Image

Archive for mujer

Venus de Willendorf: mi homenaje

Hace más de veinte mil años, una mujer robusta de pechos amplios, muslos generosos, labios vaginales hinchados y vientre expandido, quizá por los múltiples embarazos que dan cuenta de su fertilidad, fue inmortalizada en una estatuilla que el día de hoy cumple ciento ocho años de haber sido descubierta en Willendorf, baja Austria, a la orilla del Danubio. El culto a la figura femenina en el paleolítico ha evolucionado hasta nuestros días donde la explosión demográfica se ha vuelto un problema. Ya no somos la especie amenazada oculta en cuevas, sin mayores defensas contra los grandes depredadores. Vivimos en cajas de concreto impenetrables, y las mujeres pueden planear cuántos hijos tener, cuándo, incluso se los sacan a voluntad. Hoy se rinde culto a figuras femeninas también exageradas, con glúteos y senos rellenos de implantes, labios deformes y pómulos operados. La mujer sigue siendo un ícono a la sexualidad, pero ya no para servir a la meta de poblar la tierra, sirve a la meta de vender productos.

 Seguir leyendo... (364 words, 1 image, estimated 1:27 mins reading time)

Por qué dejé los cosméticos industriales

Dejé de maquillarme y comprar todo tipo de producto para la higiene personal que provenga del petróleo por las mismas razones que los algunos vegetarianos dejan los productos cárnicos: por salud y por ética.

Por salud por la sensación de bienestar general que me acompaña desde que dejé por completo de maquillarme. Ahora incluso durante ciclos que antes me ocasionaban molestias, como mis periodos femeninos me siento muy bien, y mis niveles de energía a lo largo del día son mucho más elevados. Siento ligereza en mi cuerpo desde que dejé de aplicar desodorantes industriales, shampoo industrial, protector solar a base de petróleo y minerales tóxicos. Ni siquiera perfumes o colonias industriales. Lo dejé todo. Sin embargo, desde siempre he sido muy meticulosa en mi aseo personal. En mi búsqueda de alternativas reemplacé las cremas por aceites naturales. Empecé a investigar sobre la cosmética vegana, natural. Y el bienestar traspasó mi cuerpo físico para llenarme el espíritu de una felicidad nunca antes sospechada.

 Seguir leyendo... (694 words, 1 image, estimated 2:47 mins reading time)

En la cocina, con amor

Hace indeterminado tiempo, empecé a hacer cambios en la alimentación de mi familia, que constituían “sacrificar” el facilismo que nos ofrecen las comidas de sobre, enlatados y cenas congeladas, con la forma tradicional que tenía mi madre para alimentarnos. Los beneficios se dieron de forma rápida. Cuando dejé de fumar tabacos, empecé a “redescubrir” los sabores. Una cosa me llevó a la otra y el día de hoy, cocinar dejó de ser la rutina aburrida y cansina, para convertirse en un ritual de amor para servirle a quienes más amo en esta vida.

 Seguir leyendo... (921 words, 2 images, estimated 3:41 mins reading time)

¿Cuarentona yo?

Llegar a los cuarenta es un hito que no a todas les enorgullece alcanzar, por ello utilizan el eufemismo “tengo pasados los 30 años” cuando en conversaciones es sencillo deducir que vivieron su temprana infancia en los tranquilos y nostálgicos setenta. Obviamente tienes más de 30. Tienes 40. Admitir la “cuarentonidad” es saberse ya fuera de onda, pasada de años, acercándose a la temida menopausia que es como un cuco para algunas el solo imaginar que la vida fértil ha terminado y que una nueva etapa empieza. Porque yo lo veo todo como etapas, para mí todo es novedad. Y les voy a contar aquí como me siento siendo una “señorona cuarentona”.

 Seguir leyendo... (842 words, 3 images, estimated 3:22 mins reading time)

Oración a la mujer

Mujer nuestra.
Que estás en la tierra.
Planificados sean tus embarazos.
Acepta como sea tu cuerpo.
Hágase tu voluntad en libertad y sin hacer daños a terceros.
Danos hoy la expresión de tu feminidad todos los días.
Perdónate tus histerias, así como nosotros las entendemos
Y no te dejes vencer por el machismo
y líbrate del feminismo odia hombres
Amen. Sin tilde.

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mujeres antifeministas

¿Cómo es posible que una mujer se haga antifeminista, que se ponga en contra del movimiento que lucha por los derechos de las mujeres…? Haré un poco de historia para explicar mi caso, cómo llegué al antifeminismo y por qué insisto en alejarme de cualquier etiqueta. No me extenderé en detalles, pues este artículo tiene invitadas especiales, así que en otro artículo me extenderé con mis razones para darle la espalda al feminismo.

 Seguir leyendo... (2569 words, 1 image, estimated 10:17 mins reading time)

¿Por qué nos arreglamos las mujeres?

