Image

Author Archive for Pitonizza

Los pelos de más

Como una forma de reinvindicación de la libertad de la mujer, algunas chicas han optado por dejarse el pelo de las axilas. A pesar de ser algo tan irrelevante que no afectaría ni al capitalismo ni al cuco patriarcado, estas niñas alzan sus brazos victoriosas, su pilosidad abundante es un trofeo. Es un gran contraste con el bando de las depiladas. En este bando están las que ven con desprecio sus pelos y los arrancan aunque duela. E invierten ingentes cantidades de dinero para combatirlos. Hasta ahí, todo bien. Hasta que las peludas quieren imponer sus pelos a las depiladas y éstas tachan de “sucias” a las peludas.

 Seguir leyendo... (436 words, estimated 1:45 mins reading time)

Sexo y alimento

Una de las razones por las cuales considero justo pagar más por comer en un restaurante decente, es por el añadido de los otros sentidos al acto de comer. No es solo saciar el apetito en un comedor de esos que mi esposo les llama “almuerzo place”, que sí lo he hecho, sí lo hago, pero admito que disfruto muchísimo más una buena mesa, con música ambiental que permita conversar. Me gusta ver un bonito candelabro mientras degusto mi cena. Es mucho mejor que una vereda en pleno centro de la ciudad, con smog y ruido del tráfico. Lamentablemente, muchas personas sacrifican satisfacer sus otros sentidos, solo buscan aplacar el hambre. Se enorgullecen cuando dicen no pagar piso. Y por ello han desarrollado la habilidad de comer en tarrinas, sin cubiertos, parados, bebiendo jugo de una funda.

 Seguir leyendo... (503 words, estimated 2:01 mins reading time)

De Don’t Judge Me Challenge y otras tendencias

Así como no estuve alerta del Harlem Shake ni del #icebucketchallenge, sino hasta que todos lo habían hecho, incluso la gente de la tele. No supe lo de Charlie-Charlie, y tarde me enteré del desastre de #KylieJennerChallenge.  Cada vez tengo menos sentido de lo que está #trendy estos días. Debo admitir que muchas aplicaciones modernas para mí son tan complicadas como lo fue la materia de biología en el colegio. No entiendo Kiwi, lo bloqueé sin darle oportunidad siquiera. Prefería hacerlo suponiendo que era algo así como Candy Crush, jueguito que me endulzó hasta empalagarme. Intenté engancharme con Instagram, pero se me acabó la imaginación para los hashtags. Y no tengo la suficiente creatividad para Vimeo y similares de fotos con filtro y micro vídeos, sobretodo snapchap el cual sobrepasa mi entendimiento. No sé si fue encerrarme en una burbuja o la nula exposición a los medios y redes sociales, pero esto del Don’t judge me challenge también es un descubrimiento reciente para mí, y en pocos días pasará a la historia irrelevante y vacua de Internet.

 Seguir leyendo... (361 words, estimated 1:27 mins reading time)

Benditas redes

Siempre fui marginada en la escuela. Era muy torpe, no distinguía izquierda de derecha -aún no lo logro, por eso me abstengo de conducir vehículos motorizados-. Aparte era fragil, asmática, delgaducha y temerosa de mirar a los ojos a nadie. Obvio este comportamiento mató toda mi vida social en mi adolescencia, por motivos de “lejanía” nunca nadie me invitaba a sus fiestas, pues era un calvario encontrar un taxi que me lleve a Durán, aparte de la guardianía de mi madre que era bastante estricta e inflexible.

 Seguir leyendo... (644 words, estimated 2:35 mins reading time)

Madre fuma marihuana para ser mejor madre

Como respuesta a un artículo publicado por Cosmopolitan, una madre de tres niños (incluídos un par de mellizos de 2 años), comenta como la marihuana le ha ayudado a reducir el estress que esto significa, incluso mejorando sus niveles de intuición.

[Fumando hierba] me enojo más lentamente porque puede entender sus frustraciones, es como si viera a través de sus ojos. Ser un niño en edad parvularia puede ser un poco frustrante para ellos. Las cosas que parecen obvias para mí, no eran tan obvias para ellos. Ahora todos estamos mejor.

 Seguir leyendo... (137 words, estimated 33 secs reading time)

Frases que no diremos nunca más

Incluso hay quienes nunca las han dicho: nuestros hijos.

 Seguir leyendo... (135 words, estimated 32 secs reading time)

  • Dale la vuelta al disco.
  • Está mal la revolución, ¡ese disco es de 45!
  • Se me enredó mi cassette.
  • Mi mamá dejó el teléfono con candado.
  • Pedí una canción en la radio, ojalá no hable el locutor porque la voy a grabar.
  • Ya que te paraste, súbele el volumen al televisor.
  • Dejé programado el VHS para grabar la novela.
  • ¡Cuelga el teléfono que tengo que entrar en Internet!
  • Necesito comprar una caja de diskettes para bajar la canción que me falta.

Ni a Plutón le importa

Me causa risa ver cómo hay quienes se apasionan rallando en el fanatismo, acerca de temas tan etéreos y lejanos como un Planeta, al que por “error” de administración “cósmica”, el mismo doctor Neil deGrasse Tyson había postulado su degradación a “planetoide”.

