Cuando será el día

– que propongo un post y lleguen cien comentarios en 3 horas

– que  me linkeen mínimo 30 artículos diarios

– que llegue a portada en meneame

– que mi barrita verde sea tan larga como la de John Holmes

– que mi Alexa llegue a 10 mil o menos

– que mi cuenta de twitter supere a la de la CNN y el marido de la Demi Moore

– que gano más con el blog que John Chow

– que Hipertextual y Microsiervos me ruegan por unirme a sus redes

– que me paguen 500 dolares por un review

– que mis vídeos en You Tube destronen a Susan Boyle y Wendy Sulca

– que tenga 300 usuarios online simultáneamente

– que mis twitts son retwitteados por cientos de seguidores

– que cada twitt que hago es replicado por cientos de seguidores

– que pueda contratar a alguien que me asista con la parte aburrida del blog: plugins, actualizaciones, php.

– que los cheques de Adsense me permitan comprar una casa de Mucho Lote en un par de meses

– que tenga miles de suscritos a mis blogs

En realidad, nada de lo anterior me importa en mayor medida. Para mí es un placer escribir en mi blog, aunque sea infinitamente menos conocida que Genbeta o Mangas Verdes. La satisfacción personal de llegar a un público que se ha fidelizado, que me apoya y me respalda con palabras de aliento, no tiene comparación con el dinero que pueda generar el blog, o las reacciones en blogs gigantes. Empiezo de a poco y siento que voy haciendo camino en un lugar tan inhóspito como la blogosfera, donde si no gustas, simplemente eres sepultado y olvidado. La popularidad en la red es tan efímera, que no debe encandelillar ni tampoco ser motivo de envidia. Escribo en mi blog por entero placer y seguiré aquí aunque llegue a disgustarles o cansarles mi estilo, porque básicamente escribo para mí, porque me gusta y me conforta. Los amigos virtuales que he ganado cuyo apoyo he palpado cada vez que me han tendido la mano en épocas de crisis cibernéticas son un valor agregado a mi actividad como blogger que nunca sospeché.

No me interesa el reconocimiento, por la misma razón hice mis blogs inmeneables. No me interesan millones de seguidores en Twitter, por eso tengo protegidos los updates. No me obsesionan los números, por eso me sorprendió cuando revisé las estadísticas y me encuentré con que tengo 2 mil visitas diarias. Aquello es un estímulo para mí que me compromete a mejorar mis escritos. Nunca me subiré a un pedestal de top blogger, ni aunque me vuelva realmente famosa -pues no lo soy-. La humildad acompaña a la sabiduría. Gracias a todos por leerme.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 43 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Esta bueno que seas humilde y sigas escribiendo en el blog por placer y no por conseguir más visitas y ganar más dinero, pero me me imagino que si te llegara algun cheque Abultado de Adsense y esto se mantiene te va a alegrar muchisimo! ja!
    Yo creo que no hay nada mejor que te paguen por algo que uno hace por placer, el vivir de algo que nos gusta es un lujo que muy pocos se pueden dar, no?

    Saludos

  2. un dato: pon la info de que estuviste con Correa, que tienes un hijo de él y que tienes las pruebas y las fotos, que las pondras en breve y que si no lo reconoce acabaras con tu vida y la del niño. Te aseguro que sobrepasaras las expectativas, sobre todo si “emaileas” a la prensa y noticieros. Aunque eso estaria totalmente fuera de lo que eres y expresas aqui. La gente se deja llevar más por las malas noticias, sensacionalismo y escándalos, que por buenas noticias, sensibilidad, etc. y que tal si sacas a Wendy Boyle o Susan Sulca ( “con mucho cariño, para todos los niños de Gran Bretaña, les canta Wendy Boyle: “I have a dream, quisiera tomar teticaaaaaaaa, I dreammmmm”)

Leave a Reply