Image

Archive for Vida

Introspección para encontrar la libertad

Valiéndome del pensamiento introspectivo que suelo practicar la mayor parte del tiempo, he encontrado dentro de mí los roles que he jugado en diversas etapas de mi vida. Desde pequeña, en la escuela de monjas, siguiendo sus guiones, totalmente apegada a sus reglas, que luego cuestioné. Es que desde que tengo uso de razón me he estado preguntando ¿quién soy yo? ¿A qué vivimos? ¿Por qué no nací árbol o medusa?, ¿Por qué tuve que nacer persona? ¿Qué es el cosmos? Me lo he preguntado siempre y eso me ha mantenido lejos de la vida social de la mayoría, siendo ignorada desde los juegos de la infancia, hasta las reuniones de la comunidad barrial. No soy invitada, me ignoran. Y yo así nunca participé de lo que la sociedad imponía a los diferentes roles que encarné. Yo también los ignoré sumergiéndome en mi impenetrable introspectividad.

 Seguir leyendo... (593 words, estimated 2:22 mins reading time)

Manabí se va a levantar

Las consecuencias del desastre empiezan a verse en rostros y voces que nos desgarran el alma. Esa fibra nos dolió tanto, que la ayuda solidaria no se hizo esperar. Mas sin embargo, esta ayuda se empaña con críticas ante los modos de donar de cada uno, o las apariciones oportunistas de políticos y candidatos para figurar como Mesías salvadores, usando la tragedia ajena para fines particulares, no altruistas. O misses repartiendo Biblias en vez de vituallas, comida, agua al menos de la llave. Y aún más excecrable: los delincuentes que roban y revenden las donaciones a los damnificados. Sí, hemos visto cosas indignantes. Y no las vamos a callar, las debemos denunciar. Pero en este artículo no quiero detenernme en esos aspectos desagradables.

 Seguir leyendo... (538 words, 2 images, estimated 2:09 mins reading time)

Lecciones post-terremoto

Ayer los ecuatorianos vivimos un sacudón como no lo recordábamos desde el gran terremoto de agosto de 1979, que yo lo recuerdo muy vívidamente, especialmente luego de este sismo que me ha sacudido mis cimientos personales. Yo tenía 6 años, estaba en la escuela, en el aula de clases. Habrán sido las 9 de la mañana, supongo… Una niña estaba recitando algo sobre la bandera, cuando la escuela se convirtió en una casa de juguete que era sacudida de lado a lado. Los pupitres salieron disparados hacia la pizarra. No recuerdo más que nosotras en la mitad del patio de la escuela, con nuestras cabezas entre las piernas. Mi abuelita me fue a recoger a la escuela para llevarme con mis padres. En el trayecto a casa vi edificios desmoronados, calles levantadas, escombros, ambulancias, llanto. Cuando llegamos a casa, mi horror continuó: mi mamá ni mi papá ni mi hermana estaban en ahí. Habían salido a buscarme y nos cruzamos. En esas épocas no había Facebook para marcarse “safe” de modo que lloré mucho. Eso me marcó.

 Seguir leyendo... (881 words, 1 image, estimated 3:31 mins reading time)

En el Umbral de la Vida

En 1990 yo estaba en el umbral de la vida. Creía que podía comérmela entera, que nunca me iba a pasar nada malo, que no iba a envejecer ni a tener que trabajar en cosas aburridas. Mi mayor tecnología era mi grabadora —tuco de grabadora— y mis audífonos esponjosos. Creía en un futuro lleno de gadgets electrónicos como los de los Supersónicos, y yo juraba que los tendría todos. Estaba obsesionada por subir de peso y por eliminar el recio acné de aquellos días. Creía en Dios y en que un día no necesitaríamos gobierno porque entenderemos que el mundo es una casa grande y si todos juramos no hacerle daño a nadie, no necesitaríamos nada, ni fronteras ni militares, ni candados ni alambres de púas. Cada quien se dedicaría a lo suyo y lo comerciarían con acuerdos justos, sin estafar a nadie, sin robar a nadie. Eso era lo que yo creía cuando tenía 17, en 1990.

