Cambio de mando en este blog

Hola, les saluda Eustaquio, el novio de Pitonizza. Llegó el día que mi pobre flaquita enloqueció. Les explico. Los últimos días ha tenido muchísima presión, a más de la tarea importantisima que la vida le encomendó siendo madre soltera, su trabajo como diseñadora en el cual debe atender personalmente algunas obras, está el trabajo que yo le impuse supervisando mi empresa. Para Pitonizza, los blogs son otro trabajo que ella quiere atender, y aquello la estaba minando. Le he sugerido en todos los tonos que deje los blogs o que los encomiende, pero ella siempre se ha negado, aquello inclusive ha sido motivo de peleas entre nosotros, solo que ella discretamente ha sabido ocultar los problemas que hemos tenido como pareja por motivos de los blogs.

Como muestra de infinita confianza, Pitonizza me ha dado las claves de los blogs, lo cual me ha hecho descubrir con horror que ella mantiene casi 10 blogs entre los que firma como Pitonizza y otros temáticos que mantiene de forma aparte. Ante la crisis de nervios que mi pobre flaquita enfrentó el día sábado, fue “de emergencia” a su terapeuta quien le recomendó reducir el tiempo que pasa conectada al mínimo, pues los trastornos somáticos estaban haciendo mella en su salud. Pitonizza me ha encomendado seguir escribiendo aquí, a lo cual yo me negué, pues no soy bueno escribiendo como ella, no tengo el tiempo ni la inspiración. ¿De qué puedo escribir? Este no es mi fuerte. De momento lo que haré es revisar los casi 70 drafts o posts en borrador que ha dejado mi flaquita para ver si los arruin… si los termino de escribir. Ya se me ha de ocurrir algo para evitar que sus blogs queden abandonados.

Como mi chiquita lo que sufre es “adicción severa al Internet”, una nueva enfermedad mental descubierta en ella, va a controlar el tiempo que pasa en Twitter, se alejará completamente de los blogs, y la tarea de moderar comentarios queda en mi poder, asi que seré yo quien leeré los dichosos comentarios de los, como ella les llama cariñosamente, “lectrolles“. Cualquier pute.a.dita, ahora me la harán a mí, eso sí, yo no les contestaré tampoco.

Pitonizza y yo confiamos tanto el uno en el otro que yo le encomendé mi empresa y ella me ha dado las contraseñas de su blog. Yo podría suprimir este blog, y ella podría alzarse con mi plata y fugarse. Somos el uno para el otro, solo que ella sabe tanto de números como yo de blogs. Esperemos que las próximas semanas no haya un par de blogs abandonados y una empresa en la quiebra.

Eustaquio de Rios
(no supe como hacer para que mi nombre salga como autor de esta entrada, cuando ella venga que lo corrija)

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 43 times, 1 visits today)

(Visited 43 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

Leave a Reply