Casi me roban, casi me matan

Se me hizo tardísimo. El cielo estaba más gris que anaranjado, la gente copaba las calles saliendo apresuradas de sus trabajos, tropezandose unas con otras, la 9 de octubre se volvía estrecha. Mujeres de bancos, oficinas, hombres enternados, chicas y chicos de colegios. Yo debía trotar, pero se me vería ridícula, y lo más seguro es que atropellaría a más de un transeúnte despistado y lento. Así que simplemente avanzaba a paso rápido. Como cada paso que doy equivale a 3 pasos de una persona normal, puedo reducir el tiempo que me toma atravesar la avenida hasta llegar a mi destino. En la intersección de Escobedo y 9 de octubre, se me ocurrió ver la hora en mi celular, mi humilde nokia 5310. Al sacarlo del bolso, una bicicleta con dos mozalbetes se aparece de la nada y pasa rozandome. En fracciones de segundos, cual gacela atacada por una fiera, di un brinco y me inmiscuí entre dos mujeres y un hombre que esperaban el cambio de luz del semáforo. Obviamente, los 3 se asustaron y me miraron raro. Los pillos en la bicicleta rieron y se dieron una vuelta y se pusieron a mis espaldas, amenazantes. Entonces hice lo que cualquiera en mi lugar habría hecho. Lancé mi cuerpo a la calle, prefiero morir aplastada que regalarle mi celular a dos pobres ladronzuelos que seguramente lo venderían en 5 dolares para comprar droga. El instinto de conservación me hizo saltar casi sobre el capó de un auto blanco. Desde su interior, una mujer peliteñida, de esas guapas, me insultó con justa razón. Y solo atiné a decirle “es que casi me roban, lo siento”.

Recién por el banco de Machala (4 cuadras después) me topé con unos patrulleros, a quienes les chismeé acerca de los mozalbetes, que quien sabe hicieron de la suya ya en la avenida Boyacá, hacia donde se dirigieron tras mi veloz huída. Los pacos, para variar estaban mirables, pensaron yo les coqueteaba mientras les describía a los potenciales rateros.

Es una lástima que esos muchachos, que no traspasan la barrera de los 15 años, causen miedo, repudio, intimiden sobre una bicicleta, con ropas raídas y sonrisa desdentada, rostro cruzado de cicatrices, y seguramente un estómago vacío que les empuja a atacar a una mujer. Es injusto, ellos deberían estar haciendo algo útil, son jovenes, pero están malnutridos, su mente está ociosa, sus manos delinquen, sus ojos cargados de sorna y desprecio por el prójimo. ¿Culpa de ellos? ¿Este maldito régimen capitalista que intercambia bienes y servicios por dinero metálico? ¿Karma?

Vivimos ensimismados, aquella mujer que casi me atropella iba en su burbuja de metal, con su peinado intacto y el audífono bluetooth, aislada de la realidad que se vivía a pocos metros. Ella seguramente me tachó de insensata al lanzarme de manera irresponsable a su capó. Ella tiene la suerte de ir cómoda, sin tropezarse con la “chusma”. Y talvez me apresuro a emitir un juicio, quién sabe si la preocupación por pagar la cuota del carro se unió al espanto de casi matar a una flaca histérica.

Sí, tuve una tarde rara. Al final, el susto pasó. Para mí, pues mi celular está a salvo, mi alma sigue viviendo dentro de mi cuerpo. Para la rubia, quizá el susto pasó, ya debe haberse olvidado del percance. ¿Pero los muchachos? ¿Habrán tenido que robar para comer? ¿Y si los pacos guapos se comunicaron por radio con los pacos feos que estaban en Boyacá y detuvieron a los ladrones-niños? Es una pena. A veces la vida real supera toda ficción.

(Visited 2 times, 1 visits today)

Facebook comments:

Comments

  1. Re rayos, la verdad yo a veces pienso que Cuenca es peligrosa pero pues, no he tenido episodios así. Y ese celular no es modesto oe! Je je, vieras el mío.

  2. es gracioso … la técnica de lanzarse a la calle antes de ser asaltado prueba una vez más que da frutos… pensé que nadie más pensaba de esa forma…

    Todo esto es un círculo vicioso … todo el mundo está acelerado … emproblemado… apurado … hasta cierto punto paranoico …

    Que bueno que no te haya pasado nada grave…

  3. pffff el otro día al salir de la u casi casi en la puerta de espol peñas, iba caminando a coger la metrovía e iba sacando mi billetera cuando me dió por levantar la mirada y ver a 2 sujetos LAMPARISISISISIMAS que tenían toda la disposición de robarnos (ya que iba acompañada) todo fué en segundos al ver a esos tipos ni **** saqué mi billetera y menos mal mi amigo no tenía su iPod, se nos acercaron y todo fueron segundos horribles, luego nos siguieron pero como entramos a la parada de la metrovía se fueron de largo…
    Estos ladronzuelos ya no respetan naaaaaaaaada y disgo esto porque en la metrovía hay guardía afuera de mi u también, imagino que por eso lo pensaron mejor e iban a seguirnos para robarnos más adelante pero no contaban con que agarraríamos metrovía…
    Este es mi testimonio de cuasi asalto actual… Porque hay que vivirlo para contarlo jajajajaj

  4. Voy a copiar a mi “querido” presidente y el ministro de gobierno:
    Pitonizza, eso no ocurrió, probablemente fue solo tu percepción!!

    Vamos, probablemente lo soñaste…, bueno, parece que así lo toman ellos, no?. Supuestamente en este país todos estamos seguros, poco mas y nos parecemos a los paises escandinavos para nuestros mandatarios.
    En donde trabajo hay gente asaltada a diario, ya que son extranjeros que vienen con sus mochilas, laptops, ipods y demás, y si, Cuenca está bastante peligrosa, te roban en cualquier lado, y de las formas mas novedosas…. (O será solo mi percepción?..)
    En fin, la anécdota más chistosa que he oído acerca de robos es la de un pana que le robaron unos zapatos Nike shox o algo así, pero la cosa es q el cargoso del ladrón tuvo la paciencia de probarse los nike antes de irse con ellos, y no contento con la perfecta medida, le obligó a este pana a ponerse sus pezuñentos KIT, que en verdad olían como si los hubiera usado un muerto, jajaja, ya no sen encuentran ladrones con sentido del humor (humor muy negro por cierto) en estos días..

    Realmente como van las cosas, como que nos vamos acostumbrando a esto, porque empeora, y ahora con las navidades, uyyy, pilas todos con sus cosas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>