Image

Archive for February 2008

Protected: Desahogo 6

This content is password protected. To view it please enter your password below:

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Lo que he de heredarle

Gracias a mi ADN heredaste:

 Seguir leyendo... (537 words, estimated 2:09 mins reading time)

  • Mis habilidades con la palabra… dicen que yo escribo “bonito”. Tú, sin ir aún al preescolar, ya sabes escribir algunas palabras, y sabes reconocer todas las letras del abecedario. Te pusiera de una vez al primer grado, pero no vaya a ser que te vuelvas desadaptada, como yo, a quien hicieron “ganar” un año.
  • Mi vocabulario florido. Sabes palabras como “caleidoscopio” y “espiráculo”. Sabes dónde queda Irlanda. Tienes la misma asombrosa curiosidad por aprender que tu madre a tu edad…

Lo que me falta por aprender

Yo, que creí saber tanto respecto a relaciones amorosas, últimamente, sin querer y sin darme cuenta, observando mis experiencias, mis aciertos y sobre todo, mis errores, he visto que en materia de amor, aún me falta tanto por APRENDER… por ENTENDER… por CAMBIAR… por CORREGIR… por ACEPTAR… por MEJORAR…

DEBO APRENDER que enamorarme no es obsesionarme ni irme a los extremos.

DEBO ENTENDER que no se debe rogar amor y que una relación de pareja no es para vivir angustiado.

DEBO ACEPTAR que en el amor como en cualquier otra cosa de la vida, existen los tropiezos, las caídas y los dolores, y el miedo solamente dificulta más las cosas.

 Seguir leyendo... (666 words, estimated 2:40 mins reading time)

Evolución de Pitonizza en la pista de baile

En un comentario bastante acertado, alguien señalaba mi amargura por no saber bailar. Bueno, no bailo porque realmente lo hago feo. Parezco prototipo de robot oxidado. El otro día, en medio de una gran depresión que me aquejaba, decidimos con unas amigas ahogar las penas en el alcohol. A mí no me gusta tomar, siempre lo he dicho, y lo sostengo. El alcohol es un inhibidor. Inhibe el sector del cerebro que modera las ridiculeces humanas. Bien. O mejor dicho, mal. Porque, al calor de los tragos, empecé a cantar como animal herido (canto bastante feo también)… Eran apenas dos tragos que llevaba encima, pero me sentía Rocío Durcal. Media hora más tarde, y no se cuántos cc más de alcohol en mi sistema, empecé a bailar. Esa parte del zafarrancho la recuerdo. Sin importar lo antiestético que se pueda ver, bailaba lo que yo misma cantaba. “Esotérico”. Horas más tarde, mi cyber pana me envia un sms que no recuerdo haber recibido, al cual contesté que estaba borracha. ¡Qué desverguenza! Sin parar de bailar, giraba como perinola. Ví el video. Nada agradable de ver. Bueno, para mí.. porque resulta bastante chistoso oirme cantar “Kinito Mendez”. Porque borracha me sé la letra. “Y el loco soy yo, ¡sí señor!” Juas!

 Seguir leyendo... (481 words, estimated 1:55 mins reading time)

Mi laptop

Pitonizza con juguete nuevo… una preciosa compaq AMD turion (lo cual, a pesar de las explicaciones, no entiendo lo que significa). 120 GB de disco duro, suficiente para mis mp3, los cuales fueron enriquecidos con Alberto Cortez y F. Cabral*. (Hay algo más allá de Depeche Mode). Tiene quemador de DVD, lo que sí entiendo… ahora sí podré respaldar mis webaas. Y lo más bacán, widescreen, para ver todo más amplio. Qué maravilloso artículo, Dios, ¡como pude vivir sin esto! Ahora, lo malo… soy bastante camarona con el teclado reducido, tengo dedos muy largos, y aun no se adiestran a mi nuevo bebé. Así que, chatear conmigo resulta ahora bastante frustrante. Lo peor es el coso para maniobrar el puntero. Debo lavarme bien las manos antes de ponerlas encima de mi bebé, y no contaminar con grasa esa cosa, “touch pad” creo se llama. Prefiero mil veces el mouse, sin embargo, estoy dándole…

 Seguir leyendo... (362 words, estimated 1:27 mins reading time)

En el diván

En anteriores ocasiones ella ya había asistido a las sesiones donde admitía sus desordenes de personalidad. Bueno, ella siempre los ha admitido, pero el hacerlo solo es un primer paso, de un camino largo. Querer cambiar no solo debe remitirse a proclamar a los cuatro vientos, como siempre ella lo hacía.

