Always online

Estoy siempre ahi, al alcance de un email. Al fin logré hasta que los mails de hotmail me lleguen a mi cuenta de Gmail. Con mi BlackBerry ahora tengo la red en mis manos. Donde quiera que esté, modero los comentarios, como nunca antes tengo control sobre mi blog. Como ya adquirí destreza, hasta puedo contestar los comentarios que me llegan. Con Twitter pasa lo mismo, no he parado de twittear, se ha vuelto un vicio increible. Me resulta tan mágico tomar una foto y subirla instantáneamente a Flickr o enviarla por mail. Sí, parezco anciana descubriendo un BlackBerry, lo admito, soy una anciana que recién descubre la maravilla de estar online de forma permanente. Sin embargo, hay inconvenientes al respecto:

  • Cuando debo salir a un lugar donde sería peligroso sacar el smartphone (lindo sinónimo) me parece escuchar la alerta de nuevos mails. Yo le llamo “el síndrome del celular alejado”. Así esté duchandome, hay una conexión metafísica entre el telefono y yo que me lleva a escucharlo. Esta conexión tiene más alcance que el bluetooth.
  • Cuando estoy en un bus, y siento al BB vibrar en mi cartera, empiezo a imaginar ¿qué será? ¿Una alerta de Facebook? ¿Un mail? ¿Un mensaje? ¿Me habré logueado sin querer al msn? Es desesperante.
  • Cuando la batería empieza a decaer, un sentimiento de terror me invade. Creo que ya lo mio es patológico. ¿Algún psiquiatra online?
  • ¡No he hecho un manuscrito en meses! Solo envío mails o sms. Ya no sé escribir con pluma. Lo único que hago con una pluma es firmar, creo que olvidé cómo se escribe, a duras penas endoso cheques.

Ya en serio, es bastante extraño imaginar mi vida sin aquellos gadgets que me mantienen conectada a este mundo irreal, virtual. Estar pendiente de un universo abstracto como este,formado de blogs, twitters, feeds por leer, amigos en linea paradójicamente nos aisla de la gente de carne y hueso que tenemos junto a nosotros. Por eso, cuando estoy con mi hija, con la familia o con mi novio, apago los teléfonos.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 29 times, 1 visits today)

(Visited 29 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Ya después te acostumbrás, yo también fui así con el bb… Me parecía maravilloso estar siempre conectada con todo, hasta que me di cuenta de que después de todo si necesitas tiempo para ser humana… Relacionarte con gente y no vivir metida en el irreal mundo del internek móvil… Sólo es cuestión de que te acostumbrea, despieta no te parece tan fabuloso! Jeje

  2. bienvenida al club, me pasa lo mismo con mi iPhone, estoy en la calle y timando fotos al instante a flickr o al blog, pero igual algunas zonas no puedes hacerlo, si me roban uyy no se que sería de mi vida. Salu2

  3. Esa es la esclavitud en los tiempos actuales, disfrazada de avances tecnologicos; por eso, aunque soy programador, prefiero ni siquiera tener un celular, peor un BB, o uno de esos beepers antiguos.

  4. revisando el comentario que te dejé en la mañana, disculparán quise decir acostumbres* y despues*… aún debo acostumbrarme al diccionario del BB… 😀

  5. Psiquiatra ON LINE??? jajajajaja super cómico tu post … pero es una realidad yo no tengo un BB pero si es el sindrome de celular alejado … paso todo el dia chequeandolo es algo que pasara … pero mientras no disfrútalo!!!!

  6. Yo en lo personal cuando me han robado mis telefonos he vivido los meses mas tranquilos de mi vida, nadie llama a molestar a horas no adecuadas, en la oficina asi se queme el servidor de correos saben que todos los dias (incluidos fines de semana y feriados) llamo o me doy una vuelta por la sala de servidores.

    Pero creanme, aunque a veces es necesraio el “bendito” aparatejo para llamar a la mujer que comparte mi locura, es mejor irla a visitar y decirle NO TENGO CEL.

    Generacion X, X-1 & X+1 esclavos de la tecnología.

Los comentarios se han cerrado.