Alone again

Bueno, en realidad todo el tiempo estamos solos. Desde que nacemos, y aquel cordón de carne y sangre es desprendido del cuerpo de la madre, somos seres “independientes” y … solos. Pero yo, particularmente, soy una persona dependiente, uno de mis peores defectos es odiar la soledad. Es extraño, porque no me gustan las multitudes, prefiero comer sola y disfruto mucho estar en la computadora… sola. Pero la soledad romántica, esa es la que no resisto. Busco y busco como alma en pena aquel pedazo de naranja arrancado de mi ser, ese hombre que, como siempre digo, se juegue los huevos por mi, ese valiente caballero en armadura que vendrá a sacarme de la soledad de mi cama y me llenará con tibios besos hasta el amanecer. Mientras soy “enamorada”, “novia”, “vacile oficial”, “la dura”, “la mujer”, soy amorosa, tierna, complaciente al máximo, cero celos, posesividades y escenas. Hasta como amante resultaría, porque no me gusta enviar mensajes a celular, mucho menos llamadas sospechosas, dejar marcas de lapiz de labio, y mucho menos los vulgares “chupetes”. Aún así, ellos no han sabido apreciarlo. Cuando termino con alguien o lo que es peor, cuando terminan conmigo, me vuelvo enemiga, arpía, retrechera, artimañosa, desgraciada, hipersecuta, vengativa, llorona, amargada y cruel. Esta vez no quiero ser así de fea.

Sin embargo, en esta ocasión no me he quedado llorando sola mi soledad. Porque esta vez, cuando desenmascaré a Fulanito, no permití aplastar mi autoestima permitiéndome estar con un hombre que ha admitido que no me ama y que coquetea descaradamente con “otra chica” al mismo tiempo que intenta “calentarme” en el msn (AL MISMO TIEMPO). Como dicen por ahí, preferible sola que mal acompañada. Pues, en otras circunstancias de mi vida, me hubiera hecho la loca, y “trataba de enamorarlo”. No más. Hay que empezar por amarse una misma, antes de pretender que un hombre la ame a una.

Es feo estar sola. Se siente bonito recibir una llamada en la mañana deseándote buenos dias. Un mail calenturiento me pone de buen humor. Y uno que otro detalle endulzando los días. Estando sola, hay que bastarse por si misma, alimentarse sola, hacer que la motivación fluya desde dentro de si misma, sin la muletilla de una pareja.

Es feo estar sola. Pero lo he estado desde el 14 de agosto de 1973, aquella mañana fría en la que abruptamente fui separada de mamá, cuando la médica que me trajo al mundo cortó aquella tripa que nos unía. Mi madre siempre ha querido acompañarme. Pero me resisto, pues lo que necesito no es amor materno, pues ese lo tengo seguro, el hombro de mi abnegada y hermosa madre nunca me faltará, siempre está ahí para abrazar, aquella dama de noveles arrugas causadas por mis locuras es incondicional, a pesar de todas mis K-gadas, ella permanece. Por eso, no es ese amor el que busco. Es ese amor romántico, del que hablaba Shakespeare y Cervantes, Neruda y Becquer. Alimentado en mi pubertad por novelas venezolanas (culpo a Delia Fiallos y Corin Tellado por mis absurdos comportamientos). Amor romántico que busco como alma en pena. En todo hombre que conozco busco al hombre de mis sueños. ¡Basta ya!

Una vez que admito mi soledad, que la saboreo y la acepto, debo desearle suerte a Fulanito. Su forma de ser lo mantendrá solo hasta el final de sus días, y de pronto yo también lo estaré. Pero mejor sola que mal acompañada. Fulanito debe seguir su camino bien lejos del mio. No quiero vengarme más de él al haber notado sus coqueteos virtuales y el peor de los pecados, darle alas a una mujer absurdamente romántica. No quiero vengarme porque vengarse duele, trae mala suerte, obstruye los canales de prosperidad y fortuna, hasta puede alejarme de mi verdadero amor. Lo sé porque ya me vengué del Mix y me dolió. Me fue super hiper mal, estube peloteada, aun no me reconstituyo (estoy volando de flaca esquelética). Claro, el pobre se volvió el hazmerreir de todo el puebloguero al intentar defender lo indefendible. Y terminó por agotarme. Por esta razón, dejaré que Fulanito medite lo mal que se portó al hacerme ilusiones que no podía sustentar, al decirme palabras que yo quería escuchar. A pesar de que acaba de enviarme un mail sórdido, donde me tilda de loca hipócrita, despotricando en mi contra pues leyó el post anterior a este, y se dio cuenta de que fue desenmascarado… Disculpame Fulanito si te sentiste burlado, tengo cerebro, lo uso para saber si se están burlando de mi corazón, pues mi corazón es vulnerable, pero mi cerebro es ágil, frío y calculador.

Sola de nuevo. Desnuda. Igual que cuando nací, vulnerable, hambrienta, con mucho, mucho frío. Al igual que entonces, me refugiaré en brazos de mamá. Pero como ella no está, me refugiaré en brazos de mi hija. Que me vea fuerte, feliz, aguerrida, próspera, entusiasta. Sola, no destruída. Sola, no acabada. Sola, no desesperada. Desesperada por esperar aquel amor que no llega. ¡No importa! Sola.

 ¡Estoy sola!

© 2007, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2007, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 49 times, 1 visits today)

(Visited 49 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

Los comentarios se han cerrado.