Cuento: Un encuentro esotérico

Tesy caminaba por un camino extraño, se había internado por un sendero desconocido. El bosque se volvió distinto, la tarde amenazaba con transformarse en noche. Sin mirar atrás, la asustada chica comenzó a correr. De pronto, un lago cristalino, que jamás había visto, llenó el horizonte. Se miró en sus cristalinas aguas. Su cabellos oscuros tapaban sus ojos. Admiró su cuerpo perfecto que se reflejaba ante ella. De repente, aquel reflejo le habló:

– “¿Quieres ver el otro lado?”.

Aterrorizada, las palabras se quedaron en su garganta.

– “no me tengas miedo…”

Una esbelta mano salió de las aguas y tomó la mano de la mujer y la arrastó a las profundidades del lago.

Extrañamente, dentro del lago todo estaba seco. Era un mundo paralelo. Perpleja, Tesy empezó a caminar junto con su doble.

– Tienes la oportunidad de verte a ti misma, tu futuro…

Por primera vez, pudo articular palabra:

– ¿el… futuro?

– El futuro que te espera si sigues actuando como lo has hecho toda la vida.

– ¿Quién eres?

– Soy tu subconsciente. Lo primero que viste al mirarme fue tu cuerpo, mi cuerpo.
¿Porque te quejas de que solo se fijen en él si tú misma solo te centras en él?

De pronto, Tesy se fijó que su doble estaba envejecida, tenía cicatrices cruzando sus manos, su rostro, su pecho… adelantándose a las interrogantes, su doble explicó.

– siempre que intentas algo nuevo, salgo lastimada.

Y se levantó el vestido. Moretones, magulladuras y más cicatrices en las piernas, rodillas.

– Pero, trato de levantarme… por ti, porque conscientemente no lo haces.

– ¿Cómo es eso de poder ver mi futuro?

– Ven…

Su doble la llevó de vuelta a la orilla del lago, juntas se sentaron a mirar. Círculos concéntricos difuminaron su reflejo y, como una pantalla, empezaron a proyectarse imágenes

Tesy se veía radiante. Rodeada de hombres que la halagaban, alababan su inteligencia, reían de sus ocurrencias. Próspera, exitosa, era aclamada y admirada. Pero, en las noches, dormía sola, en una cama enorme que de vez en cuando compartía con un amante ocasional. Su almohada era su fiel compañía. Tesy lloraba su soledad, trataba de llegar cansada para dormir en silencio.

Las escenas se repetían, diferentes escenarios, diferentes personajes, pero al final, seguía sola. Acumuló riquezas, amigos, amantes. Pero, el vacío nocturno fue invariable… hasta que cayó dormida, y nunca más abrió sus ojos…

Los círculos concéntricos devolvieron el reflejo de Tesy y su doble.

– ¿Cómo cambio eso? Prefiero la pobreza en la que vivo que la adulación de extraños.

Su reflejo, tomó nuevamente la mano temblorosa de Tesy…

– Por esa razón he salido del otro lado. Para hacerte reaccionar. Tu teatralidad encanta, pero no enamora. Asusta. Todos se ven atraídos a ti, pero ninguno se quedará. Por eso estoy cansada, vieja. No te amas por lo que tienes dentro.

– ¿qué tengo?

– mírate… no es esa rara belleza. No es la cultura que has acumulado. Es todo aquello que te hace única, distinta de las demás mujeres. No calcules el amor que has brindado… va a regresarte. Eso es bueno. Pero eso no pasará porque no ves lo que tienes, porque no esperas, tu impaciencia atolondrada te ciega, destruye lo que consigues… y eso me ha flagelado por años. No discierno ni juzgo lo que sueles decir… cuando te castigas, me castigas. Yo actúo de acuerdo con lo que tú decretas.

– ¿Cómo cambio eso?

– Cambia los decretos. Así podrás actuar sin mis interferencias.

– ¿Interferencias?

– Sí, yo te hago reaccionar por lo que has aprendido. Y así interfiero. He tratado de comunicarme contigo, te envío símbolos dentro de tus sueños, sé que muchas veces son señales  oscuras e intrincadas que no has terminado de descifrar. Por eso me desdoblé, para hablarte mirándote a los ojos.

Tesy miró nuevamente a su doble. En sus ojos se vio repetida hasta el infinito. De pronto, se vio en su cama, sola. Decidida a aprender la lección, intentó apreciar lo que le quedaba, y dejarse de ensoñaciones que nublan la realidad.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 42 times, 1 visits today)

(Visited 42 times, 1 visits today)

Comments Closed

Los comentarios se han cerrado.