Image

Archive for Vida

Mirar a los ojos

pitonizza ojosMirar a los ojos es asomarse al interior del otro. Admito, no soy dada a mirar a los ojos, siempre tuve esa dificultad. Tenía que llegar a un grado de intimidad muy alto para que yo permitiera que simultáneamente mis ojos se encontraran con los de otra persona. En esas épocas en las que no tenía estabilidad en mi vida sentimental, y me “enamoriscaba” de cualquier romance ocasional, intentaba sumergirme en los ojos de mis amantes y buscar algo a qué aferrarme. Nunca encontré razones para quedarme. Y se volvió un círculo vicioso: no miro para no enamorarme y nadie se enamora de mí porque esquivo la mirada. Escondí mis ojos tras gafas oscuras y evitando mirar a mi interlocutor por años. Hasta ahora.

 Seguir leyendo... (379 words, 1 image, estimated 1:31 mins reading time)

Y para qué es que vivimos la vida

Con una de mis gatas, disfrutando de la vida.

Con una de mis gatas, disfrutando de la vida.

Una de las cuestiones que han sido omnipresentes en mi vida ha sido justamente la razón por la cual estamos vivos, o mejor dicho, estamos conscientes de que lo estamos. Es justo sabernos vivos, entes independientes que tienen la oportunidad de relacionarse entre sí, a diferencia de los otros animales de los cuales algunos ni siquiera se reconocen en un espejo. Los humanos somos los únicos -o al menos que yo sepa- que nos vestimos, modificamos nuestra apariencia, buscamos esa aprobación de los demás, reafirmar ciertas preferencias, expresar quienes somos por medio de nuestra imagen. Los seres humanos tenemos muchas maneras de buscarnos la vida, ya sea trabajando o aprovechándose de otro humano. Los trabajos que podemos hacer son tan variados como las culturas, habilidades, descubrimientos, servicios que podemos brindar, cosas que podemos cultivar, crear, confeccionar, inventar. Pero nada de eso aún contesta la pregunta ¿para qué vivimos?

 Seguir leyendo... (1280 words, 3 images, estimated 5:07 mins reading time)

10 formas de salirse del “sistema”

Para la palabra “sistema” propongo la definición “marco de ideas y estilos de vida políticamente correctos en los que un grupo de gente trabaja para otro”. No sé si esa sea el concepto del autor de esta viñeta que apareció hoy en mi muro y que tiene muchos matices para colorear y discutir.
top 10 ways to fuck system
Les paso a continuación mi traducción/adaptación al español.

 Seguir leyendo... (1682 words, 4 images, estimated 6:44 mins reading time)

  1. Compra en tu localidad, no a grandes corporaciones.
  2. Planta un huerto. Cultiva orgánico.
  3. Sé autosustentable. No dependas en tus comidas, agua y fuentes de energía.
  4. Protege a los niños. No los vacunes, mutiles ni mediques.

Aceptación

Por casi toda mi vida, el término “aceptación” me recordaba al conformismo del que siempre he huído. La acción o efecto de aceptar me sonaba a conformarse. Lo sentía como una actitud resignada, que no espera una mejora pues acepta. Qué tan lejos de la verdad estuve… Aceptar es vital para tener una actitud en la vida que sea positiva y no vaya contra la expansión a la que deberíamos todos apuntar. Pero ¿qué es lo que diferencia a una persona que acepta una situación que no puede cambiar de una persona conformista?

 Seguir leyendo... (586 words, 1 image, estimated 2:21 mins reading time)

Los propósitos de fin de año menos cumplidos

La Navidad dejó de ser relevante para mí cuando mi padre se negó a seguirme comprando regalos, allá por el 91. Siendo el fin de año el cierre de un ciclo evidente, desde entonces -y creo que desde antes-, empecé a hacer listas de propósitos para el año nuevo. Tengo montón de esas listas, siempre escritas en la privacidad de un cuaderno que nadie más pueda leer, más el código indescifrable que constituye mi escritura manuscrita que puede confundirse con letras árabes, pero más ilegibles… Con la llegada de Facebook, hay quienes escriben ahí sus propósitos, los cuales suelen ser repetidos por otras personas que se proponen lo mismo. Pero a juzgar por lo que se ve, son propósitos que se quedan en el papel, o en este caso, sepultados en el timeline de FB. Los propósitos menos cumplidos pero más repetidos son:

 Seguir leyendo... (733 words, 3 images, estimated 2:56 mins reading time)

¿Por qué escribir erótica?

Cuando uno descubre la narrativa erótica, la necesidad de encontrar más se vuelve como un vicio, un constante devorar de letras que para mi gusto, no estaban sazonadas de la manera que me gusta. Títulos recurrentes, personajes planos, poco alejados del cliché. Algunos relatos equivalen a una película porno de bajo presupuesto. Descripciones vagas, pues ¿alguien se fija en la decoración, el vestuario, la iluminación en un video de baja calidad en cualquier página de contenido xxx? Pues da igual. El escritor se limita a contar un guión simple, un acto repetido, un final predecible.

