Cuando muere un niño…

Una noticia desoladora apareció hoy en el diario. Una niña de aproximadamente 2 años y medio fue arrollada por un carro en la puerta del garaje de su casa. Su cuerpecito quedó destrozado en la vereda. Lo que más me ha conmovido es que aquella niña era compañera de aula de mi sobrino. La recuerdo vagamente, era la más chiquitita de toda la escuela, usaba tirantes pues de otro modo su faldita de tablones se caería. Recuerdo a su padre esperarla en la puerta de la escuela, mientras ella corría a su encuentro. La recuerdo de lejos y aunque de su voz no me acuerdo, no pude contener las lágrimas. ¿Porqué muere un niño de una forma tan absurda? ¿Porque apenas al abrir los ojos al mundo tiene que suceder?

No me puedo imaginar la magnitud del dolor de aquella madre. Yo renegaría de Dios, mataría al chofer, me mataría. Esa pena debe ser inconmensurable, la impotencia, la frustración, el ver los trazos que apenas estaba aprendiendo a hacer, sus muñecas, su cama vacía.

Mas tarde, una predicadora en el bus pregonaba a viva voz: “El Señor da larga vida a quienes siguen su palabra”. Quise pararme y arrancarle la Biblia de las manos. Sacar las palabras de contexto para demagógicamente ofrecer una vida larga a cambio de una bendición y, como no, unos caramelos que vendía, más la promesa de “larga vida”. Según esa lógica rudimentaria, si me hago bendecir, me garantizo una larga vida a mi, a mis hijos, viviré como Matusalén y seré invulnerable a los carros y al cancer al pulmon. Hablar de Dios para vender caramelos, panfletos, pedir limosnas u ofrendas para construir templos, a cambio de “parar de sufrir” equivale a una prostitución sacra. No creo que Dios esté tras esas sucias transacciones.

Ahora, aquella niña “es un angelito”. O sea, mientras vivió, ¿no lo era de cierta manera? Todos lo somos. Cuando tenemos esa inocencia somos ángeles creadores, clarividentes, limpios de corazón. Es la vida la que nos va “manchando”. Y nuestra condición de humanos que nos va dominando. Dudo en la existencia de cielos a los que se va a vagar o infiernos a los que se va a pagar. Dudo que Dios sea un ente vengativo, que castiga a aquella madre arrancándole el fruto de sus entrañas, por muy pecadora que haya sido.

Mis creencias tienen más tendencia oriental. Creo en la reencarnación, como esperanza y respuesta a estas interrogantes. Un niño que nace y muere a los pocos años, tal vez cumplió una misión, quizá encarnó para unir a sus padres de cierta manera, qué se yo. Y queda la esperanza de un reencuentro, no en un utópico cielo, sino en otra vida, para seguir aprendiendo hasta quemar el karma y evolucionar juntos. Puede ser una “religión a mi medida”, por eso prefiero ser espiritual, no religiosa y educar a mi hija en principios no en dogmas. Quién sabe hasta cuando estemos juntas.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 59 times, 1 visits today)

(Visited 59 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. hola a todos.
    no se como llege a encontrar este blog, talvez buscando respuestas a preguntas que hago para tratar de comprender lo icompresible.
    mi hijo murio ya casi 3 meses seran este 31 de enero. tenia apenas 6 meses y su vida se cego en la casa donde crecio hasta casi sus 7 años, en un accidente inexplicable, le cayeron 4 qq de azucar y murio de contado. soy su padre y estube ahi con toda la familia cuando paso pero no pude hacer nada. no demore ni 5 segundos segund dicen en sacarlo, pero lo levante y ya estaba muerto. que pensar de la vida, me lo arrebato asi de repente no alcanzo ni siquiera a decir nada, ni siquiera se dio cuenta que se murio. un golpe mortal para el y un golpe mortal para nosotros, mi esposa sus padres mi familia mis padres estamos desechos, nuestro unico hijo ya no esta llenando nuestras vidas nunca mas.
    en algo me consuela escribir no se porque, pero lo hago por que la desesperacion y tristeza y ese vacio me esta acabando poco a poco.
    gracias.

  2. perdon por una errata en mi comentario arriba no son 6 meses, son 6 años. 6 años 10 meses exactamente.

Los comentarios se han cerrado.