A lo que te expones siendo blogger

Expresar las cosas tal cual son, sin pelos en la lengua, es arma de doble filo. La prudencia no es una de mis virtudes, y suelo meter la pata. Soy confiada, irascible, impulsiva.  Todas estas pésimas características para un blogger. Empecé con esto del blog como una diversión, como muchos de quienes tenemos un blog personal, lo hacemos con un afán de desahogo y reconocimiento. Dejar una huella, tener algo que expresar, quererlo comunicar. Mi pasión es escribir, bien o mal, escribir. Nunca pensé que a alguien le gustara lo que escribo, pero les gusta… empezaron a llegarme visitas de todas partes, comentarios, emails. Me hice “conocida”. El estilo desenfadado, sarcástico, irónico e irreverente captó la atención. Y seguí posteando, cada vez con más frecuencia, más seguido, en más blogs. ¡Mi nombre arroja 22.200 resultados en Google! Mas sin embargo, no previne lo que se vendría con la fama de Pitonizza…

Me creo cuando me dicen que me estiman. Brindo toda mi amistad sin esperar retribución, sin intereses de por medio. Creo que todos son como yo de sinceros, que no guardan nada, que son auténticos y leales. Tengo la absurda idea de que todos los hombres son caballeros. Y cuando me equivoco, me siento fatal. Al publicar mis pensamientos en un blog abierto al público, expongo de manera pública mis ideas esperando las reacciones de los demás. Muchas veces estas reacciones no son del todo favorables. Si bien es cierto, no espero recibir solo comentarios del tipo “buen post, felicitaciones”, un intercambio de ideas enriquece este espacio, por ello lo tengo abierto a sus amables opiniones. Insisto, me fascina recibir opiniones opuestas a las mias, crear debates, discusiones de altura, llegar a acuerdos, aprender algo nuevo, pues soy consciente de que no soy la dueña de la verdad, ni superior a nadie, no tengo un doctorado en blogs, apenas estoy empezando.

El haberme convertido en una “celebridad” sin proponermelo me ha traído satisfacciones y reconocimientos muchas veces que siento son inmerecidos. El precio de la fama me ha dado varios dolores de cabeza como:

  • trolles
  • malinterpretaciones
  • intentos de difamación
  • spam, spam y más spam
  • envidia

Y es precisamente ese último punto el más triste. Despertar la envidia es un mal inevitable. Por mucho que se quiera, siempre hay gente que te mirará con los ojos verdes llenos de envidia. Y hasta odio.

Como decía en el post de ayer, es triste ver la inmadurez de la blogósfera. En vez de usar estos espacios para crear ideas, abrir foros de discusión, intercambiar ideas, buscar soluciones, entretenernos un rato, hay quienes buscan herir, molestar, hostigar. Me falta mucho para ser una blogger madura, que no responde a los insultos, que no intenta demostrar nada a nadie, que sigue su camino, tejiendo nuevos posts para mi propia red de blogs. Espero llegar a fortalecerme y llegar a ser esa blogger de altura. A mis detractores, les agradezco, a punta de “palo” aprenderé a ser más fuerte.

Nadie que abra un blog debe esperar solo aplausos y críticas favorables. Mi consejo: prepárate, no les caerás a todos bien.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 28 times, 1 visits today)

(Visited 28 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. poco puedo decir sobre esto … pocas son las veces que he recibido comentarios negativos tomando en cuenta que siento que he iniciado seriamente mi vida como blogger hace pocos meses… lo único que te digo es que me parece excelente tu frontalidad y bueno concuerdo contigo … no se les puede caer bien a todos… así como no a todos les puedes caer mal … cuidate y sigue con tu buen trabajo…

  2. Yo debo confesar que admiro mucho tu valentía de darle difusión a tu blog personal. Para mí sería muy difícil exponerme así y supongo que inconscientemente lo evito, por eso mi blog no tiene referencias directas a mi vida y lo que me ocurre; pero como también me gusta mucho escribir sobre emociones y sentimientos íntimos, tengo un blog personal que, en cambio, no difundo. Y a veces me siento muy tentada a difundir porque, bueno, todos los seres humanos queremos gritarle al mundo lo que pensamos; pero no sólo eso, también ambicionamos que el mundo esté de acuerdo con nosotros, queremos sentirnos aprobados.

