Bajando el ritmo

Pronto estaremos quincena del segundo mes del año. Parece que ayer festejabamos el año nuevo, las semanas han volado casi sin darnos cuenta. El ajetreado ritmo de vida que llevamos la mayoría de quienes vivimos en ciudades grandes, que tenemos una profesión, e hijos por quienes velar, por lo general produce este efecto de tiempo que se escurre como agua entre los dedos. Ya casi estamos mediados de mes, hay que matricular a la niña en la escuela. Los clientes piden sus informes “para ayer”, la tarde pasa en un suspiro y pronto debo correr para llegar a mi destino… pero, siendo el tiempo tan veloz, ¿cómo es posible que la solución sea bajar el ritmo?

  • concientiza aquí y ahora. Mientras posteo esto, solo pienso en esto, no divago en imaginar el impacto que este articulo tendrá, si será de su agrado o si les parecera “new age crap”. No me importa. Simplemente veo aparecer las letras que salen de mi cerebro por las yemas de mis dedos. Nada más. Lo que suceda mañana sucederá.
  • disfrutar el entorno. El andar apresurado impide mirar las a veces caprichosas formas de las nubes, el canto de los pájaros, el aroma de la tierra mojada por la lluvia. Solo despertarse un poco más temprano podría darme los minutos que me faltan para ponerle un poco de paz al día.
  • dejar los problemas a Dios. O al karma. O al destino. No con esto significa que hay que despreocuparse. Hay que tener la entereza de caracter suficiente para saber hasta donde podemos alterar las cosas y solucionar los conflictos, sin insistir en preocupaciones, desquites, lamentos, venganzas, en fin. Haz lo humanamente posible y deja el resto al Cosmos.
  • goza de tus hijos. Los niños que hemos engendrado no son nuestros en realidad, solo están con nosotros para criarlos, dirigirlos, pero sobre todo, amarlos. Cuando sean mayores, se irán, y eso puede ser más pronto de lo que creerías. Aprovecha a tus hijos y transmiteles lo mejor de ti.

Estos consejos de ninguna manera se los estoy dando a uds. Los escribo para mi misma, para seguirlos yo, pues vivo ajetreada, apurada, acelerada, corriendo estresada. Bajaré el ritmo para poder disfrutar de los pequeños placeres de la vida, ese café amargo que tomo en las mañanas, esas caminatas hacia mi trabajo, la brisa del rio Guayas impidiendome prender un cigarrillo mientras paseo a sus orillas, la pequeña mano de mi hija aferrandose a mí. Esas sensaciones que me gritan que estoy viva y que a veces no las noto, por mi apretada agenda.

Buena semana para todos.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 45 times, 1 visits today)

(Visited 45 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Deberias ponerlos en practica ya que todo esto seguramente te producira mucho estres y el estres hace envejecer mas rapido, en vez de levantarte mas temprano acuestate menos tarde asi descansas mas y tu cuerpo podra desenvolverse mejor….

  2. Lo importante es disfrutar. Sin problemas o preocupaciones, todo sería aburrido, como que eso le de sabor a las cosas.
    Saludos.

Los comentarios se han cerrado.