Ateísmo: la única alternativa posible

Escribo este artículo en respuesta al post que Pitonizza escribiera días atrás acerca de su agnosticismo, autoproclamándose sin conocimientos, lo cual lo noto como un exceso de humildad de su parte, pues ella es una persona muy culta y con muchos conocimientos, conversación rica e inteligente. Pero este post no es para adular a Pitonizza. El objeto de este artículo es reinvindicar el ateísmo ante sus ojos, como la única alternativa para una persona del bagaje cultural de Pitonizza. Sin ánimos de ser arrogante o creerme superior al agnóstico y mucho más al creyente, prefiero el ateísmo (a = sin theos = dios) donde renuncio a todo dios o deidad por conocer lo evidente: la NO existencia de Dios. No pierdo mi tiempo en alabar, adorar y sobretodo orar para hacer peticiones o agradecimientos a un ser inexistente.

Al principio Dios creó Linux, Ubuntu fue la distro más imperfecta…

“Dios” se define como un ser misericordioso, omnisciente, omnipotente y omnipresente. Desmenuzaré este concepto palabra por palabra para que ustedes saquen sus propias conclusiones:

¿Qué es un ser? La palabra “ser” por lo general se utiliza para referirse a todo que existe. Se clasifican en seres vivos aquellos dotado de vida, y seres inertes, los que no tienen vida, es decir, no se nutren, no se relacionan con su medio, ni se reproducen. A primera vista podríamos decir que Dios tiene vida, considerando que se relaciona con su medio, aunque a todas luces no se nutre, pues no lo necesita. El ciclo de vida es muy claro: nacer, crecer, reproducirse y morir. En dicho ciclo, claramente dios no califica pues su característica de infinito lo ubica desde antes del tiempo, es decir, no tiene inicio ni fecha de nacimiento. A menos que tomemos como referencia a su hijo Jesús, quien sí cumple los requisitos de un ser viviente pues nació -de una virgen (!) -, creció (haciendo milagros) -, se reprodujo (tema blasfemo para alguna película) y murió. Pensándolo bien, Jesús tampoco puede ser considerado un ser vivo pues resucitó, condición que ningún otro ser vivo puede cumplir. Si dejamos de lado a Jesús, por lo controversial que significa llamarlo dios (algunas religiones lo degradan a simple profeta), el Dios de las alturas no creció, pues siempre ha estado en todo lugar. Y su forma de reproducirse, como dije en lineas más arriba, es por demás sui géneris, inseminando a una virgen por medio del espiritu santo. Y obviamente, Dios no muere, es infinito, no tiene principio ni fin. En pocas palabras, Dios no es un ser. Al menos, no uno conocido y comprensible dentro de los canones establecidos por la biología. Y dado que se le atribuyen cualidades humanas, no cae tampoco en la clasificación de “ser inerte”.

La misericordia divina se puede poner en tela de duda al ver nacer niños con graves deformidades, ¿de qué son culpables estas criaturas? ¿Por qué deben sufrir dolor? ¿Pagan un “karma” pasado? ¿A quién hay que “rezar” para que ya no tengan que padecer?

Para ser omnisciente Dios ha sido bastante ineficaz. Si Dios sabía que Adán y Eva iban a comer del fruto prohibido ¿por qué enfureció y los expulsó del paraíso? ¿Para qué los dotó de “libre albedrío”, si iba a castigarlos duramente por tomar una decisión independiente? Los descendientes de Adan y Eva tampoco fueron muy obedientes que digamos. La maldad se regó por la Tierra, y Dios lo sabía de antemano. De forma “inhumana” inundó el planeta para erradicar la maldad. No funcionó. Y dios sabía que no funcionaría, pues recordemos, es omniscente, todo lo sabe. Para cuando en Sodoma y Gomorra la maldad volvió a reinar, usó el único método que al parecer conocía: exterminar a la humanidad. Sus diez mandamientos tampoco funcionaron. Dios lo sabía. Y nos tiene amenazados con un apocalíptico día del Juicio, donde otros cataclismos azotarán la Tierra por los pecados humanos que dios sabía cometeríamos. La omniscencia de Dios supone un Plan Divino, trazado para todos los seres del universo -me pregunto si incluye los seres extraterrestre cuya existencia aún no ha sido probada-. Este Plan Divino contiene todo el destino de la humanidad, de manera que la oración, las novenas, las misas, cultos y rezos son totalmente ineficaces, pues, si es voluntad de dios, nada va a hacerlo cambiar de opinión. Solo queda resignarse a los designios del altísimo.

