#BeatCancer por la vida

El cuerpo humano es una “máquina” maravillosa, y mantener la vida es un placer. El organismo busca su propia energía de los alimentos, hay manjares deliciosos que deleitan el paladar. Respira tomando el aire que llega a los pulmones para luego distribuir el oxígeno a la sangre. Se hidrata tomando agua de los líquidos que ingiere, manteniendo la temperatura corporal mediante el sudor. Excreta los desechos, lo cual también produce alivio, al desahogar los intestinos y la vejiga. Su cerebro es un procesador superior a cualquier computador, que procesa información durante toda la vida, desde el nacimiento hasta la muerte. Se reproduce mediante relaciones sexuales, para las cuales no hay un periodo de celo determinado: en cualquier época del año el ser humano puede aparearse, siendo este uno de los placeres más gratos para la persona, especialmente para la mujer, que goza de multiorgasmos, totalmente innecesarios para la fecundación. Hablando de la mujer, uno de sus mayores atractivos, sus tetas, también son fuente de alimento para sus crías, las mamas producen leche materna que a más de alimentar al bebé, le provee de anticuerpos. El organismo tiene la capacidad de cicatrizarse y autosanarse. El cuerpo humano es una maravillosa “máquina”.

Sin embargo, a veces el organismo trabaja en contra. Aunque la alimentación haya sido sana, sin haber nunca consumido alimentos enlatados, con preservantes, colorantes, sin nunca haber fumado tabaco que implica llevar a los pulmones sustancias como alquitrán, y otros humos tóxicos; sin haberse expuesto a radiaciones solares u otras, sin nunca haber tenido contacto con metales pesados como el plutonio o el stroncio, llevando una vida saludable y ordenada, a veces el organismo trabaja en contra. Las células empiezan a mutar, a reunirse de forma anormal, a formar tumores, a crear lesiones en los órganos internos. Muchas veces, estas anomalías suceden sin que la persona lo advierta, sin síntomas ni molestias, hasta que es demasiado tarde.

El cancer no respeta edad, condición social, sexo, raza o actividad. Los dolores pueden volverse insoportables y el tratamiento es agotador y costoso. Cualquier órgano o parte del cuerpo puede ser atacado por el cáncer. Para salvar la vida, en ocasiones hay que extirpar, extraer, mutilar el cuerpo, introducir medicamentos letales o exponerse a radiaciones que maten el tumor. A veces no hay nada que hacer, sino solo esperar el desenlace.

Cuando una persona enferma con cancer, toda la familia enferma sicológica y anímicamente. Hay que brindar todo el amor, paciencia, comprensión y cuidados al paciente, tratar de entender por lo que está pasando, involucrarse en su tratamiento, apoyar incondicionalmente. Mientras más cercano sea el ser querido enfermo, más es el dolor y la angustia que pesa en la persona, es inevitable sentir impotencia, frustración, rabia… pero estos sentimientos no ayudan al paciente. El espíritu no debe decaer. Nunca hay que decaer.

Ebay está donando un centavo para las investigaciones por cada twitt que contenga el hashtag #BeatCancer. Contribuyamos de alguna forma para que los estudios continúen para tratar esta terrible enfermedad a la que todos estamos expuestos.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 33 times, 1 visits today)

(Visited 33 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

Leave a Reply