Cómo funciona el cerebro femenino

Las mujeres tienen ese don de volverse indispensables. Desde que nacemos tenemos una mujer a lado, primero, la madre, hasta que salimos del nido y buscamos a otra mujer, la compañera. Lo único malo es lo complicado que es aveces comprenderlas. Venturosamente encontré este diagrama que muestra cómo funciona el cerebro femenino, a ver si los colegas que leen este blog logran descifrarmelo.

Las mujeres no nacieron para ser comprendidas, solo para ser amadas.

Lo vi aquí.

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 53 times, 1 visits today)

(Visited 53 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Con el cariño que le tengo a este blog me gustaría comentar algunas cosas. Si bien comprendo que esto es un chiste y que la intención es hacer sonreír, creo que justamente este tipo de cosas deben evitarse porque son machistas.

    Eso de que la mujer es incomprensible es un corolario de la idea machista de que el género femenino es todo sentimiento y nada de lógica, o sea mucho amor y poco cerebro. Hombres y mujeres hay inteligentes y tontos, amorosos y fríos, comprensibles e incomprensibles. Yo estoy segura que si le preguntan a mi marido si me comprende, el dirá que tanto como es posible comprender a otro ser humano, sencillamente porque hablamos, nos comunicamos y conocemos ideologías e idiosincrasias recíprocamente.

    Yo conozco muchos hombres cuyo proceder no comprendo, por ejemplo George Bush o Lucio Gutiérrez, pero sería hembrismo de mi parte decir algo como “todos los hombres son incomprensibles”. Creo que se entiende mi punto.

    Ah, y eso de que nacimos para ser amadas y no comprendidas me suena totalmente a que la mujer es objeto decorativo, cosa bonita que no merece indagación. Yo levanto mi voz diariamente para ser entendida profesional y políticamente, en la vida pública tanto como en la privada, igual que cualquier ser humano. Recomiendo leer “El segundo sexo” de Simone de Beauvoir.

    Abrazos.

Leave a Reply