La omnipotencia divina es otra característica dudosa. Si Dios todo lo puede, ¿por qué no quitar la maldad, las enfermedades y el dolor, como era en el Paraíso? Dios ofrece eso a cambio de ser adorado. Si es adorado sobre todas las cosas, irás al cielo eternamente a no sufrir enfermedades, ni dolor ni hambre. Si no lo adoras, -como yo- te condenas a un infierno eterno también donde sufrirás martirio infinito. ¿Por qué un ser “todo poderoso” necesita ser adorado? Yo, que soy un ser imperfecto, inútil para muchas cosas, no necesito adoración ni me importa caerle bien a todo mundo. Pero el primer mandamiento es “amarás a Dios sobre todas las cosas”.

La omnipresencia es quizá la característica divina que más hace tambalear su concepto. Para todo hay dualidad: calor, frío; norte, sur; vacío, lleno; todo, nada. Detengamonos en esa última dualidad. Todo y nada. Para crear el universo desde el vacío, la nada, Dios tomó (?) energía y la condensó hasta formar todo lo conocido. Antes de eso no había nada. Ni siquiera había un “antes” pues el tiempo no existía, no había nada. Sin embargo, dios estaba ahí, en ese “momento” cuando no había “nada”. No podría haber “nada” si sí estaba Dios. Es una paradoja imposible.

Sin embargo, muchos creyentes se aferran a sus dioses ya sea por temor, por ignorancia o por apego a la vida. La creencia en dios les da una esperanza de una vida eterna, y ante la efímera vida terrenal, el pago por imaginarse reencontrandose con sus seres queridos fallecidos y seguir viviendo en otro “plano” es muy “barato”: creer en dios y sus superpoderes garantiza vida eterna. Es invisible, de manera que no hay forma de comprobar su existencia, no tiene peso, masa, temperatura ni ninguna característica medible. Hace milagros, (antes mucho más espectaculares que ahora). Me pregunto yo, por qué ahora, en los tiempos en que cualquiera puede subir un video a YouTube y twittearlo, no arden los cardos, se separan las aguas ni hay dioses caminando por las aguas. Sería fantástico que se multipliquen los peces para alimentar a todos en la Isla Trinitaria. Yo mismo escribiría un post que pronto se volvería viral si demuestro que realmente suceden estas cosas tangibles. Es que los milagros están condicionados: hay que tener mucha fe y si no ocurre el milagro, hay que aceptar la voluntad de Dios. Es misericordioso, pero hay que temerle. Temor y amor a Dios, esa es la consigna si quieres entrar al cielo.

Las únicas pruebas de la existencia de Dios son las que aportan la Biblia, conjunto de libros que claramente se equivocan en varios aspectos. Muchos textos bíblicos muestran pasajes sangrientos, imposiciones (Levítico, Números) y amenazas (Revelaciones). Hay mucho machismo en la Biblia, a la mujer se la considera impura e inferior, y debe someterse a la voluntad de su marido. En la Biblia se condena la homosexualidad (como si no fuera una elección, parte del libre albedrío del que Dios dotó al hombre y causa de permanencia en el infierno). Sin embargo, los creyentes consideran a la Biblia un libro sagrado, cerrando los ojos a las partes sádicas, señalandolas como “alegorías” que deben interpretarse. Así se han interpretado los capítulos a conveniencia de la religión a la que rinden culto. Por ello la proliferación de miles de sectas a medida.

Cuando me dicen que para ser ateo se necesita la misma fe que para ser creyente, no sé si reírme o sentir mucha lástima. No tengo que tener fe en algo que no existe. Es como si alguien me dijera que tiene un unicornio como mascota en el patio de su casa. Yo no tengo porque creerlo hasta no verlo. Quien me tiene que demostrar la existencia del unicornio es quien afirma tenerlo. Yo simplemente me limito a decir: “no creo que tengas un unicornio en el patio de tu casa”. La fe es la certeza de lo que no se ve. Yo no tengo fe, pues para creer en algo debo verlo. Seguro me rebatirán con el infantil argumento de que “entonces no crees en el oxigeno”, “¿cómo sabes que Júpiter existe si no has estado ahí?”. Argumentos que caen por su propia debilidad.