Aunque no estemos descompuestas, las mujeres nos “arreglamos” en mayor o menor medida, igual que los hombres. Es cierto que las mujeres nos vestimos para atraer a los hombres quienes nos buscan para conseguir sexo, su “única” motivación para salir o estar con una mujer es para poder “poseerla” sexualmente. Entonces el hombre impone sus parámetros, él es quien decide que este año las mujeres nos tengamos que planchar el pelo y treparnos en tacones tipo plataforma, ya no en stilettos, esos serán requeridos por los hombres en otoño del 2016. Son los hombres los que se inventaron las proporciones 90-60-90, y los mismos cochinos hombres fueron los que idearon los corsettes y fajas para oprimirnos. Y hablando de opresión, el sostén es un invento machista que busca ir contra natura, al poner las tetas fuera de las leyes de la gravedad, suspendidas justo a la altura que el hombre lo quiere. Es el hombre el que nos exige el uso de pestañas postizas. El Patriarcado, el sistema para oprimir mujeres, liderado y manejado absolutamente por hombres machistas que no cuestionan sus privilegios, pues al ser hombres tienen el privilegio de lucir su pancita cervecera. Mientras tanto, a las mujeres nos oprimen las fajas y las abdominoplastias, auspiciadas por hombres, claro está, y utilizando como objeto a la pobre Kim Kardashian, clara víctima de opresión. Sobretodo en las partes que se faja.

 Seguir leyendo... (1474 words, 2 images, estimated 5:54 mins reading time)

Cabello de colores

Iba a contarles la aburrida historia del por qué me decidí a llevar el pelo de todos los colores del arcoiris. Pero para no aburrirlos con eso, mejor les haré una lista de cosas que solo entienden quienes tienen el cabello de fantasía:

 Seguir leyendo... (724 words, 1 image, estimated 2:54 mins reading time)

  1. La decoloración es tu nemesis, especialmente si eres como yo, de cabello azache oscuriiiiisimo. Para llegar al nivel adecuado para colocar color fantasía tuve que pasar por varias decoloraciones que me costaron mucho dolor, literal dolor pues me quemé el cuero cabelludo en la primera vez que lo intenté. Es que yo daría mi cabeza en bandeja de plata por ponerme esos colores pasteles.

Los pelos de más

Como una forma de reinvindicación de la libertad de la mujer, algunas chicas han optado por dejarse el pelo de las axilas. A pesar de ser algo tan irrelevante que no afectaría ni al capitalismo ni al cuco patriarcado, estas niñas alzan sus brazos victoriosas, su pilosidad abundante es un trofeo. Es un gran contraste con el bando de las depiladas. En este bando están las que ven con desprecio sus pelos y los arrancan aunque duela. E invierten ingentes cantidades de dinero para combatirlos. Hasta ahí, todo bien. Hasta que las peludas quieren imponer sus pelos a las depiladas y éstas tachan de “sucias” a las peludas.

 Seguir leyendo... (443 words, estimated 1:46 mins reading time)

El Feminismo de las cabronas

La figura paterna se ha venido muy a menos últimamente, por ese malentendido feminismo “cabrón” y lo etiqueto así porque abundan las páginas de Facebook donde se lee el orgullo de las cabronas o princesas chingonas. Estas páginas, con bromas fáciles de digerir que sitúan a la mujer en un sitial de inalcanzable, bella, perfecta hacen un lavado de cerebro que va creando la idea de que ser mujer es ser superior y cuando se es “cabrona” es porque no se necesita a ningún hombre porque ninguno “daría la talla”. De acuerdo a las edades de las cabronas, las jóvenes se autocatalogan como “princesas”. Las madres solteras se llaman a sí mismas “guerreras” o “heroínas” Pero si analizamos estas mujeres superiores que dicen no necesitar a ningún hombre pues son “mejores” o “así estamos bien”, veremos matices de traumas que explotan de modos diversos.madres separan a sus hijos de su padre
Las “princesas” no son más que niñatas queriendo llamar la atención de formas a veces suicidas y autodestructivas como la bulimia y anorexia, dicen no necesitar de un hombre, pues buscan la perfección que ningún novio les va a brindar. Otra clase de “princesa” son las que llevan como grito emblemático “yo porque puedo”, y llenan las redes sociales de fotos provocativas cuando aún no desarrollan sus cuerpos de adolescente. Estas chicas de formas más promiscúas, sin establecer vínculos de amor con ningun chico, vanalizan el sexo y no se “atan” a ningún compromiso.
En estos casos la princesa embarazada pasa a formas parte de las filas de las guerreras, las mujeres que son madres solteras, que sacan adelante a su hijo y lo educan formandolo como hombre de bien. Pero no siempre sale tan bien.

 Seguir leyendo... (967 words, 1 image, estimated 3:52 mins reading time)

Una mujer desnuda

La desnudez nos vuelve vulnerables, nos expone. Eso, para quien siente que quiere proteger parte de sí, ocultar, guardar, es lo que impide que todos se desnuden. Por eso muchas personas se escandalizan ante un desnudo. Por ello es noticia cuando empiezan a circular fotos de celebridades o personas conocidas en paños menores o totalmente sin ropa alguna. Quien se escandaliza ve extraño que haya alguien que no tenga vergüenza o no quiera ocultar nada. Alguien que tenga esa fortaleza y desvergüenza de mostrarse tal cual, sin hábitos, ropas, cubiertas, disfraces. Alguien que no le importe el juicio popular de “desnuda = zorra”. Juzgan a otras personas por sus propios demonios y luego cuando ven que alguien desafía lo que ellos no pudieron, a las mujeres desnudas nos llaman sin vergüenzas. Desde el desnudo más sutil y velado por sombras y claroscuros, hasta el desnudo genital pornográfico, quien quiera desnudarse que lo haga por las razones que quiera y del modo que le dé la gana, guardando las distancias con los infantes, por razones meramente dictadas por nuestra sociedad actual.

 Seguir leyendo... (493 words, 2 images, estimated 1:58 mins reading time)