7 pasos para seducirlo en una fiesta

Sedúcelo con tus pies… y ponlo a tus pies. Casi la mayoría de los hombres caerán en esta trampa:

  1. Antes que nada, y aunque suene obvio decirlo, tus pies deben estar prolija y perfectamente pulcros. Pule tus uñas, procura no pintarlas con colores que no vayan con tu piel, asesorate para que tus pies luzcan hermosos, sedosos, …besables.
  2. Trépate en un par de tacones. Para mí eso es difícil, pero no imposible. A pesar de añadir 5 cm a mi estatura, convirtiendome en una inalcanzable mujer de 1,80 m. he comprobado los beneficios de estar allá tan alto. Al usar tacones y llevarlos con elegancia, tu postura hará que tus senos se vean más erguidos, tu vientre se verá plano y tus nalgas parecerán sobresalir más.
  3. Una vez dominado el antiguo arte de caminar con tacones, ubícate en el perímetro visual de tu víctima, perdón, prospecto. Cuando llames su atención, dale la espalda, colocando sutilmente tu mano en tu trasero. Este paso debe darse con suma elegancia, no querrás que parezca que te estás rascando.
  4. Trata de sentarte frente a él. Si estás en una fiesta, intenta que no haya nada que obstaculice el espectáculo que le darás con tus pies. Juguetea con tus tacones, haz como que te los quitas, haciendolos mecer en tus pies. Esto le dará la pauta al hombre de que tu disposición sexual es abierta, sin lucir como una desesperada. Por ello, todo este ritual debe ser muy sutil, para que el juego de seducción quede solo entre ambos. En otras palabras, ¡nadie más debe notar tu estrategia!
  5. Cualquier hombre normal caerá a tus pies en el momento que te vea cruzar la pierna una y otra vez. Insisto, debes ser sensual, si lo haces de manera apresurada parecerás nerviosa, y aquello no es nada sexy. Si atrapas su atención, lo verás seguir la punta del los dedos de tus pies con sus ojos.
  6. Una vez que el hombre haya visto tu actuación, lo más normal es que se acerque a ti, te ofrecerá un trago, te invitará a bailar, o simplemente hará conversación. Es momento de que te muestres abierta, pero no regalada, peor desesperada. Sonrie mucho, y si ries, hecha tu cabeza hacia atrás de manera que tu cabellera se mueva de manera coqueta. ¡Esto los enciende!
  7. Si eres más arriesgada, o si ardes en deseos por tu escurridizo prospecto, haz algo más atrevido aún, mientras él te conversa sus hazañas (típicamente los hombres alardean de sus proezas deportivas, de negocios, los viajes que han hecho o el carro que acaban de comprar). Como es una charla predecible, fantasea con un salvaje encuentro sexual. Imaginalo sobre ti, sin dejarlo de mirar a los ojos. Tus ojos dejaran entrever la picardía de tus pensamientos. Y si a esto añades el gesto de pasar tu lengua muy discretamente por tus labios, y añades un “perdón, me decías, me distraje”, él no podrá resistir un minuto más verte vestida. Debes tener la precaución de no dejarlo de mirar, para que no piense que te aburrió con su charla. Y haz un comentario ocurrente e inteligente, para no dejar una impresión de ser una mujer fofa.

Estos son los 7 pasos para tenerlo entre tus brazos, implementa este ataque agresivo y lo verás amanecer a tu lado.. Si ese hombre se “hace el estrecho” y no evidencia señales de sentirse atraído hacía ti, lee la advertencia a continuación y mantenla presente en tu mente.

Advertencia

Muchos hombres proponen sexo a todas las mujeres que los rodean para ver cuál cae, y las excepciones son mujeres con las que él jamás podría tener una erección. Si él no da muestras de sentirse atraído en el paso 2, olvidalo y busca nuevos horizontes. Cuando un hombre no me para bola, me retiro altiva, no espero la humillación de escuchar un “lo siento, no me gustan tan flacas”.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Facebook comments:

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>