Image

Archive for September 2007

Inutilidades superadas

Con la necesidad de sobrevivir he ido superando ciertas banalidades en las cuales era una incapaz:

 Seguir leyendo... (230 words, estimated 55 secs reading time)

Te llevo en el alma Guayaquil

Siempre te amé, hermosa, desde que eras mugrienta y apestosa, ahora luces moderna y maquillada. Siempre te amé, siempre te amaré.*

Si te dejara, dejar tus calles que me vieron crecer, que vieron mi felicidad y mi actual pobreza. Ese malecón que te adorna, las mansas aguas del río Guayas, majestuoso, con cuya brisa peleo al encender mi tabaco. Los brazos de mar que te abrazan de este a oeste, los puentes, los cerros, las avenidas transitadas, aquella bahía donde confluyen todos los comercios, donde nunca aprendí a regatear. Tu corazón palpitante, tu bandera celeste blanco…

 Seguir leyendo... (433 words, estimated 1:44 mins reading time)

Mis tetas

Conociendo tu debilidad, y dadas tus miradas furtivas a mi escote, reciclo este post de la extinta e.s.o.t.e.r.i.c.c.a solo para que tú leas.

Con el libro del colombiano Gustavo Bolívar Moreno “Sin tetas no hay paraíso”, salió de la oscuridad la palabrita tabú, así como nuestro presi nos recordo la acepción de la otra palabrita tabú. Bueno, yo nunca uso el horrible eufemismo “chichis” para referirme a mis tetas… me suena a palabra de farandulera rosa. Tampoco me refiero a ellas como “senos” (muy Trigonométrico). En ninguna circunstancia les digo así a mis hermosas tetas.

 Seguir leyendo... (448 words, estimated 1:48 mins reading time)

Recicled posts

La inspiración no me ha dejado… los post siguen ebullendo en mi cabeza y pugnan por salir por las yemas de mis dedos… sin embargo, empiezo esta sección “Recicled post” dedicándosela a alguien muy especial que conoce mi alter ego, sin haber tenido la oportunidad de leer a la e.s.o.t.e.r.i.c.c.a.

Algo de mí va implícito en estas palabras… tú sí sabes leer entre lineas. Me conocerás mejor…

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Busco novio

Requisitos físicos:
Alto (ya me duele el cuello de mirar hacia abajo).
Abundante vello corporal y facial.
Fornido, para que me defienda.

Requisitos varios:
Rockero antiregetonero.
Que no le importe el humo de mi tabaco.
Que le gusten los niños (no para procrearlos, para cuidar a mi hija).
Estabilidad económica y emocional.
Sin madre (¡no quiero suegra!) o por lo menos, sin cordón umbilical.
No mujeriego.
Sin vicios más graves que los mios.
Que cumpla su palabra.

 Seguir leyendo... (130 words, estimated 31 secs reading time)

