Automotivación

Cualquier cosa que querramos emprender en esta vida necesita un impulso, esa inyección de combustible que nos lleve a movernos para lograr a cabo nuestro cometido. Sin objetivos en la vida, somos como una veleta que navega sujeta a los caprichos del viento y la marea, sin rumbo. De conseguir algo de este modo, es, como se dice vulgarmente un “chiripazo”. Entonces, sin metas, nos internamos en la selva de la vida sin un mapa, un norte que nos oriente. Bien, este punto está claro ¿cuales son tus metas? ¿Encontrar trabajo? ¿Encontrar mejor trabajo? ¿Mejorar tu salud? ¿Corregir tu caracter? ¿Bajar de peso? Todas estas son metas válidas. Sin embargo, sin una motivación, la consecuencia es caer en el facilismo y decir “no hay trabajo”, “de algo hay que morir”, “asi de gordo/a me han de querer”… Un motivo es un motor. En el caso de quienes, como yo, necesitan de alguien que nos motive, debemos liberarnos de esa muleta, y encontrar dentro de nosotros mismos la motivación.. es decir, automotivación.

Para conseguir que germine dentro de nosotros este impulso que nos lleve a actuar, debemos acariciar nuestros sueños. Ahora lo hago a cada rato. Visualizo mi objetivo. Me imagino que ya lo conseguí, hasta impresionar a mi subconsciente y que mis sueños se proyecten en la vida real. Finjo sonreir, aunque no tenga deseos. A ver.. una sonrisita.. 🙂 mucho mejor. Teniendo un pensamiento visionario, hago que mis sueños salten a la realidad. Los detractores de esta teoria del “soñador”, creen que poner las energías en sueños, solo nos hace “escapistas” de la realidad. No lo creo así. Teniendo siempre mi sueño presente, le robo espacio a los pensamientos de fracaso que suelen desmotivar.

Una vez que tengo mi objetivo tatuado en el subconsciente, entro automáticamente en acción, para aprovechar el impulso que recientemente he adquirido. Hago que los pasos para conseguir mis sueños se vuelvan necesidades. Por ejemplo, si mi sueño es conseguir el cuerpo de Cameron Diaz, necesito inscribirme al gimnasio… Sin embargo, el optimismo de conseguir este sueño no debe alejarse del sentido común. Es decir, si peso 300 libras, debo resignarme a que jamás seré como Cameron Diaz. Pero dentro de lo posible, puedo lucir igual de hermosa.

Uno de los puntales que ayudan a estar motivados el ciento por ciento del tiempo, es fortalecer el autoestima. Hay miles de libros de motivación al respecto, y este post no pretende ser un escrito más al respecto. Sin embargo, me detengo en este detalle ya que, en mis análisis esotericos-introspectivos me he percatado de mi frágil autoestima… alarmense -como yo- si:

Necesitas aprobación de los demás…
Tomas la crítica como algo personal…
Te desepera la soledad…
Manipulas para conseguir tus deseos…
Se desborda tu orgullo…
Tus fracasos te sumen en profunda depresión…
Culpas a los demás de tus fracasos…
O te echas toda la culpa de ellos…

Quienes me han leído constantemente, notarán que me he descrito en cada uno de los puntos anteriores. Mi autoestima necesita atención urgente. He sido mi mayor saboteadora. Por ello, ahora escribo al respecto. Ya no más.

Una vez que sienta que no me decepciono de mi misma, podré seguir adelante, y me encantaría encontrar la fórmula para compartirla con todos quienes me lean. Seguiré investigando…

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 41 times, 1 visits today)

(Visited 41 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Pitonizza, el primer y más importante paso es tener presente que si tú no te ayudas a ti misma, nadie lo va a hacer. Tú y nadie más que tú eres la única responsable de tu propio destino.

  2. Asi es Roberto, lo tengo presente, por eso estoy en mi camino, reconociendo mis debilidades y aprovechando mis fortalezas… tratando de ser mejor persona, para ayudar a los demás…

    Gracias por venir…

  3. Que chévere, Mujer, Psicóloga, dices que cocinas bien, madre responsable que mas puedo pedir, espero conocerte para demostrarte que no todos los hombres somos iguales.

  4. No sé cocinar tan bien, pero hago el esfuerzo… No pienso que todos los hombres sean iguales, de ninguna manera lo son… lo que sí creo es que suelen reaccionar de forma similar ante ciertas circunstancias.. ¿o no?

  5. Bueno en ese caso los dos podríamos aprender, veo que contestas pronto, ¿podrías darme tu mail para chatear y asi conocernos mejor?

Los comentarios se han cerrado.