Maja Desnuda

Maja Desnuda

 Seguir leyendo... (527 words, 3 images, estimated 2:06 mins reading time)

Ideas para cuando se te acaban las ideas

¿El oficio de escribir depende de la inspiración? Para quienes intentamos vivir de escribir a veces, ni el dinero es incentivo. Los temas se acaban, las ideas menguan, y las palabras tardan en aparecer en la pantalla. ¿Qué hacer?

La falta de disciplina al escribir se lleva mucha parte de la culpa de mis bloqueos creativos. Era cuando más escribía cuando más ideas tenía. Otro factor que afecta la “producción” de palabras es la pasividad al recibir información, es un equivalente al sedentarismo. Pasar mucha parte del día en Facebook tiene como consecuencia esa enorme pasividad donde permites que tus amigos y contactos sugieran los temas y al comentarlos, te dejas envolver y pierdes todo control del tiempo. Al menos así pasa conmigo. Y todavía no tengo ideas, tal y como como me lo vaticinara un hater hace montón de tiempo: se me secó el cerebro.

 Seguir leyendo... (645 words, 1 image, estimated 2:35 mins reading time)

Y tú ¿sabes quién eres?

Cuando te preguntan quién eres, por reflejo dices el conjunto de letras que conforma la definición de tu individualidad. Pero cuanto te preguntan a fondo quién eres, ¿lo puedes contestar con tu nombre? Hay muchas personas que se llaman igual y son diferentes. Un nombre propio no es definición. Cuando un desconocido en un entorno conocido te pregunta “quién eres” tu respuesta no siempre va a ser igual. “Quién eres” se contesta en estos casos con el rol que desempeñas que supones le interesa al que te pregunta. Si te lo preguntan, tu respuesta al “quién soy” va a variar de acuerdo a quien te pregunta. Por ejemplo, si llegas a una recepción de un consultorio medico, a la persona encargada no le dices quien eres según tus “dolencias”. A ella le interesa quien eres según el formulario de pacientes que tiene que llenar. Es lo único que le interesa de ti a cualquier persona “for default“.
En un entorno público como en un parque o un estadio, un edificio estatal o una calle transitada, las personas alrededor son como extras, a veces incluso son como parte del decorado, hay quienes no se percatan de la presencia de otros, y obviamente que no les interesa quienes son. En cambio, cuando estos entornos involucran a otros y las interacciones se vuelven frecuentes o relevantes, intentamos averiguar “quien es” esa persona que llamó mi atención. Y si a esto añadimos las intenciones, habrán algunas personas que se van a interesar en saber quién eres, desde un novio celoso, hasta a la nueva vecina. Cada quien se interesa en quién eres por las intenciones que tenga. Sin embargo, a quien más le debería interesar quien eres es a ti mismo.
“Quién eres” es una pregunta que no se contesta solo con referirte a tu edad, sexo, tendencia sexual, etnia, nivel cultural, estado financiero, aunque muchas veces contestamos quienes somos respondiendo otras preguntas. O contestamos en nombre de colectivos. Otra forma de contestar mal el “quién eres” implica mencionar lo que tienes o lo que haces. También hay situaciones temporales que a veces se funden con el ser, sobretodo condiciones muy relevantes como estar embarazada, enamorada o enferma. Pero esos son estados, no representan tu SER.
Como persona básicamente tenemos 3 acciones: hacer, tener y … adivinaron: ser.
Confundir el “tener” con el “ser” conlleva a frustraciones cuando pierdes tus posesiones, o cuando se te dificulta adquirir más. Dejas de apreciar el presente para añorar algo que no tienes. O te preocupa perder lo que tienes. Caes en las trampas del consumismo y te vuelves una rata en una carrera por tener más cosas o pagar deudas, una carrera que te anula. Separando el tener del ser, pone las cosas en perspectiva dándole la importancia que merece tu SER.
Confundir el “hacer” con el “ser” te limita. Si crees que una persona en el rol que juegas en la sociedad no “hace” algo por ser “indebido” te estás limitando. Si te cohibes en tus gustos y preferencias para encajar con tu entorno o zona de confort, te estás limitando. Si juzgas a una persona por lo que hace aunque esa persona con su acción no afecta directamente tu vida, te estás limitando, porque el prejuicio es un límite mental. Separando el hacer del ser te da nuevo valor, el que tienes como persona, como ese SER individual aunque haga cosas que muchos otros hacen.
Muy importante además resulta entender las circunstancias y separarlas del SER. No somos lo que estamos. Situaciones a veces muy serias como enfermedades desastrosas o accidentes imprevistos nos alejan de quienes somos al ponernos en un estado de depresión o ira. El dominio de esas emociones ya sea por vias personales o con ayuda profesional es indispensable para liberar a tu ser de la carcel de preocupaciones. Las adicciones también son estados que perturban el descubrimiento del ser, y también deben ser reconocidas y controladas.
Otra cosa indispensable para descubrir tu SER es reconocer cuales ideas son originalmente tuyas y cuales han sido indoctrinadas e interiorizadas en tu ideario. Debes mantener tus ideologias siempre separadas de tu ser, que una ideología nunca te dicte que hacer o querer tener. Eso lo debería dictar tu SER.
¿Qué es el “ser” entonces? Tenemos que despojarnos de las máscaras que nos hemos ido poniendo en la vida y reconocer la sensibilidad, la empatía, el reconocernos en los demás. Reconocer nuestras flaquezas para entender nuestros ritmos, y apoyarnos en nuestras fortalezas. Hay que prestarle seria y completa atención al tipo de persona que eres: si eres de exteriores o más de estar en casa, si te gustan las fiestas y la algarabía. Todo lo que te divierte es parte de tu SER. Por eso es importante jugar y convertir a estos juegos en métodos de autoconocimiento.


