Crisis de la mediana edad

Estando a pocos meses de cumplir los 36 años me percato que ya estoy en la mitad de mi vida, suponiendo que mi esperanza de vida sean 70 años, dada mi raza, condición social, posición geográfica y demás factores que influyen en este parámetro. Las mujeres de mi familia suelen sobrepasar los 90 años, nos morimos de viejas, no de canceres a pesar de tentarlo con nicotina y alquitrán. Pues bien, considerando que por el tabaco haya auto-mermado 20 años de vida, se supondría que he vivido ya el 50% de mi vida. Hora de hacer un balance.

La gente generalmente en la mitad de la vida ya ha logrado varios objetivos. Por lo general, trabajamos para pagar casas, carros, enseres y demás comodidades que décadas atrás las usabamos gratis, de nuestros padres. La mayoría de nosotros (los treintones que se acercan a los 40) ya tenemos hijos, teniendo esa tremenda dicha y responsabilidad a cuestas. Algunas metas han sido cumplidas, otras están a punto de eclosionar. Las mujeres solemos tener la seguridad sexual de conocer nuestro cuerpo, habiendo perdido inhibiciones propias de los veinte. Como la mayoría de nosotras ya somos mamás, sentimos con más fuerza que a los quince años.

Describo una década maravillosa. ¿Qué puede haber de crítico en todo esto?

A los treinta empezamos inevitablemente a envejecer. Los hombres desarrollan esa pancita treintona (que me parece sexy a decir verdad, ¿será que ya estoy vieja?) Descubrimos arrugas, patas de gallo, canas (en mi caso, como buena chola, no tengo una sola cana aún). Esto suele deprimir, especialmente a aquellas personas víctimas de su propia imagen, llevándolas a tomar decisiones drásticas como liposucciones y estiramientos faciales.

Otro factor crítico de los medianos treinta suelen ser las deudas. El tener que pagar mensualmente aparte de los gastos, las cuotas del carro o el alquiler de la casa es un hecho que nos preocupa, especialmente en medio de una crisis mundial que golpea  a todo nivel. Sin deudas, no hay bienes, ya no tenemos la capacidad adquisitiva de los años 70 donde nuestros padres compraron la casa casi de contado. A nosotros nos toca pagar un alquiler o endeudarnos en un banco. O la situación que merma mi orgullo: vivir en casa de los padres a la vergonzosa edad de 35 años, hecho que pronto será historia (tema de otro post). Por ello somos una generación de trabajoholicos, somos gente que trabajamos hasta bien llegada la noche. Para una persona que no ha tenido la fortuna de crearse su propio negocio o vivir de su profesión, debe depender de un jefe, el ser despedido a estas alturas de la vida puede llegar a significar la debacle de sus finanzas, y es muy difícil conseguir trabajo a los 35.

Y sin duda, el punto que más nos azota a los 35 son los hijos. Un hijo que a pesar de que aparentemente nos da menos trabajo a medida que crece, se vuelve motivo de insomnios constantes. Debemos hacer uso de todo nuestro bagaje de experiencia como apoyo para apoyarlos, consolarlos, guiarlos. Todo esto contribuye a un rápido desgaste que podría desembocar en enfermedades que germinarán en unos cuantos años: problemas coronarios, stress, ulceras.

Me parece que fue ayer que jugaba con muñecas, las vestía, peinaba, alimentaba, sin más preocupaciones que hacer el plano orográfico del callejón interandino. Parece que en un parpadeo se sucedieron todos los años colegiales y universitarios, mi primer trabajo, los cachuelos para pagar mis caprichos, mis primeras experiencias ejerciendo mi profesión, de pronto, ahora yo doy las clases a alumnos que estudian lo que yo estudié un día. Ahora yo recibo estados de cuenta, ahora entiendo el paso del tiempo, las quincenas y fin de mes que hay que presupuestar, ya la vida no es recibir una mesada o hacer revuelos con los vueltos para ahorrar. El tiempo ha pasado, vivo la crisis de la mediana edad. Sin embargo, la vivo con la alegría de tener una hija perfecta, el respaldo de un novio amoroso, la maravilla de una familia comprensiva. Tener 35 años en mis circunstancias es la mejor edad que he tenido en toda mi vida. Mucho mejor que a los 15 que tenía muchos complejos o a los 25 que era muy insegura, o a los 29 que viví una de las peores etapas de mi vida. Espero seguir encaminando mi vida de la forma en que la voy llevando para culminar siendo una cuarentona interesante y feliz.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 260 times, 1 visits today)

