Cambios de visión en política y religión

¡A los tiempos un post personal! ¡Había olvidado que tengo blog! He pasado enfrascada en otros proyectos que me han alejado de pitonizza punto com. He dejado Twitter en un 90% y más ahora que extendieron la longitud de los tuits, actualización que repudio, como toda veterana ex gloria de Twitter del 2009. Por tanto, mi presencia virtual en Twitter se ha reducido a intervenciones para “bitchear” a Interagua, o para asegurarme de algún temblor. Los demás tuits son enviados por un plugin que tuitea por mí, artículos pasados.

Muchos de esos artículos, sobre todo los anteriores a 2010 ya no representan de modo alguno mi manera de pensar actual. Mi caracter se ha dulcificado —razón por la cual dejé de identificarme con una imagen gruñona con el cejo fruncido—. Ya no escucho solo Depeche Mode. Ahora por lo general escucho Radiohead, o música experimental. Sonidos de la naturaleza. Música chamánica. Cuencos tibetanos. Música del mundo.

Mi forma de pensar ha cambiado tanto, que tendría que borrar muchos artículos para evitar aclarar cosas como que ya no tengo tendencia política, me volví totalmente apolítica, hippie antisistema. Lo digo porque en posts anteriores al 2011, yo era fanática del partido político de turno, y digo fanática porque eso era. Estaba cegada por un color, veía todo por un filtro engañoso. Por eso, retiro todo lo que dije en 2010 en cualquier artículo con el tag “polítíca”, etiqueta que no pretendo volver a usar porque ya entendí que la política es una artimaña manipulada de formas que favorecerán siempre a los mismos.

En cuanto a mi arrogante ateísmo de Internet, mantengo mi repudio a las religiones organizadas que controlan masas y esconden crímenes. Pero comprendí que eso nada tiene que ver con la divinidad. No es mi deber juzgar o denunciar. Mi deber es rescatar lo bueno de todo. Por eso, ahora veo lo bueno que el catolicismo dejó en la vida de mi madre, por ejemplo… ya no me desgasto luchando contra molinos de viento, las ideas de los otros son fijas:

¿por qué en lugar de juzgarlos, criticarlos, menospreciarlos mejor trato de entenderlos?

Y empecé a hacerlo, y ahora he podido intercambiar sonrisas y conversaciones con testigos de Jehová, católicos, mormones… ¡Sí! Se siente genial no juzgar, no criticar ni menospreciar, sino ver esa vehemencia con la que Testigos de Jehová, Católicos y Mormones han encontrado felicidad desde distinos y a veces irreconciliables credos. Las personas somos tan diversas, que era lógico que cada uno vea el mundo y lo divino desde una perspectiva diferente. Desde que no juzgo, critico o menosprecio a los cristianos, me beneficio con su luz. Por ello, retiro mis palabras de arrogancia atea de mi etapa nihilista. ¿Y que si ahora yo creo en Dios? Eso es material para otro post.

© 2017, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2017, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 23 times, 1 visits today)

(Visited 23 times, 1 visits today)

Comments Closed

Los comentarios se han cerrado.