Image

Archive for January 2009

¿Es tractor?

Sorprende hallazgo en catálogo de electrodomésticos enviado junto con mi estado de cuenta de la Fiamecard.

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Niego a mi Dios por ti, Pitonizza

Cuando una persona me decepciona nunca puedo volver a ser la misma. Cuando pierdo la confianza, todo se va al caño, y es muy difícil para mí fingir buena cara y tener la predisposición y desinterés usual en mí.

Suelo ser desprendida, generosa, me preocupo por mis  amigos e intento ayudarles en lo que más puedo sin pedir nada a cambio. Sin embargo ese “sin pedir nada a cambio” no es tan cierto. Pido lealtad, transparencia. Tarde o temprano detecto la hipocresía, y la que más me molesta es la hipocresía religiosa.

 Seguir leyendo... (296 words, 1 image, estimated 1:11 mins reading time)

Sportacus sin disfraz

Lazy town es uno de los programas de teve preferidos por mi hija. A la fuerza me he aprendido las canciones, realmente me tiene cansada a pesar del buen mensaje que la serie difunde, pero mi hija lo disfruta tanto que me sacrifico… veamos unas escenas tras bastidores.

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Baños de suerte

Para quitarte alguna salazón, si te hicieron un trabajo, o tienes mala suerte en el amor, existe la baratísima alternativa de darte un baño de suerte para limpiar tu aura y traer la armonía y prosperidad a tu vida.

Los baños de suerte consisten en limpiezas áuricas que haces de manera que la energía negativa se torne positiva. Se hacen por fases, primero un baño amargo, luego 2 baños dulces. A continuación te explico cómo se hacen:
[sociallocker id=”8543″]
Baño amargo:

 Seguir leyendo... (356 words, estimated 1:25 mins reading time)

¡Oh qué linda soy!

Así como molestoso es escuchar a una mujer medianamente atractiva quejarse de sus inexistentes defectos, de pronto como ardid para conseguir que la halaguen, es repulsivo soportar a una mujercita pregonar que es la más linda. No es autoestima de sobra precisamente, es simple pretención y un evidente complejo de inferioridad. Les obsequio una foto espectacular.

Si gustas, deja una propina para este artículo.

¿Pagarías por sexo?

Recuerdo mi conversación con Eloísa, la chica de la vida “fácil”. Ella me demostró que el elegir el trabajo de ramera a veces es condicionado por las circunstancias, que no es sencillo, ni fácil, ni alegre. Desde ese día, veo con cierta empatía a las mujeres que paran en Colón y Machala, pues ellas tienen la osadía de pararse ahí, desvergonzadamente, pues en realidad no le hacen daño a nadie, admiten su p u t e r í a. Otras, trabajan solapadamente, para evitar el dedo inquisidor que las señala. Es comprensible. Ellas subsisten gracias a la existencia de  hombres, a veces de bien, que pagan por sus cuerpos. Y no solo a ellas, que podrían catalogarse “ultimas ruedas del coche”, de baja categoría, mujerzuelas baratas… las scorts de alto nivel, esas mujeres hermosas que se ofertan por internet, algunas en un algún portal, otras, por cuenta propia en clasificados gratis como Mundo Anuncio. Esas mujeres lo hacen por necesidad, porque les es rentable, porque les gusta (?), pero sobretodo, porque siempre hay un idiota que tiene que pagar para acostarse con una mujer.

 Seguir leyendo... (441 words, estimated 1:46 mins reading time)

¿Es un celular o una cajetilla de cigarrillos?

¿Fumas? Si piensas como yo, opinarás que lo mejor es el Marlboro rojo. (Qué pésimos consejos doy… en fin, no pretendo educar a nadie). ¿Te gustan los celulares? Sigue leyendo…

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Cómo nos ven ellos

Donde nosotras vemos celulitis, ellos ven muslos donde aferrarse.

Donde nosotras vemos tetas caidas, ellos ven un plácido lugar donde posar y descansar.

Donde nosotras vemos estrías, ellos ven un vientre que desean acariciar.

Donde nosotras vemos llantas y rollos, ellos ven una cintura que desean rodear con sus manos.

Esto no significa que como tu hombre te ve tan adorable, permitirás que vea pelos asomando bajo tus brazos. Ellos suelen ser menos letales con nosotras, son condescendientes con nuestras fallas femeninas. Cuando nos ven desnudas, solo ven a la mujer, la ven con lujuria, no examinan sus defectos, desean tenerla. No veas tu cuerpo con ojos de mujer, él te ve mucho más bella de lo que crees.

 Seguir leyendo... (127 words, estimated 30 secs reading time)

La falta de suspicacia masculina

He notado que los hombres suelen ser muy poco recelosos, especialmente en cuanto se enganchan con una mujer. Recuerdo que una vez que salí con un militar a quien conocí por terceras personas, él me confesó que había llevado su arma a nuestra primera cita, pues bien yo podría pertenecer a una banda “Dulces sueños”. Pero esa fue una excepción. Por lo general, ellos nos creen todo lo que les decimos, y algunas congéneres sacan provecho de aquello, más que nada económico.

 Seguir leyendo... (413 words, estimated 1:39 mins reading time)

Vistiendo a lo emo

Reitero mi poco conomcimiento sobre la cultura emo, para mí es una moda, y como tal la llevo, pues, a pesar de ser cuasicuarentona, dicen que tengo el cuerpo de quinceañera. Aprovechando las ofertas de la tienda de ropa donde acostumbro adquirir mi vestuario (compras que hago una sola vez al año) adquirí pantalones, blusas, zapatos y demás accesorios. Mi hermana cuando me vio, sufrió un soponcio: “pareces emo”. Bueno, parezco, pero no soy.

La imagen de niña emo es bastante agradable. Y ya que me maquillo como emo, de una vez complemento mi look con:

 Seguir leyendo... (190 words, estimated 46 secs reading time)

Virus de la estupidez humana

Si le cae este virus a tu computadora, lo mereces, por abrir un enlace tan idiota, por usar msn, windows y por tener amigos que navegan desde computadoras infectadas. Sí, yo también fui estupida una vez, y llené de malaware mi computadora.

Si gustas, deja una propina para este artículo.