Amigas empalagosas

¿Quién no ha sufrido de una piedra en el zapato amiga que se vuelve asfixiante y acaparadora? Son esas amigas que te admiran, lo cual, si bien es cierto, halaga al principio, esa adoración pronto cansa. Imagina el cuadro:

  • Al prender tu pc, encuentras la consabida e-card en tu mail que te desea buenos días.
  • Entras a tu facebook. Tu amiga te ha enviado 4 aplicaciones de intercambios de besos, abrazos, coctelitos virtuales y el test “a qué Simpson te pareces”.
  • Ni bien estás bloqueando lo anterior, te suena el msn, “tururú”. ¿Como? ¿Pero si estoy offline? Es tu amiga, que esta “tanteando” si ya llegaste.
  • Ignoras eso. Debes trabajar. El celular te alerta con un mensaje de tu amiga. “Hola!”
  • A los 20 minutos, tu teléfono suena. Tu amiga te llama. Ignoras eso también, tienes trabajo acumulado.
  • Pasan las horas. Decides que ya fuiste demasiado mala con tu amiga, y te pones online. Te escribe en cuanto te ve, haciendo de la charla por msn algo inusualmente fluido. Te despides pronto, le dices a tu amiga que vas a bañarte y te pones offline.
  • Suena el timbre de tu casa. Tu amiga ha decidido buscarte, pues la preocupación sobre tu ausencia de 2 horas del msn la hizo imaginar que te habías resbalado en la ducha. Le dices que no pasa nada y para cambiar de tema, le muestras el nuevo conjunto de rayas blanco y negro que te compraste. Como pesas 100 libras, te luce muy bien, pareces presidiaria sexy. Coordinan una salida a farrear esa noche.
  • Cuando llegan al antro-bar-discoteca donde quedaron encontrarse, te topas con el horror. Tu amiga se ha comprado un conjunto exactamente igual. Ella luce como colchón king size, pero igual, se puso las rayas. Te imitó también el mechón naranja. La pulsera emo. El tatuaje en el coxis.

En verdad, he pasado esas situaciones. He tenido amigas que me llegan a admirar, y pronto imitan mi vestuario. Es algo muy molesto. Una vez, llegué a una reunión con una blusa roja con filos negros, tipo top, que mi mamá me cosió. Yo supuse que la blusa en cuestión era única. Mi amiga regresó a su casa y volvió con una blusa muy similar. Es algo turro y embarazoso decirle a tu amiga que te molesta su actitud. Asi que como consejo les digo, a quienes me lean, no imiten a sus amigas. Y a quienes están en mi posición. Soporten. Hay amigas asi, empalagosas. Pero son amigas, y hay que intentar comprenderlas.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 636 times, 1 visits today)

(Visited 636 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Tengo una “amiga” copiona, el problema es que le sale mal. Lo que hago? Quedo mejor que ella en todos lados y cuando viene y yo estoy con amigos digo “miren, aqui viene mi espejo, voy a empezar a cobrarle”

Los comentarios se han cerrado.