(Visited 260 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Pensaba decirte algo pero mejor me quedo frio…. era con respecto a la edad y como una mujer aprende a disfrutar del hombre indistintamente de las edades que el dichoso pueda tener desde 20 a 30 o cosas asi…

  2. Debo decirte que me emocioné leyendo este post.
    Tengo 25 años ahora y siempre pienso en cómo serán los 30, los 35… es como si nunca tuviera bastante peor a la vez cuando miro hacia atrás siento cómo de rápido pasó todo y lo que tu dices, que ahora, de repente, sabes ALGO DE LA VIDA.
    Yo no tengo hijos, pero… es que tampoco ahora pienso en eso y más viendo como esta la crisis.
    Pero quiero agradecerte que me dieras este ejemplo tan personal de cómo vamos viendo nuestra vida mientras crecemos.
    Suerte que estas siempre aqui, en mi mail. A punto para darme buenos consejos o para sacarme una sonrisa.
    Suerte con Eustaquio! Me cae genial!

  3. Yo opino , que darse cuenta de que se sobrellevó malos ratos en nuestra vida y que ahora disfrutamos de buenas cosas y mejores momentos y mucha experiencia hace que valga la pena tener un poquito mas de edad

  4. Suerte con tu vida y aigue asi disfruta cada momento ya que de esos lindos recuerdos, te alegraran cuando ya te lleve tu hijita tus adorados nietecitos…..

  5. Necesitamos desarrollar mas confianza en nosotros mismos Pito, invirtiendo nuestro tiempo y esfuerzos en aprender lo suficiente como para no depender de un jefe, adquiriendo la seguridad de ser hasta el final de nuestros dias; se que no es facil, pero si se puede lograr, y para eso hay muchos viejitos que nos pueden servir de ejemplo, verdad?

    • Por eso me parece lo más reprobable rechazar a los ancianos como si fueran estorbos. Ellos son fuente de conocimiento, algunos viejos pueden ser sabios.

  6. Es bacan ver la vida como algo completo. Limitarte al momento en el que estés es como hacerte tu propia jaula.

    La sabiduría que trae la experiencia puede ayudar; pero ante eso te dejo una frase-pregunta de Hermann Hesse:”¿Qué padre o profesor han conseguido evitar que el mismo viva la vida, se ensucie con la existencia, se cargue de culpabilidad, beba el brebaje amargo, encuentre su camino?”. Es una novela corta llamada Siddharta y habla del tema del post.

  7. Yo voy a cumplir 32 anios y sabes una de las cosas que mas he aprendido a valorar es a mis padres aunque ya hace mucho tiempo dejaron de estar conmigo, ya partieron a un mejor lugar. Ahora que soy mama me doy cuenta de cuan duro es serlo y valoro y amo mas a mi mamita que lidio con 7 hijos y a mi papi que nos saco adelante en medio muchas limitaciones. Creo que definitivamente algo clave que pasa en los treintas es que aprendemos a valorar mas las cosas sencillas de la vida y al menos yo he aprendido a amar mas a mis familiares y amigos. En los veinte uno esta concentrado en casarse talvez, estudiar de seguro y encontrar un buen trabajo pero al pisar los 30 es como si el peso de los anteriores diez anios te cayeran de un solo en experiencias..
    La verdad no me preocupan tanto las canas o las arrugas que voy a adquirir en unos cuantos anios mas; lo que mas me preocupa ahora es dejar cimentada una buena preparacion moral, emocional y academica empezado por darles un buen ejemplo a mis hijos porque creo que definitivamente eso es lo mas valioso que podemos dejarles tal y cual como nuestros papis lo hicieron o lo hacen con nosotros..

Los comentarios se han cerrado.