    Me parece que lo que has logrado con tu blog es loable; hay tanta gente que te admira y te lee todos los días; probablemente gente cuyo día no está completo si no visita tu blog… eso a mí me parece una maravilla, porque la admiración de los demás necesariamente nos hace sentir bien. Y creo que a pesar de todo has sabido manejar la situación muy bien; naturalmente siempre se sigue aprendiendo y madurando, pero tomando en cuenta los temas polémicos que abordas y cómo asumes tu condición de mujer en un medio que sigue siendo reaccionario y machista; habría sido de esperar más rechazo y resistencia, en serio.

    Para mí tu blog más bien es la prueba de que la mentalidad ecuatoriana y latina sí puede seguir abriéndose y abandonando atávicas formas de ver el mundo, entendiendo que las dimensiones de la vida de una mujer son muchas más que las que nos enseñaron a aceptar en el pasado, y que, en fin, nos está dado ser lo que queramos, decir lo que queramos y llevar el estilo de vida que nos dé la gana -naturalmente con responsabilidad y respeto hacia los otros-, acercándonos a la realización personal por el camino que más nos convenga.

    Sin embargo asumir nuestra libertad también implica reconocer la de los otros: estar conscientes de que habrá gente que no solamente pensará distinto sino absolutamente opuesto, y que no todos han vivido los mismo procesos educativos y formativos, por lo que no todo lo que nos parece justo o cordial tiene necesariamente el mismo significado para los demás.

    Asumiendo esa pluralidad de posibilidades, creo que es momento de que sonrías y te sientas orgullosa de lo que sigues consiguiendo.

  3. Pitonizza

    Yo no soy la más indicada para dar estos consejos, pero creo que la pelea es con este tal diablo y no con tofu (ojo que no los conozco) y en verdad puedo decirte que esto de “tonta” no me parece tan grave. Se nota que él los estima a los dos y que sabe que eso es pela de uds y él no debe meterse, por más de que este sea su espacio.
    Hablo según las reglas de plazasosamu. También entiendo que pitonizzaland tiene sus reglas e igual las debe de tener la tierra del sensei.

    Saludos grandes,

    Hannagab y su patada china

  4. El altercado se trasladó a Tofu por su insistencia a permanecer neutral, cuando a leguas se notaba que yo tengo razón. Soy así, tajante. Siento deslealtad y retiro toda amistad. Así soy, tomenme o dejenme.
    El tal diablo ese me resbala, no es mi amigo ni lo será, pues yo intenté romper el hielo y conseguí un desplante, no necesitaba que me diga %&”&#”!#, no es la palabra “tonta” lo que me afecta, es el desplante. La verdad, este asunto se ha vuelto acedo, tendré que cerrar el hilo, ya no quiero hablar al respecto, pues haber perdido la amistad de Tofu me tiene afectada y triste pues no pensé que sería tan tibio y gris.

  5. Segundo post por la misma causa.. no le des tanta importancia, vos eres más que este lío minúsculo, Pitonizza, no alimentes el ego de un poco hombre mostrando tanto tu molestia. Y disculpa que cite a Carrie Bradshaw y no a Sófocles pero “Después de todo, las computadoras se rompen, la gente se muere y las relaciones se terminan. Lo mejor que podemos hacer es respirar y reiniciar.
    Saludos!

  6. Eeeee, veo que estan interpretando este post como dedicado a un ser insignificante cuando NO ES ASI. Asi que cierro los comentarios y pongo en su lugar otro post.

Los comentarios se han cerrado.