Cuando sabes quién eres eliges mejor tu profesión, lo cual te dará un empleo que te llene de satisfacciones profesionales. Cuando sabes quién eres, eliges más acertadamente tu pareja, se pueden relacionar de forma muy intima a niveles que no se pueden comparar con las relaciones con cualquier otra persona. Una vida de pareja feliz te llena de plenitud.
Cuando conoces tu SER te vuelves inmune a propagandas, sectas o lavados de cerebro. Quien conoce su SER no se deja inyectar ideas ajenas, pero es suficientemente honesto intelectualmente como para reconocer una idea errada y simplemente cambiarla. No se aferra a ideas caducas para no traicionar la coherencia con lo que ES.
Cuando reconoces tu SER no te dejas abatir por críticas ajenas. No necesitas un tratamiento especial, tú sabes quien eres y no esperas reconocimiento ajeno, porque tú ya te reconociste y con eso te basta. Cuando reconoces tu SER no te dejas nublar por alabanzas o la admiración ajena, pues estas consciente de lo falible de ser humano, y dejarte llevar por adulación ajena te pone en desventaja pues el endiosarte te aleja de tu esencia como SER HUMANO.
La vida es la oportunidad que tenemos para conocernos. Vivir experiencias diferentes, explorar lugares diferentes, nuevas rutas. Mudarse de ciudad, cortarse el pelo como nunca lo habría imaginado. Aceptar los obstáculos como parte del juego. Y esperar esa gran recompensa que es llegar a conocerte y darte la vida que te hace feliz.

Cabello de colores

Iba a contarles la aburrida historia del por qué me decidí a llevar el pelo de todos los colores del arcoiris. Pero para no aburrirlos con eso, mejor les haré una lista de cosas que solo entienden quienes tienen el cabello de fantasía:

 Seguir leyendo... (724 words, 1 image, estimated 2:54 mins reading time)

  1. La decoloración es tu nemesis, especialmente si eres como yo, de cabello azache oscuriiiiisimo. Para llegar al nivel adecuado para colocar color fantasía tuve que pasar por varias decoloraciones que me costaron mucho dolor, literal dolor pues me quemé el cuero cabelludo en la primera vez que lo intenté. Es que yo daría mi cabeza en bandeja de plata por ponerme esos colores pasteles.

Sobre escribir un libro

¿Cuales eran los 3 objetivos del hombre? No recuerdo. Me rehuso a preguntarle a Google. ¡Ahhh, ya! Tener un hijo, sembrar un árbol y escribir un libro. Ya me acordé. Tuve a mi hija y la estoy criando en libertad, cada vez que me dice que me ama mientras me demuestra que es una gran niña con gran potencial, siento que ese objetivo lo tengo casi logrado a saciedad. Intento sembrar, al menos ya el pulgón no puede con mi croto, transplanté con éxito el helecho sobreviviente. No tengo un suelo aún para sembrar un árbol. Porque sembrar el árbol y ya, es como tener el hijo y dejarlo a la deriva. El chiste del árbol es regarlo, es lo mismo que criar al hijo. Y sobre el libro. Ah, el libro. En eso me encuentro.

 Seguir leyendo... (408 words, estimated 1:38 mins reading time)

Enfrentando a tus demonios

¿Cuántos de nosotros nos pusimos el avatar de arcoiris en FB para mostrarnos abiertos y liberales, pero no contemplamos la posibilidad de que un ser querido se manifieste abiertamente gay? ¿Cuántos de nosotros condenamos la tala de árboles pero apoyamos la destrucción de plantaciones de cannabis? ¿Cuántas personas cambian de posición en cuanto al aborto cuando una de sus hijas adolescentes sale embarazada? ¿Cuántos nos decimos tolerantes siempre y cuando no nos toque a nuestras puertas uno de nuestros demonios?

 Seguir leyendo... (430 words, estimated 1:43 mins reading time)