Emancipación incomprendida

La sociedad ecuatoriana y latina es básicamente paternalista. Este hecho se nota hasta en las políticas de Estado, que promueven bonos para madres solteras, quienes, de manera conformista, viven una vida mísera, sin adquirir bienes para no perder dicho bono. Pero no voy a hablar de aquello. A nivel micro, los padres educan a sus hijos con la idea: “te estoy dando todo lo yo que no tuve”. Vuelven a sus hijos dependientes. Y culpables. Con aquel argumento, manipulan a los hijos manteniéndolos en un yugo eterno, “aunque tengas 30 años, mientras vivas en esta casa se hace lo que yo diga”. Esto es más marcado aún en las hijas “mujeres” (qué feo se oye). Las hijas no pueden salir e independizarse sin ser mal vistas. “Libertina”. Solo se puede salir del nido con velo y corona. “Bien casada”. ¿Qué hay de las pecadoras como yo, madres solteras? El estigma de la madre soltera impide a la mujer-madre-hija tener vida social. “Mujer parida no sale ni a la esquina”. Y la manipulación materna continúa: “yo consagré mi vida para criarte”. Dicho de otro modo, haz lo mismo, jódete como estoy jodida yo.
La vida de una mujer no se anula al convertirse en madre. El desarrollo profesional, social, afectivo, más allá de los hijos, enriquece a la mujer y le da fuerzas para su labor de mamá. Total, los hijos son prestados, mi hija se irá, si me consagro a ella, ¿qué haré en veinte años? ¿Vivir su vida?
La cosas se complican con la crianza de los nietos y los problemas cotidianos que aquello acarrea. Al salir a trabajar la hija (madre soltera) no tiene en ningún caso licencia para tardar 10 minutos.”¿Por qué te demoras tanto?, ¡la niña te necesita!”
Y lo peor es que dicho sermón se proclama frente a la niña, mermando así la autoridad de la madre-hija, quien se ve en medio de dos aguas, su propia madre y su pequeña hija, quien va notando quién tiene el poder, volviéndose rebelde y berrinchuda.
Para llegar a estos extremos, los padres han dispuesto todo para volverse indispensables para sus hijos. No cobran arriendo, ni luz, ni nada, pero se quejan de la falta de colaboración económica. Si uno quiere contribuir, le dicen “deja nomás”. Pero entre líneas se lee: “te cobraremos con control total”. Cuando los hijos prefieren ese control por comodidad, por tener todo a mano, pagan el precio, acomodándose a las reglas absurdas que la tiranía materna impone. Cuando el hijo/a se casa, la madre se vuelve suegra entrometida. Y aquella tarea se facilita cuando los nobles suegros permiten vivir en casa al marido/mujer de la hija/o.
En mi caso particular me cansé de:- dar explicaciones por absolutamente todo lo que hago y dejo de hacer.- seguir reglas y procedimientos únicos para las labores más simples del hogar.- ver como mi hija dejaba de respetarme (para ella, yo era como una hermana mayor).- ser un estorbo en casa.
El adulto que vive en casa de sus padres después de los 20 años es patético. Una vez terminada la universidad, hay que buscar un trabajo, y de ahí, el departamento. Dejar la casa, aprender a volar, hacerse responsable de los actos y consecuencias.
Ser independiente no es sinónimo de libertino… Ahora que no le debo explicaciones a nadie, llego a casa a las 7 de la noche, a las 9 estoy en pijama. La responsabilidad de mi hija recae toda sobre mí, y la asumo como hembra.
No es fácil. Es vivir. Tengo todas las ganas. He esperado tanto por esto…

 Seguir leyendo... (604 words, estimated 2:25 mins reading time)

Pan sudado (busco trabajo)

“Ganarás el pan con el sudor de la frente” Esta frase bíblica me cae de maravillas. Ayer casi me tuve que subir al bus, saltando el sensor para cantar y ganarme unas monedas. Esculcando mi viejo y adorado bolso encontré 50 centavos, así que pude venir al trabajo. Una vez aquí, de casualidad se hizo una venta, y se salvó mi merienda, consistente en pan con salchichas y ice-tea. Como no soy una madre desnaturalizada, ya había previsto la comida de mi hija, ella se dio su festin con una nutritiva sopa de choclos con papitas y huevo… En ella no me mido, está creciendo, debe comer bien todos los días, en cambio yo ya no creceré, aunque no tengo reservas adiposas para aguantar estas hambres, puedo engañar a mi estómago más fácilmente. Hoy debo cobrar un dinero, con eso podré cumplir mi promesa de pago a la tarjeta de crédito.

 Seguir leyendo... (458 words, estimated 1:50 mins reading time)

Mujer de la vida fácil

Mientras fumaba un cigarrillo en una banca de un paradero, accidentalmente entablé conversación con Eloísa (nombre protegido). Se acercó a mí por mi encendedor. Ella, frágil como yo, casi de mi edad, madre soltera de un niño de diez años. No recuerdo bien como comenzamos a conversar. Para efectos del post, convertiré dicha conversación en entrevista.

