Amigas celosas

Este artículo también se pudo titular este artículo “Diviertete, pero solo conmigo”.

Este es un post de desahogo de esos que me pueden meter en problemas. Hace tiempo no hacía uso de este blog para su función original, escribir cuestiones intimamente personales, pero la ocasión lo amerita, pues estoy muy, muy molesta, triste, resentida. Tengo muchas cosas feas dentro y debo sacarlas, pues incluyen a una de las personas que amo con el corazón, mi mejor amiga de la vida real.

Mi resentimiento comenzó la Navidad que pasó, llegué en mal momento a casa de mi amiga y vi desfilar ante mis ojos regalos para todos sus amigos, excepto para mi. Fue una situación incomoda para las dos, porque
mi intención nunca es esperar regalos, y odio sentirme de más, porque ese es el motivo de mi malestar, no el no haber recibido nada, sino el sentirme sobrando. Pero como lo de esta Navidad fue muy embarazoso, pensé que habría una compensación cumpleañera. A las 9 de la mañana ella me envió mensaje diciendo que iría a visitarme, momento en el cual esperaba el detalle (un jabón de avena del comisariato habría bastado para mi, hasta menos, con un M&M me habría conmovido), pero no… Lo importante era sincronizar su celular con mi Nokia PC suite. ¿Y mi regalo? 🙁 El golpe de gracia fue decirme “el fin de semana me voy a Quito”. Así es. Pitonizza, quédate fría. Total, nunca sales, qué diferencia habrá que este fin de semana no salgas nuevamente.

Sin embargo, el fin de semana disfruté de la compañía de famosísimos bloggers con motivo de celebrar mis 35 agostos. No iba a perder la oportunidad que la extraña alineación cosmica ocurrida el sábado me presentaba en mi vida. Mi hija estaba con su padre. Mi madre estaba con su madre. Tenía las riendas de mi vida por apenas 12 horas. Debía festejar. El periplo estuvo fantástico, nos divertimos horrores entre la cerveza helada, el tabaco inspirador, el furioso rock, hamburguesas, y un improvisado espectáculo lésbico interrumpido por la danza esotérica menos imaginada en la historia del Ecuador, protagonizada por la que escribe. Fui llevada a mi casa sana y salva a tempranas horas de la mañana siguiente, enterita y sin tambalear. ¡Muy divertido!

Muchas horas después, mi susodicha mejor amiga del mundo, me envia mensaje preguntándome como la pasé. En menos de 140 caractereres le conté mi experiencia, detallándole los lugares a los que fui. Pues, ahi viene la parte fea. Todos los lugares a los que fui son batracios. Por favor, ¡ni que hubiera ido a Junior o a Fizz, o a la Carlos Alberto! Como mi farra no fue con Paris Hilton, seguramente mis amigos también son batracios y cholos. (Odio el término cholo usado despectivamente). Donde fui no suena regeton. Por favor, me he bajado de buses que ponen esa mierda, jamás soportaría un antro en el que pongan eso. Para qué explicar donde fui a comer… no fue al chifa Asia de Cuba. No… fue al mismo lugar donde antes hemos ido a comer, pero como no fui con ella.. o sea.. chuta pelada, si un día llegas a leer este post, sabrás porque no te contesto los mensajes. Estoy resentida, casi escribo esto llorando porque te quiero con el alma, pero, hay un mundo más allá, tengo más amigos y amigas, mis amigas no son cholas feas, en ese caso, incluyeme en el cholerío.

Estoy muy triste escribiendo este post, pues me siento muy triste al tener tanto resentimiento desde la navidad en que vi desfilar por mis narices los regalos para tus otras amigas, y la cara de incomodidad que tenías al darte cuenta de que ni un libro de Cuactemoc Sanchez me compraste… de verdad, es muy triste tener que escribirlo en el blog en lugar de decirtelo, pero, como sé que no lees mi blog pues sé que te parece mi manera de perder mi tiempo, lo hago. Me arriesgo a escribirlo sabiendo que por casualidad podrías leerlo. Si lo lees, asumo las consecuencias.

ACTUALIZACIÓN:

Ya hice mi parte. Envié un mail explicando mi reacción ante la llamada extrañada de mi amiga quien aduce que lo ha hecho sin querer. Admito mi parte de culpa al guardar resentimientos y rencores que pronto puedan estallar y poner en peligro la mayor amistad que he tenido en mi vida.

ACTUALIZACIÓN 2: (1-oct-08)

No soporté, llamé, perdí. 🙁 Ya la pelota no está en mi lado.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 178 times, 1 visits today)

(Visited 178 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. es tan jodido encontrar un verddero buen amigo/a

    Trata de conversar con ella para limar asperezas y de paso le dices que la invitas un día a los mismos lugares. Como

  2. Ya, como reconciliación las invito a Quito y nos vamos de tour gastronómico por los sitios más populares y deliciosos de la capital (ojo, lo más popular no simpre es lo más aniñado)… comemos sentados en la vereda, cola sin sorbete y de servilleta… media servilleta…

    “Todos los cholos comemos con cuchara, arooz con huevo frito, viendo televisión…”

  3. Invitaras pa la proxima, y avisaras donde no pongan reggeton para ir para alla, ya que no encuentro sitio decente donde no pongan esa nota…

Los comentarios se han cerrado.