 Seguir leyendo... (763 words, 1 image, estimated 3:03 mins reading time)

Acostumbrada a lo mejor

Una de las bendiciones que trajo consigo la crisis económica, es que me alejó de “moles” y centros comerciales empujándome a mercados y plazas, a kioskos llevados por sus propios dueños, que valora a su clientela con una sonrisa y a veces, una yapa. Yo, que había estado acostumbrada a lo mejor, que no me subía a buses ni taxis, ahora disfruto de anecdóticos viajes buseteros. Yo, que había estado acostumbrada a lo bueno, no tenía idea de que lo que es realmente bueno no necesariamente cuesta más caro. Hay valores que no se reflejan en el precio. Ni en la vitrina con luces y oropeles diseñada expresamente para vender.

 Seguir leyendo... (351 words, estimated 1:24 mins reading time)

Amor en todo

Aunque parezca frase trillada de cancioncilla comercial, el amor es la respuesta a todos los problemas de la humanidad. El amor es un color que tiene infinitos grados, con adicionarle un poquito de compasión obtenemos solidaridad. Con agregarle unas gotas de apreciación conseguimos agradecimiento. En la colaboración encontramos otros matices de amor y soporte, trabajo en equipo por un beneficio en común. Todos estos valores son grados de amor, consideración, generosidad, respeto, apreciación y positivismo, la solución a los males de la humanidad.

 Seguir leyendo... (973 words, 1 image, estimated 3:54 mins reading time)

Lugares a los que preferiría ya no ir

Los últimos meses, para ser más precisa, las últimas semanas, mi vida ha venido experimentando cambios. Cambios de actitud y punto de vista que están moviendo mi destino en otra dirección, justamente la dirección a la que yo he aspirado siempre. En otras palabras, estoy haciendo cambios dirigidos por mi atención, fuerza de voluntad y apreciación hacia lo que ya tengo hasta este momento. Soy dueña de mi destino.

Los lugares son como escenarios, y estos definen en cierta medida nuestra actitud, mueven nuestro interés y claman por nuestra atención de distintas formas. No es lo mismo un paseo en el bosque que tener que pasar un tiempo en uno de los siguientes lugares:

 Seguir leyendo... (949 words, 1 image, estimated 3:48 mins reading time)

Estereotipos en torno al Síndrome de Asperger

A mí ya me descalificaron por ahí para hablar sobre el Síndrome de Asperger con un contundente “tú no eres aspie” o “¿quién te diagnosticó?” o el condescendiente “no te pongas etiquetas”, “hay gente con verdaderas discapacidades”. Tras un par de tests de evaluación que arrojaron elevados índices de anormalidades en mis relaciones con mis pares, entre otras cosas que ya no recuerdo, al final me asumo como Aspie.

 Seguir leyendo... (1448 words, 1 image, estimated 5:48 mins reading time)

Enamórense y cuéntenmelo.

Me encantan las historias de amor. Ya me contaron por ahí algunas, encuentros inesperados, lugares inusitados, tiempo compartido entre problemas y alegrías, como las que dan los hijos, como las que dan la vida. Me contaron en secreto algunas intimidades, y por pudor y respeto a quién me lo contó, no repetiré, pero no puedo evitar llevarme de sus historias pequeños retazos para vestir personajes futuros. Les copiaré los pasos que dieron, los besos que se dijeron entre sombras y a plena luz. Recrearé esos diálogos indecisos de las primeras salidas, añadiendo en los avances provocadoras palabras que resultan en caricias torpes al principio, haciéndose más osadas cada vez. Calcaré esas caminatas que me describieron, las pondré en otros sitios del planeta, alteraré sus historias sin exponer sus pedazos de vida, sin ser infidente, sin ser indiscreta.

 Seguir leyendo... (174 words, 1 image, estimated 42 secs reading time)

Mi definición de libertad

Con respeto hacia el entorno y los demás, y estando consciente de las responsabilidades que se generan al ejercer el uso de mi libertad.

Si gustas, deja una propina para este artículo.

No hables sobre lo que no te gusta

Trata de no pensar en un elefante. Ajá, por eso, no hables sobre lo que no te gusta. El hacerlo solo le da fuerza a esa realidad, la alimenta, la pone por doquier, la hace aparecer por todos lados. Desde que ya no me quejo del regetón ya ni siquiera sé cual es el “éxito del momento”. Igualmente, no tengo que quejarme del fútbol, a nadie le importa que a mí no me gusta. ¿Para qué perder el tiempo pensando en eso?

 Seguir leyendo... (222 words, estimated 53 secs reading time)