10 formas para hacerse rico usando el sexo

El sexo vende sin lugar a dudas. En estas épocas de recesión económica, las personas buscan las oportunidades que brinda este imperioso deseo, casi incontrolable que los adultos normales solemos tener. A continuación, diez ideas para hacer dinero directa o indirectamente basandose en el sexo. La lista solo pretende graficar las diversas formas que se me ocurren, no es una lista exhaustiva e incluye items que yo jamás me atrevería siquiera a intentar, sin embargo, sin emitir juicios de valor sobre ninguna de estas actividades, las enumero:

  1. Difusión sexual: ya sea literatura o fotografía erótica, quien tenga estos talentos puede explotarlos hasta volverse un gurú sexual. Hay cotizados fotógrafos eróticos que exponen sus obras de manera que se vuelven cotizados en el gran mercado del sexo. Por el lado de las letras, ya sean poemas, relatos o cuentos eróticos, el tema sexual tratado solo con palabras tiene un encanto especial que puede traducirse en dinero al encontrarse con una editorial que se decida a publicar un libro.
  2. Páginas de contenido sexual: Todos sabemos que los tópicos más buscados en la red se refieren al sexo. Es cuestión de tiempo acarrear tráfico a una página para adultos y consecuentemente, poner publicidad relacionada que genere jugosos réditos al webmaster.
  3. Comercialización de juguetes sexuales: el negocio de los sex toys tiene gran potencial y encierra desde los conocidos vibradores, lencería, lubricantes, aceites, en fin, un basto campo de artículos que pueden ofrecerse ya sea en un local comercial o mediante catálogos para envíos por correo -para los clientes tímidos que no entrarían jamás a un sex-shop-.
  4. Hot lines: Si una chica no se siente lo suficientemente atractiva para lanzarse al “estrellato” como stripper, o si sus valores morales le impiden vender su propio cuerpo, en una línea caliente puede todavía ganar mucho dinero. Hay hombres dispuestos a pagar mucho dinero por escuchar una voz femenina diciendole guarradas.
  5. Modelo erótica: una mujer lo suficientemente atractiva puede explotar sus encantos posando para el lente del fotógrafo del punto anterior. La belleza clásica no es necesaria, hay modelos eróticas que se destacan precisamente por algún “desperfecto”: una nariz inusual, gordura extrema, o las bizarras shemales, hay mercado para todas/os, el éxito está en saber donde comercializarse de forma inteligente.
  6. Teatro erótico: el presentar en las tablas una obra de alto contenido erótico es algo fuera de lo común en nuestra sociedad. El contar una historia que presente desnudos lo suficientemente justificados es algo que podría llenar los bolsillos de actores y directores teatrales. ¿Estamos listos para algo así?
  7. Poledancing: Una mujer con la suficiente flexibilidad y gracia para bailar en el tubo puede ganar mucho dinero, sin necesidad de desnudarse por completo en el escenario. El arte de la sensualidad y la insinuación no implica entregarse por completo a un desconocido, puede ser una profesión muy rentable, aunque el machismo imperante seguramente tacharía a estas bailarinas como “putas”, aunque jamás terminen en coito con ningún cliente.
  8. Pornografía: para quienes quieran incursionar en el mundo del porno, hay la posibilidad de abrirse campo en el cine porno, ya sea como actriz o como guionista -labor muy fácil, a decir verdad-. El buen porno casi está extinto gracias a la proliferación de videos amateurs filmados con cámaras caseras, sin embargo, aún existen estudios profesionales que ruedan películas de este género.
  9. Contactos para intercambio de parejas (swingers). El armar una especie de red de encuentros para parejas liberales cobrando membresías es un negocio altamente rentable, generalmente dirigido a un estatus alto de la sociedad que no solo paga por dichos encuentros sino que exigen discresión y privacidad. Para ello existen clubes que ofrecen no solo ésto, sino lujo y confort, instalaciones en elegantes casas donde se organizan fiestas para las orgías y bacanales a las que solo se puede acceder con invitación. Es un negocio redondo, solo es cuestión de tener una agenda interesante con gente perversa y adinerada.
  10. Servicio de scorts y acompañantes: Ejercer esta carrera es una eleción no siempre buscada. Muy pocas o mejor dicho, ninguna prostituta soñaba de niña con ser puta. Todas imaginaban ser doctoras o veterinarias. Sin embargo, tras todos los inconvenientes que rodean este trabajo, y sobretodo el estigma que la sociedad impone a estas mujeres, la paga puede ser bastante mejor que la de una doctora o veterinaria, siendo así que aunque no lo disfruten, las damas de compañía se mantienen ejerciendo para mantener a sus hijos de modo que no hay nada que juzgar. Tras esta profesión, existen también los “chulos”, quienes denigran a estas mujeres a cambio de una supuesta protección, de igual manera los dueños de burdeles y prostíbulos que suelen tener ingresos faraónicos con tales negocios.

En cuestión de sexo, prefiero que no hayan transacciones de por medio. Y ustedes ¿se atreverían al emprendimiento sexual para salir de la crisis?


Widget not in any sidebars

© 2010 – 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2010 – 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 430 times, 1 visits today)

(Visited 430 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

Leave a Reply