Cómo elijo a mis amigos/as

No exijo los requisitos físicos que impongo a los machos que osen tocar mis delicados labios, con mis panas no importa la raza ni el color de la piel (bueno, con los hombres el color de la piel importa poco también, eso fue un deja vù de alguna misa remota), pero imposiciones físicas, determinada talla, contextura, y cualquier sutileza física no me importa con mis amistades. Lo aclaro porque he conocido personas que “no ofrecen su amistad” a personas de cierto color, raza o ciudad de origen. Me parece bastante ridículo decir: “no confío en los paisanos y/o montubios y/o negros, la gente de Quito es hipócrita, las manabas son calzón flojo, los negros son vagos…” Si escucho alguna de esas premisas salir de la boca de alguna persona, la descarto y la dejo en la clasificación de “conocido”.

Lo que si busco en las personas es cierta riqueza espiritual, la cual no se puede disimular ni simular. Y esta característica está presente en todas y cada una de mis amigas… Claro, que así como me he dejado engañar de hombres-ratas que me hicieron daño de una u otra forma, también he tenido la falta de visión al elegir como amigas a personas equivocadas, que abusaron de mi amistad.

Es difícil encontrar buenas amigas. Terreno fértil son los días de colegio, cuando no existen mayores problemas, y se pueden cultivar largas amistades. Ya en la U, ciertas rivalidades pueden dificultar esta labor. Por lo menos, así sucedió conmigo. A pesar de ello, a mi mejor amiga la conocí en los pasillos de la Católica. El cyber espacio también me ha ayudado a encontrar gente valiosa y a mantenerme en contacto con quienes están lejos.

Mis amigas son un arcoiris de gustos, preferencias y credos. Me quedan pocas, pero es tema para otro post.

—————-
Post reciclado mientras disfruto de Pantera – WALK
via FoxyTunes

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 76 times, 1 visits today)

(Visited 76 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Deyna aunque no me lo preguntas a mi, te doy solo mi opinion..
    En mis treinta y algo anios he tenido muchos conocidos entre los cuales muy pocos considero mis verdaderos amigos(as), pero la caracteristica principal que ha predominado es que a pesar de no hablarnos o vernos a diario cuando uno de nosotros necesita de una mano, alli estamos prestos a darla..
    Cuando tenia alrededor de 20 anios conoci a un par de hermanas que quise como si fueran mis propias hermanas..me apoyaron mucho en momentos dificiles pero un dia, cuando tome ciertas decisiones que iban a afectar mi vida y no les hice mayor caso a sus consejos se apartaron de mi hablando cosas terribles que me dolieron mucho. Definitivamente la critica con amor es parte de toda amistad, pero la critica con imposicion NO. Como comprenderas al principio no me hablaban y ya luego al darse cuenta de su error aunque me pidieron disculpas creeme las cosas no volvieron a ser iguales, la confianza se habia perdido!!…EN mi caso personal una vez que un amigo(a)pierde mi confianza, esta se perdio para siempre..

    Aquella persona que al pasar el tiempo te respete como ser humano, (mujer, hombre, homo), respete tus pensamientos, respete tu vida privada, tus decisiones acertadas y tus decisiones erradas, tus creencias, te acompane en lo alegre y en lo triste, te aconseje sin imponer, esa sera la unica persona que podras llamar amigo(a) aunque no se vean ni se hablen siempre..

    Salu2!!

Los comentarios se han cerrado.