 Seguir leyendo... (783 words, estimated 3:08 mins reading time)

Mi posicion ante la basura llamada regeton

Quiero dejar por sentado que soy la mayor detractora de aquella bazofia conocida como regeton, más aún que la loquita esa que ustedes recuerdan. Desconozco quienes han venido por aqui sin haber conocido a mi precedente loquita. Si hay algo en lo que coincido con ella es en el odio desmesurado por esos ruidos insoportables. Explico mi postura al respecto, que no quede la menor duda sobre mi abierta repulsión.

¿Porque el regeton es peor que la basura?*

 Seguir leyendo... (967 words, estimated 3:52 mins reading time)

Vida nueva

Estoy escribiendo a mano por primera vez en quince años*. Mi palm está sin baterías, mi computadora en el local y francamente escribir en el celular resulta bastante engorroso hasta para mí. En mi cuarto de 2×3 intento aislarme de mi hija, quien insiste en jugar con los gatitos. Con música new age de fondo y el leve susurro del ventilador me enfrento a mis pensamientos interrumpidos de tanto en tanto por las exigencias de mi tirana a quien intento someter a mi dictadura. Por fin no más intromisiones en la forma como la educo. Por fin su padre y yo empujamos en la misma dirección. Por fin tengo paz. Estoy aquí, sola, meditando sobre el futuro que nos espera… ¡tanto trabajo por hacer! A veces, la energía me abandona, es difícil trabajar con hambre. Tantas necesidades insatisfechas. Un anhelado microondas, una refrigeradora, un closet desplazaron a la laptop y el Iphone con los que soñaba meses atrás. Mis deseos sexuales también han decrecido. No tengo ánimos de tocar a nadie (a excepción del hermoso amigo sexual con quien me topé el otro día en 9 de Octubre y Chile. Aparte de eso, nada. El mundo que ahora es mio se me vuelve tan inhóspito. Las calles, la gente que pasa por mi lado, los cigarrillos que fumo uno tras otro mientras veo asomar mis huesos sacros de manera antiestética. ¡Tanto por hacer! Supongo que en cuanto organice detalles como mi almuerzo, la resistencia de mi hija en comer lo que le ofrezco, saldar la horrible cuenta con las tarjetas de crédito, supongo que entonces mis caderas volveran a redondearse, a ocultar esas horribles aristas dando paso a la mujer deseada que solía ser. Aunque eso no es lo que me preocupa. ¿Deseada por quién? No me interesa atraer a nadie. Mi amigo sexual siempre encontró jugosos mis huesos. Sé que él siempre está cautivo y él podrá desestresarme en cuanto lo arregle. Lo que en realidad me preocupa es cuánto durará esta transición. Esta libertad a medias, pues sin los medios económicos suficientes estoy negada a hacer muchas cosas. Le pido a Dios luz para dirigir mi negocio. Fuerza para soportar el hambre. Sabiduría para educar a mi hija. Olfato para esquivar a los lobos vestidos de oveja. Fe para creer lo que no se ve. Aquel departamento privado donde pondré mi microondas, mi refrigeradora, mi ropa en mi closet, no en cartones o maletas. Libertad de poder comer un helado sin peligrar el almuerzo del día siguiente. Y la armonía perdida en casa, donde aún no entienden las razones de mi emancipación, precipitada segun ellos, tardía según yo.

 Seguir leyendo... (512 words, estimated 2:03 mins reading time)

Improvisación forzosa

Cuando una se las ve sola por ahí, sin la comodidad y la certeza de que todo está al alcance de la mano, solo resta mirar alrededor y ver qué puede ser útil para qué. Al estilo Mac Gyver.
Descubrí varios hechos antes desconocidos por mí. Les traspaso mis tips cuando se vive sola en casa ajena.

 Seguir leyendo... (333 words, estimated 1:20 mins reading time)