Cómo suicidarse por amor y sin dolor

Este post iba a titularse “Lo que algunas bobas hacen por amor”, pero consideré que este título me va a acarrear el tipo de público que quiero, chicas desesperadas que solo ven una salida.

Admito que estuve a punto de tremenda estupidez… por un hombre.. por favor, no vale la pena. En Rules of Attraction, la pelada ignorada por el popular dealer universitario, al cansarse de ser batraceada por él, pues el imberme fue incapaz de deducir que las cartas púrpuras eran escritas por ella, tan insignificante, decidió acabar con su vida. Absurdo. Pero lamentablemente cierto. Y lo que es peor, no es solo cosa de películas o best sellers.

¿Ya no te quiere? Déjalo.

¿Sale con otras? Déjalo.

¿No te valora? Déjalo.

¿Crees que “can´t live” sin su amor? Es mentira, déjalo.

Es posible vivir sin ese hombre. Lo que las canciones dicen son exageraciones. Lo que yo misma escribí alguna vez son exageraciones. Talvez alguna vez creí que la única salida fue la fria guillette abriendo aquella vena, para filtrar todo ese amor que se vuelve maldito. Pero hay otras maneras menos estúpidas. No de matarse. De expiar esa pena y seguir viviendo.

La “cultura emo” enaltece antivalores como venas abiertas, muñecas ahorcadas, depresión como modus vivendi, frases para mostrar en el msn como “mE kizieRa reUniR cOn el caDavEr de nueztro AmoR” (tan difícil de leer como de escribir), promueve que los chicos emos-zombies que consumen todo sin un filtro de “esto es estúpido, esto no”, se maten “por amor”. O lo hagan lentamente, dandole paso a la terrible anorexia. No digo que antes hayan habido menos suicidios o anorexias. Solo que lo aberrante es que ahora, lo enaltezcan llamándole “cultura de lo emocional”.

Niña, si tienes ganas de matarte porque ese hombre no te para bola, escríbeme. Sé como te sientes. Ojalá pueda ayudarte. Y si te crees muy gorda, escríbeme. Yo desmitifico la creencia de que “las flacas son mejores”.

ACTUALIZACIÓN

En vista de la enorme acogida de este artículo, la avalancha de emails y mensajes que he recibido pidiendo ayuda, consuelo y/o consejos, he abierto un foro en el cual podrán dejarme sus dudas. Para mí es un compromiso intentar ayudarles y darles una mano amiga. Las espero en el foro. Ahí trataremos varios temas. Las/os espero.

[poll id=”04″]

© 2008 – 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008 – 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 933 times, 1 visits today)

(Visited 933 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Hola,

    bueno, ante todo decir que me siento como mi nick, ya que soy hombre, pero entiendo que en este blog hay cabida también para mi.

    Después de leer todos los comentarios asociados a este artículo, mi sentimiento es el mismo, terminar con todo, pero con una particularidad, y siguiendo el patrón de todas las historias que he podido leer. Yo soy, para variar, el que ha hecho más daño a mi pareja al final de la relación.

    Después de más de 10 años de relación, siendo esta bastante irregular, es decir, habiendo varias separaciones de algún mes de vez en cuando, en este momento esta rota. El motivo principal es que no he podido dar lo que ella pedía, es decir, un futuro tradicional juntos (casa, matrimonio, niños,…).

    Me intento convencer de que cuando una mujer quiere eso no se puede poner freno. Sobre todo cuando el tiempo se convierte en algo que pasa a gran velocidad y ella ya está en los 35 años. Con lo cuál el tener niños se convierte en un objetivo a corto plazo.

    La relación se acabó repentinamente (porque ni ella ni yo dijimos que se acabó, pero a buen entendedor). Hemos estado asistiendo a terapia durante aproximadamente 6 meses. Ha sido dolorosa, con continuas discusiones. Y durante estos seis meses (ella dejó la relación la última vez hacía 8 meses) yo he estado teniendo la misma sensación de que lo mejor para ella era alejarse de mí porque no podía darle lo que ella quería ahora mismo, pero tampoco quería perderla. El tópico, no puede vivir contigo pero tampoco sin tí.
    Es una presión tal el estar con alguien al que no le puedes dar lo que te pide. Y ahora solo tengo ganas de desaparecer. Un sábado por la noche y en casa, sin poder salir con alguien, con nadie al que me apetezca contar mis penas. Realmente no quiero contar mis penar.

    No dudo que la vida es maravillosa, y puede serlo, pero de verdad, cuando uno está en el bucle donde la única salida que se ve es irse, no se ve más allá de las narices. Yo por ejemplo no sería de los que llamarían la atención. Yo simplemente lo haría.

    Puede parecer que soy un canalla, … Aunque en una relación las dos partes siempre se hacen daño entre sí. Yo por ejemplo nunca la he sido infiel, no la he hecho la vida imposible entendiéndolo en el peor sentido de la palabra. Ella en cambio si que me ha sido infiel, y varias veces. Mi pecado, el no haber podido perdonarla, el no poder olvidar el pasado y el no poder darla una futuro, como consecuencia de lo anterior. Su pecado, el haberme sido infiel y además haberlo negado, el maltratarme psicológicamente en varias ocasiones, hasta una vez físicamente. Pero la echo de menos.

    Felicidades por tu blog, y seguiré escribiendo, pero quiero dejar de hacerlo por hoy porque quiero distraerme viendo una pelicula o una serie en la tele, deporte, o algo que me haga mitigar este dolor y estos pensamientos. Y sobre todo dejar de llorar.

  2. Agradezco la confianza de todos quienes han comentado en este post. Gracias a la acogida que ha tenido este artículo, y en mi afán de poderles ayudar mejor a todo/as quienes busquen algún consejo, he creado un foro donde podré darles ayuda más personalizada, y entre todas/os salir adelante.

    En el foro trataremos varios temas, espero que les guste, y ¡allá nos vemos!

    http://pitonizza.mforos.com/

    Arriba el ánimo que la vida es muy corta para seguir llorando.

Los comentarios se han cerrado.