Cuando se compadecen de mí por ser ateo, de plano me río, pues yo no soy quien cree en seres invisibles, contradictorios y vengativos. No soy yo quien camina de rodillas, se autoflagela, o da donaciones a iglesias. No soy yo quien cumple rituales rígidos, o sigue convencionalismos inútiles. No vivo con temor a la muerte, y disfruto cada día como si fuera el último, pues lo único que tenemos asegurado es la muerte, y vivir con miedo a algo inevitable debe ser realmente espantoso. Como no le tengo miedo a la muerte, no rindo culto a esculturas, no hago penitencias, no repito letanías ni santifico a nada ni nadie. Cuando veo una cruz pienso: si Jesús hubiera sido ejecutado en el viejo Oeste y no en la antigua Judea, la gente usaría pequeñas horcas colgadas en sus cuellos.

Para concluir, resumo este artículo con una frase que leí por ahí: “Dios es el único invento perfecto del hombre”. Y si vamos a inventarnos dioses, prefiero adorar a mi imperfecta Pitonizza, mi diosa.

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 79 times, 1 visits today)

(Visited 79 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Con todo respeto. Concuerdo en los calificativos a Pinotizza (no lo de linda, no lo sé). Yo más bien lo que advierto es una crítica a tendencias religiosas ya conocidas mediante el establecimiento de premisas claramente dependientes de la veracidad de teorías justamente religiosas. Creo (no se mucho de estos temas) que el agnosticismo no tiene nada que ver con eso.
    Si estás casado o amas, yo creo que si tienes fe, hay que tener fe para estar casado jejeje.

  2. En realidad, pitonizza tiene razon.
    No se puede opinar de algo que no se conoce. Tus opiniones, son basadas solo en supuestos. Lugares comunes y comentarios superficiales. Todos los que de verdad somos catolicos, sabemos que la Biblia es un libro que se tiene que leer con una lectura de los tiempos. Y no literalmente como tu tratas de interpretar. Y si claro empiezas desde ahi, ya esta muy mal tu concepto. Respeto mucho que no creas en el Dios catolico y que tengas una diosa en tu casa. Felicitaciones, pero me parece que si se deberia tener al menos un poquito de cultura general para opinar algunas temas.. no te parece ??
    En fin, supongo es tu blog y claro cualquiera puede dar cualquier opinion errada o no.
    Saludos cordiales

  3. He aquí algunos de los típicos tópicos con los que muchas personas confunden ateismo y anticristianismo, que dicho con todo respeto, no es más que propaganda antioccidental bastante leve.
    El punto crítico del laicismo occidental consiste en superar la confusión cristiana entre público y privado. La filosofía medieval cristiana diluyó lo estructura que apartaba lo público de lo privado para determinar una moral única supeditada a un solo tipo de “sistema filosófico” por decirlo de algún modo. Dicho brevemente, la moral se convirtio en dogma trasmundano y perdio su caracter politico. Desaparecio el debate y se instauro la fe ciega, a traves de la revelacion a unos pocos iluminados que decidian que es bueno y que no lo es.
    Cuando infieres que “el ateismo es la unica alternativa posible” realizas exactamente la misma confusion. No separas lo publico de lo privado. Y cuando no se separa lo publico de lo privado, se instaura un solo tipo de moral, algo caracteristico de sistemas totalitarios y contrarios a cualquier tipo de libertad, como el medioevo. O ¿Crees acaso que puedes negarle a alguien su creencia particular? ¿Crees tambien que los socialistas pueden negarte tu particular deseo de abundancia economica?
    Eso por un lado. Por el otro, ¿Con que derecho creen que pueden sojuzgar la historia del pueblo judío? Que la biblia es una especie de mitomania genocida es algo por lo menos cuestionable ¿Crees que uno de los pueblos, que despues de los afrodescendientes y los indigenas americanos, ha sido el mas oprimido de la historia habria de desarrollar en su narrativa algun tipo de conmiseracion por sus opresores? Vaya que eso seria piedad, que es exactamente la version cristiana de la tolerancia. El concepto de venganza como justicia es increiblemente sublime en la Tora, y es comun a todos los pueblos oprimidos de la historia. Los mitos judios, como bien lo apunto Nietzsche, superan en muchos casos a los hindues y a los griegos.
    ¿Ateismo? Cuando dirijan sus criticas tambien al ascetismo jerarquizante hinduista o al machismo excluyente islámico o los conceptos arcaizantes anticientíficos del “sumak kawsay” andino, solo entonces se puede considerar a su postura capaz de negar toda metafísica a prioristica y abrir el universo infinito del conocimiento material. Pero, con todo respeto, no he escuchado a ninguno de ustedes hacerlo. Por el contrario, muchos se muestran piadosos frente a estas conjeturas “poeticas”. Otra forma de cristianismo que yo no puedo hacer mas que rechazar.

Leave a Reply