Ateísmo para niños

Generalmente se asume que todas las personas tienen alguna fe en un ser supremo. Para muchos es inconcebible que hayamos quienes ponemos en tela de juicio, dudando de la palabra de la Biblia, cuyos textos son las únicas pruebas en las que los creyentes basan sus argumentos. Así, ante los ojos de la sociedad promedio, nos volvemos mounstruos, descreídos, condenados, indignos de criar a nuestros propios hijos.

Y es esta gran responsabilidad de criar niños sanos, inteligentes y sobretodo, con pensamiento crítico y racional, la que me lleva a negarme a darle una educación religiosa y limitante a mi hija. Mientras ella reza entusiasmada, y mientras repite como lorito las letanías, intento pensar la manera de hacerle notar que no es culpable de un supuesto crimen que cometieron Adán y Eva, la mitológica pareja de muchos siglos atrás, que el cuento del diluvio es bastante improbable, al igual que la separación del Mar Muerto, fenómenos naturales impresionantes de los cuales no existe evidencia física comprobable. Mucho más improbable es creer en que la Virgen María ascendió al cielo de forma carnal, sin irnos tan lejos, es imposible que una mujer para un hijo quedando su himen intacto. Para una niña de 6 años, las letanías son solo frases, pero cuando las llegue a comprender, van creando sentimientos de culpa, de temor, de aversión al sexo y lo más grave, de dejarle a dios las cosas en vez de ponerse a actuar. “Déjalo en las manos de dios” peligrosa frase que nos vuelve irresponsables, que transfiere los hechos a un ser fantástico y que no tiene pierde, si las cosas salen mal hay que “resignarse a la voluntad de Dios”. O simplemente es prueba de que “hizo falta fe”.

En este marco, es imperativo inculcar el conocimiento, la divulgación científica y el pensamiento racional. En vez de meter miedo con infiernos, Apocalipsis, días del juicio final o niños dioses que lloran, se deben explicar las consecuencias de los actos. En vez de chantajearlos con un cielo eterno y una gloria post mortem, es indispensable inculcarles generosidad, amor al prójimo no como mandamiento divino, sino por humanidad y solidaridad. No inventarles que el diablo se lleva a los malos, sino el propio destino, las consecuencias de los actos de los demás. Que el tomar venganza no es el camino, no porque sea “pecado”, sino por simple ley de karma, o puesto en términos de física sencilla, causa y efecto.

La ciencia se enseña en colegios, la religión en iglesias. Muchas veces, las leyendas que se cuentan van en contradicción con lo que enseñan en las aulas de clases, un ejemplo clásico es la creación vs. la evolución. Los niños son muy inteligentes y detectan esas contradicciones. ¿Cómo le digo que lo que dice el sacerdote es improbable y requiere fe? En cambio lo que dice Discovery Channel es un documental basado en estudios científicos que requirieron observación y experimentación. Las teorías científicas se van afinando con el tiempo, al contrario que las doctrinas teológicas, que van mutando según la “infabilidad papal”. Simplemente, para evitarme esas preguntas, la alejo de la iglesia y la acerco a libros de historia, biología, ciencias exactas. Le hago amar a la naturaleza, respetar la vida a su alrededor, evitar contaminar, destruir y sobreutilizar no porque todo es “creación de Dios” sino porque el planeta es nuestra casa. Y punto.

El no llevar al niño a la iglesia no lo convertirá en mal niño, si utilizamos el tiempo que usaríamos en ritos, misas y cultos, en hacer servicio social visitando hospitales, donando ropa a los desposeídos, o haciendo trabajo voluntario -para los niños más grandecitos y preadolescentes-. Siempre teniendo en mente que dichos actos se hacen no por garantizarse una “parcela en el paraíso”, sino como enfatizo, por ética. Más que inculcar mandamientos, se deben sembrar valores como el respeto, la justicia, la prudencia, la generosidad. Hacer esto es más efectivo que llenar de rezos y oraciones repetitivas al niño, o contarle cuentos biblicos -solo los que convienen, nunca la parte sangrienta de la biblia-. Algunas enseñanzas tomadas del budismo son muy efectivas para la educación y formación de un niño.

Sin embargo, dentro de la parte más etérea del ser humano, aquella parte incomprensible que mi limitadísimo entendimiento no llega a explicar todavía de forma razonable, para evitar caer en fantasías en las que a veces los panteístas incurrimos, siempre busco una respuesta lógica a las profundas preguntas con las que mi hija suele sorprenderme.

Espero hacer un buen trabajo con mi hija. Qué Dios me guíe. Ramen.

(Visited 7 times, 1 visits today)

Facebook comments:

Comments

  1. El haber perdido a mi mamita en las circunstancias en que pasó me hizo alejarme aún más de dios. Ella nunca renegó. Yo sí, y me mantengo. Ella no debió partir. No con dolor. Ella no lo merecía. Yo merezco dolor, soy fumadora y mala. Ella nunca se metió con nadie. Yo en cambio, uso este blog para burlarme de lo que no me gusta, como el regetón y la televisión de farándula. Ella era hermosa, sus ojos con el color de la miel, sus manos de seda, como pétalos de rosas blancas, sus labios rosados, su voz melodiosa que cantaba pasillos de forma armoniosa y angelical. Yo en cambio soy flacuchenta y fea. Ella debería seguir viva… y ese dios me la quitó, me la quitó!!!

  2. Yo tampoco veo ninguna contradiccion con la ciencia y la biblia. Al decir que Dios creo al hombre a su imagen y semejanza se habla de forma literal al igual que la mayoria de paisajes del AT. Como dice Guillermex, no son tratados de biología o de paleontología. El proceso de crear un muñeco de barro puede significar el proceso de evolucionar un ser, de hecho el hombre mismo durante su vida cambia mucho su imagen (un niño es muy diferente a un bebe o a un anciano y a un adulto)

    Lamentablemente muchas personas se han tomado el AT (y otras partes de la biblia) de forma muy literal y viven de forma figurativa otras partes que si son muy literales como el discurso de Jesus en el monte, el cual tiene alto contenido social. Lamentablemente muchos mienbros de la Iglesia ignoran ese contenido social y prefieren enfocarse en otras cosas. Y por lo general salen por la tangente cuando personas hablan al respecto, aunque seamos los mismos miembros de la Iglesia.

    Como diria Helder Cámara, sacerdote catolico de Brasil:

    Cuando di de comer a los pobres me llamaron Santo. Cuando pregunté ¿por qué hay pobres?, me dijeron comunista.

    Pero mientras las dos terceras partes del mundo están subdesarrolladas, ¿cómo vamos a derrochar grandes cantidades en la construcción de templos de piedra olvidando a cristo vivo, presente en la persona de los pobres?

  3. Pito, con todo el respeto a tu perdida y dolor te quisiera decir que Dios no te quito a tu mami, lamentablemente lo hizo una enfermedad. El cancer como muchas otras enfermedades son consecuencia de agentes externos (quimicos, radiacion, infeccion, trauma (irritacion)) o fallas internas, las que no son volutad de Dios, sino fruto de nuestra propia fragilidad y consecuencias de nuestra forma de vida (me refiero a la herencia genetica desde nuestros antepasados) lo cual se debe a nuestros propios actos.

    Estoy seguro que nuestros seres queridos fallecidos estan en un mejor lugar, independientemente de si les recemos o les prendamos velitas, eso a mi forma de ver no se origino para los muertos, sino para los vivos, para que los que quedamos podamos sobrellevar de mejor manera la perdida.

    PD. en el comentario anterior se me escapo un error ortografico por un error al tipear debido la cercania de las teclas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *