Competencia de mamás

Las madres solemos ser orgullosas de nuestros hijos. Cada característica que tienen para nosotras son únicas, irrepetibles y perfectas. Cada logro de nuestros hijos es un record. Estoy muy orgullosa de mi hija. Sin embargo, no suelo competir con otras viejas sobre qué hijo es mejor:

Cuando nace un bebé
Vieja picada: Ya dio a luz Sra. Pitonizza, ¿cuanto pesó su hijita?
Pitonizza: cuando mi hija nació pesó X Kg, ¡gordisima!
Vieja picada: mi bebe* pesó X+1 onza

La estatura de un niño
Metida sin vida: Qué alta está Pitonizzita, salió a ud. ¿Cuántos años tiene la bebe*?
Pitonizza: Sí, ya mismo me da por la cintura mi hija, tiene X años.
Metida sin vida: Eso no es nada, mi bebe* es más alto y tiene X-1 años.

Las calificaciones de la escuela
Metiche que debería criar a su engendro: ¿Cómo salió Pitonizzita en la libreta?
Pitonizza: ¡Puros veintes! Menos en lenguaje, que sacó 19 porque demora mucho en las planas.
Metiche que debería criar a su engendro: En cambio mi bebe* sacó 20 en todo.

Anécdotas varias
Pitonizza: ayer Pitonizzita me sorprendió, yo no sabía que ya sabe navegar en YouTube, sabe las funciones de las flechitas, poner en pantalla complet…
Vieja picada, interrumpiendo: … mi Stiguard también sabe usar la computadora, el celular y el microondas.

La típica pregunta del “sin vida”
Perdedor: Ay Sra. Pitonizza, ¿cuándo tiene la parejita?
Pitonizza: (pensando, yo no estoy buscando completar la colección): para muestra un botón, (ya supe lo que es parir, y con mi sueldo solo puedo mantener dignamente a un niño… ) Esto último no se los digo, no doy explicaciones a perdedores.

* Nota al margen: Este tipo de madre le llama a su hijo bebe (la palabra es bebé, palabra aguda) independientemente si su hijo tenga 8 meses o 14 años. ¡Algunas suegras le dicen bebes a sus bebe-dores hijos de 34 años!

Como madres, permitamos a nuestros hijos a que crezcan solos, guiandolos, no comparándolos. No los volvamos números para enorgullecerse de que mi hijo es “más que” el del otro. No los enfrentemos en luchas estériles para decidir qué niño es mejor, pues todos son igualmente valiosos y diferentes. No me quita el sueño el 19 de mi hija, ni que mide 2 cm menos que la hija de la vecina Filomena, que nació 15 días después. Hacer esto simplemente hace un grave desmedro en la autoestima de los niños, y pone en evidencia la falta de autoestima del padre o madre que intenta vivir los logros de sus hijos a falta de logros propios.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 110 times, 1 visits today)

(Visited 110 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Tía sin vida, picada, metiche, batraceadora, boba, lamparosa, MaFeriTaX: Pues te cuento que mi sobrina no llora así nomás, no es peleona, si quiere algo te dice preste!, y cuando te lo devuelve dice gracias! y con tan sólo 1 año 11 meses… Bieeeeeeen chiquiita pero bieeeeeen bonita 😉

  2. Bravo me has hecho comentar, te leo desde hace algún tiempo y debo decir que tu forma particular de ver, sentir y escribir, es poco particular (más bien común, sin llegar a vulgar); suerte combatiendo a las bestias salvajes, especímenes como estos nos los encontramos en cada reunión, y hasta cuando hacemos fila en la caja del centro comercial, podrá ser que no tienen algo mejor que hacer, ¿qué consumir el oxígeno de los seres humanos?
    Te invito un café cuando quieras…

  3. Existen madres que lo sobrevaloran a los hijos, no digo que este mal, pero hay ciertos espacios que deben afrontar solo los niños, sino siempre estarán esperando que su madre le guié hasta cuando estén grandes e incluso adultos, y llegan a sufrir mamitis aguda, que nunca podrán valerse solos por si mismo.
    Y es la forma, en el caso de los niños, la forma mas clara de convertirlos en machistas agudos, dejando fuera de su entorno a cualquier mujer, porque siempre estará su mamí, en lo mas alto.
    Saludos 🙂

  4. A palabras necias, oídos sordos. Bien dicen arriba, tantos que anhelan desperadamente que sus hijos superen todos sus traumas y complejos. En vez de sentirse orgullosos simplemente por lo que son.
    Maldita sea, Pitonizza, me han robado hoy.
    Ando echando espuma por la boca.

Los comentarios se han cerrado.