Hoy y gracias a la sonda espacial “Nuevos Horizontes” de la NASA, se pudo dar fe de que el “planetoide” Plutón no es tal, pues aunque su tamaño y órbita son muy peculiares, este “señor” tiene más lunas que nuestro mismísino Planeta Tierra.

 Seguir leyendo... (251 words, estimated 1:00 mins reading time)

Website renovado

Luego de varios años sin una imagen corporativa que convenza a la dueña de este glorioso y humilde blog de volver a postear con la frecuencia de antes, al menos un post diario, sin llegar a los extremos de 3 artículos diarios los 6 días de la semana y uno el domingo. Los proyectos que tengo últimamente han sido un tanto desordenados, a más de problemas con la computadora que me han detenido abruptamente mis actividades online. Pero al fin hoy me decidí a hacerlo y he aquí los resultados. Un sitio más limpio, minimalista y moderno. En la página home se aglutinan las 3 grandes facetas de pitonizza: la bloggera, la conductora de radio y la Social Media Conzultant.

 Seguir leyendo... (293 words, estimated 1:10 mins reading time)

El Feminismo de las cabronas

La figura paterna se ha venido muy a menos últimamente, por ese malentendido feminismo “cabrón” y lo etiqueto así porque abundan las páginas de Facebook donde se lee el orgullo de las cabronas o princesas chingonas. Estas páginas, con bromas fáciles de digerir que sitúan a la mujer en un sitial de inalcanzable, bella, perfecta hacen un lavado de cerebro que va creando la idea de que ser mujer es ser superior y cuando se es “cabrona” es porque no se necesita a ningún hombre porque ninguno “daría la talla”. De acuerdo a las edades de las cabronas, las jóvenes se autocatalogan como “princesas”. Las madres solteras se llaman a sí mismas “guerreras” o “heroínas” Pero si analizamos estas mujeres superiores que dicen no necesitar a ningún hombre pues son “mejores” o “así estamos bien”, veremos matices de traumas que explotan de modos diversos.madres separan a sus hijos de su padre
Las “princesas” no son más que niñatas queriendo llamar la atención de formas a veces suicidas y autodestructivas como la bulimia y anorexia, dicen no necesitar de un hombre, pues buscan la perfección que ningún novio les va a brindar. Otra clase de “princesa” son las que llevan como grito emblemático “yo porque puedo”, y llenan las redes sociales de fotos provocativas cuando aún no desarrollan sus cuerpos de adolescente. Estas chicas de formas más promiscúas, sin establecer vínculos de amor con ningun chico, vanalizan el sexo y no se “atan” a ningún compromiso.
En estos casos la princesa embarazada pasa a formas parte de las filas de las guerreras, las mujeres que son madres solteras, que sacan adelante a su hijo y lo educan formandolo como hombre de bien. Pero no siempre sale tan bien.

 Seguir leyendo... (960 words, 1 image, estimated 3:50 mins reading time)

Una mujer desnuda

La desnudez nos vuelve vulnerables, nos expone. Eso, para quien siente que quiere proteger parte de sí, ocultar, guardar, es lo que impide que todos se desnuden. Por eso muchas personas se escandalizan ante un desnudo. Por ello es noticia cuando empiezan a circular fotos de celebridades o personas conocidas en paños menores o totalmente sin ropa alguna. Quien se escandaliza ve extraño que haya alguien que no tenga vergüenza o no quiera ocultar nada. Alguien que tenga esa fortaleza y desvergüenza de mostrarse tal cual, sin hábitos, ropas, cubiertas, disfraces. Alguien que no le importe el juicio popular de “desnuda = zorra”. Juzgan a otras personas por sus propios demonios y luego cuando ven que alguien desafía lo que ellos no pudieron, a las mujeres desnudas nos llaman sin vergüenzas. Desde el desnudo más sutil y velado por sombras y claroscuros, hasta el desnudo genital pornográfico, quien quiera desnudarse que lo haga por las razones que quiera y del modo que le dé la gana, guardando las distancias con los infantes, por razones meramente dictadas por nuestra sociedad actual.

 Seguir leyendo... (486 words, 2 images, estimated 1:57 mins reading time)

Esmaltes machistas

Otra forma de “micromachismo” fue detectada en el cuartel general del feminazismo. Sucedió más o menos así:

14 de Julio 2015, 11h00 -5GTM
– ¡Atención compas! ¡Un nuevo atentado del patriarcado se perpreta en el importante mercado de esmaltes de uñas! ¡Masglo, sí, la marca favorita de las mujeres víctimas de cosificación, le puso a un nuevo esmalte el nombre de “buscona”!
esmalte machista

– Mamáááá, Masglo me dijo facilona zángana.
– Ya cállate y sigue depilandote las axilas.

La pelea se desencadenó en Twitter donde podremos leer las opiniones en contra de los nombres atrevidos “machistas”.

 Seguir leyendo... (279 words, 1 image, estimated 1:07 mins reading time)