– Quiero cambiar, quiero cambiar, sniff, sniff.

– Enfréntate al espejo y háblale en serio al reflejo… “tú me agradas”

– Tú no me agradas, yo no te agrado, pero lamentablemente no podemos escapar la una de la otra.. tendremos que aprender a querernos”…- fue lo que pensó mientras veía ausente la imagen que devolvía el espejo, desmaquillada, ajada, demacrada.. un guiñapo..

 Seguir leyendo... (516 words, estimated 2:04 mins reading time)

La fiesta de los vecinos…

Desde ayer estoy clavada frente a mi monitor haciendo unas PPP que francamente están aburridísimas. A las 5 o 6 de la tarde aproximadamente comenzó mi martirio. Tuve que subir el volumen de mi maravillosa música para tratar de ocultar la “prueba de sonido”. Unos parlantes grandotes empezaron a vomitar el más rancio merengue, (mencioné que después del regeton, bachata y valleasco, el merengue me irrita sobremanera, razón por la cual evito ir a matrimonios y fiestas familiares). En fin, retrocedí a épocas del espantoso Elvis C r e s p o, cómo me fastidian sus letras pendejas como:

 Seguir leyendo... (874 words, estimated 3:30 mins reading time)

¿A quién culpar por los aguaceros?

Mirando llover, deduzco que etimológicamente esta palabra está mal estructurada:

Agua = líquido vital, H2O.
Cero = no existe, ninguno.

ERGO
Aguacero = no agua

Pregúntenle a nuestros agricultores qué tal las lluvias… Se ahogó el arroz. Los cacaoteros están hasta el cuello. Las plantaciones de banano han sido arrasadas. El recinto “Cien camas” no tiene una sola cama seca. ¿Culpa de Rafico? ¡A lo mejor! Porque con esa sonrisa pícara le hizo ojitos a San Pedro para que llueva durísimo y se ahoguen todos esos pelucones patuchos de la vía a Samborondón. Ajá, lo sabía, el fuerte invierno es culpa de Alianza País, pues mientras en la asamblea debaten sobre el esqueleto de la nueva constitución, no se dedican a prohibir tanta lluvia.

 Seguir leyendo... (349 words, estimated 1:24 mins reading time)

Cosas que evito a toda costa… a pesar de ser cholita

Siempre he proclamado a los cuatro vientos mi condición de cholita – mestiza ecuatoriana a mucha honra. Me enorgullezco de mis raices autóctonas. No soporto nada que sea fifi ni aniñado. Pero hay cosas que definitivamente no hago:

Usar camisetas de las que regalan en las gasolineras, empresas, etc. Peormente si dicen Alvaro Noboa.

Reírme si se me pasa el bus. ¿Por qué hay gente que se rie de eso? ¡Me parece idiota! ¿O no tienen nada importante qué hacer? Hay un variante de este tipo de gente que además se ríe si se van cayendo al subirse al bus. Y cuando lo hacen, generalmente muestran el espacio de los incisivos que hacen falta (repulsivo).

 Seguir leyendo... (861 words, estimated 3:27 mins reading time)

El sui géneris caso de la ninfómana y su marido desganado

Una nueva sección nace en Pitonizzaland. Comienzo una serie de cuentos incompletos. Ustedes deciden el rumbo que tomará la historia en sus comentarios. El comment más ingenioso se lleva la canasta de multiproductos y un póster autografiado por mí.

 Seguir leyendo... (427 words, estimated 1:42 mins reading time)

Reflexiones antes de dormir

Cae la noche envolviendo con sus sombras todo a su paso. Las calles se llenan de agua que lloran grises nubes. Los transeúntes corren para escapar de ella, como algunos tratamos de escapar de la conciencia. Poco a poco, las aceras van quedando desiertas. La lluvia se escucha monótona, constante, el silencio grita ausencias, lejanías, 191 kilómetros que se dilataron hasta volverse insalvables.

– Como estás?
– Bien 🙂

No es un extracto. Fue todo. Eso fue todo. Después de la puñalada trapera, las heridas no sanan con mil “lo siento”. Fue muy profunda la lesión. Debe pasar tiempo para desterrar para siempre esos sinsabores.

 Seguir leyendo... (324 words, estimated 1:18 mins reading time)