soy mujer de conducir un auto, sin saber distinguir entre derecha e izquierda, y mi nula percepción de la profundidad, soy un peligro. Las distancias traen -a veces- calma, pero en otras ocasiones se vuelven en contra. Afortunadamente hay oasis en Guayaquil donde el ruido no es tan extremo, con vecinos amables que jamás le suben el volumen a sus parlantes y rara veces hacen fiestas ruidosas y extendidas. Así que en este punto voto que no. No todavía.

Como vemos, salirse del sistema no es tan facil. Ni tampoco tan difícil. Todo es cuestión de decidirse a hacerlo, porque evidentemente el mejor preso es el que ignora que lo está. Cuando las personas no se dan cuenta de que son manipuladas para obtener votos, ventas, beneficios, mano de obra barata, feligreses diezmadores, niños educados para ser dependientes públicos, en fin, mientras no abran sus ojos y escapen ellos mismos de la jaula, no hay forma de hacerlo por ellos. Por eso las prohibiciones no funcionan. Prohibir lo que consideramos “malo” no evita que suceda. Debemos pensar en otra solución que respete la libertad del otro y aprecie su poder de raciocinio y decisión. Y aceptar que al final, cada quien tiene el derecho a decir lo que le dé la gana.

Superada la ceguera de la jaula, para salirse el primer paso consiste siempre en apagar el televisor y abstenerse de medios masivos tradicionales. Hacer actividades que no impliquen conversaciones de nivel de chismes. El arte es un buen modo de pasar un tiempo de calidad, aprendizaje y apreciación por el trabajo del artista. Crear arte es aún más satisfactorio. Dejar de seguir modas, imitar a una persona “famosa”, sin eso sigues formando parte del “sistema”. Por lo demás, siéntete libre de seguir comprando en supermercados, y teniendo tu trabajo de 9 a 6. No podemos sugerir a los demás que cambien su modo de vida y hagan una copia al carbón de la nuestra, eso es tan dogmático. 

Sobre el último punto, este lo veo también que depende del estado de conciencia de la persona. No podemos sugerirle a las personas el amor, es algo que deben descubrir, detectar. Cuando reconocemos en otros ese mismo componente que tenemos nosotros, que todos tenemos sentimientos, y que todos salimos del mismo lugar: de una tremenda explosión y de cuyo polvo estelar fuimos formados tras millones de millones de años. Para darse cuenta de eso hay que emprender un camino de investigación y meditación. Eso se consigue cuando uno ya se ha “impermeabilizado” de los tóxicos de la jaula. Es cuando abrimos los ojos y le damos la bienvenida al amor. Me entenderás cuando lo vivas. Gracias por leer hasta aquí.

© 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 153 times, 1 visits today)

(Visited 153 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Leave a Reply