Curiosidades sobre el pene

La palabra “v.e.r.g.a” constituye un insulto, y su sola mención sonroja a las más pudorosas señoritas. Incluso podría molestar a Google, por ello la censuro. 😛 Muchos eufemismos de mal gusto disfrazan la mala palabra: “paloma, pajarito, huevito” entre otras que prefiero omitir. Afortunadamente, en la educación actual, a los niños se les enseña a llamar a las cosas por su nombre: pene, glande y escroto.

En nuestro medio, el miembro masculino humano ha sido objeto de tabúes. En otras culturas, el pene no se oculta, ¡se adorna! Se rodea con anillos, se tatúa (no quiero siquiera suponer el dolor), todo como muestra de virilidad y valentía. Los líderes de estas tribus muestran orgullosos sus penes ataviados con ornamentos incomprensibles para nuestros “civilizados” ojos. Lo que para nosotros es antiestético para ellos es símbolo de estatus.

Una de las primeras partes del cuerpo que el bebé aprende a reconocer como propias es el pene. Los niños lactantes juegan con él, lo estiran, lo manipulan, lo consideran un juguete más. Como madres no debemos impedírselo, no decirles “deja, caca”. Solo educarlos para que lo hagan en privado. Con esto no quiero decir que el pene sea algo de qué avergonzarse. Los niños deben respetar sus partes íntimas. Deben aprender a guardar esa intimidad, para esto, sus madres deben educarlos para que no hagan sus necesidades en cualquier poste, reduciéndose a un nivel de animal. Si el niño valora a su amigo pene, guardando el pudor indispensable es más probable que no sea víctima de abusos sexuales que desgraciadamente acechan por doquier.

Conocer el cuerpo es amarlo. Algunos datos:

El pene erecto del hombre es proporcionalmente el más grande en comparación con sus “parientes” homínidos. Agradezcamos haber nacido mujeres y no gorilas.

El pene normalmente se adapta en toda la cavidad vaginal, expandiéndose dentro de esta, es decir, que crece aún más dentro de nosotras. En pleno acto sexual, el pene puede incluso levantar el cuello del útero, en búsqueda de inseminar a la mujer. En la eyaculación, el semen puede alcanzar velocidades increíbles.

La forma del pene es una verdadera obra maestra de la evolución. Así como tenemos pulgares opuestos para permitirnos el trabajo manual, la forma del glande de nuestros machos facilita la concepción. Recordemos que al principio, los hombres primitivos vivían en sitios inhóspitos a merced de depredadores, por ello la naturaleza dotó de esta ventaja al hombre. Eso y la ausencia de marcados ciclos de fertilidad masculina, que lo vuelven apto para la reproducción los 365 días del año.

Quizá una de las diferencias más importantes entre el pene humano con otras especies, es la fina piel del frenillo, justo debajo de la uretra. Un diseño único, sin duda, que convierte al pene en una herramienta de procreación.

El macho cuando eyacula, deposita en la hembra más que semen. Sus energías van implícitas. Por ello, prostitutas y mujeres promiscuas en algún momento llegan a sentirse sucias. Y los hombres que basan sus relaciones solo en sexo, sin amor, indefectiblemente se sentirán vacios. Por tal razón siempre aconsejo tener una pareja estable con quien acostarse con cariño, no como bestias ni actores de película pornográfica. Como humanos. Para dejar de sentirse sucias las mujeres y vacíos los hombres.

En general, a todo nivel, el pene puede convertirse en arma para dominar a la mujer. Pero todo pene se doblega en la tibieza de una vagina que lo sepa acoger. Pues muy en el fondo, todo hombre busca un refugio donde ocultarse para dejar de aparentar, ponerse en erección para finalmente reposar en un mullido seno femenino.

Enlace Scientific American

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 170 times, 1 visits today)

(Visited 170 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Querida Pitonizza:

    Lamentablemente tu posiciøn, por ser una opiniøn sin respaldo de argumentos científicos, no deja de ser una postura subjetiva; es decir, tu punto de vista de la realidad que afecta a todos los seres humanos.

    La informaciøn vertída en una entrevista de una trabajadora sexual no puede ser considerada jamás como la versiøn comulgada del gremio al cual representa porque seguramente de la misma experiencia hay muchas versiones circulando por allí.

    Así como seguramente hay otras 20 chicas, quienes no escriben a tu mail, que consideran el sexo casual una alternativa válida y satisfactoria para ese momento específico de su vida en el que no están relacionadas con una pareja estable por las razones que sean.

    Y no por ello habría que reprocharlas, criticarlas o señalarlas. Es su opciøn, es su derecho.

    Como siempre todo es una consecuencia del uso responsable del libre albedrío. Unos lo ejercen sin culpa, otros simplemente se recriminan sin comprender que su cuerpo es su propiedad y todo lo que hagan con el está permitido sin importar la opiniøn de la iglesia o la gente.

    Y sølo un detalle más: es cierto que yo te leo hace algún tiempo, pero muchas personas pasan por aquí una sola vez, es decir no conocen tu postura respecto al sexo, los métodos anticonceptivos o los hipøcritas.

    Es por ello que sølo te recomiendo un poco más de atenciøn para que no existan malos entendidos…

    🙂

    • Sin duda, al ser un blog, todos los artículos van cargados de la subjetividad de mi posición. No critico ni reprocho a quienes tienen sexo casual, solo les recomiendo no tomarlo como forma de vida, so riesgo de sentirse vacías en algún momento. No ahora, no mañana, en algún momento la soledad de estar con el uno y con el otro y con ninguno a la vez. No es reproche.

      No voy a estar poniendo en cada post el abanico de mis convicciones sobre religión, métodos contraceptivos, honestidad sexual, en fin. Si alguien me ha juzgado aquí descontextuando una frase, has sido tú, por ello la aclaración.

      Estamos hablando del pene, no de moral. No quiero más comentarios que no vayan en esa onda. Cualquier otra opinión, al mail.

  2. No es pelea, dejó por sentado que no soy perjuiciosa ni tampoco juzgó a nadie. Si el tema sigue desvirtuandose deberé cerrar los comentarios y abrir otro post en el cual hablar de relaciones de una noche.

    • ¿Con ud. Candela? Jamás. Solo me sorprendió el hecho de sacar de contexto mis palabras, pero tomo tu comentario como un buen pretexto para refrescar mis antiguos posts pues como bien señalas, habrá muchos que no han leído mis artículos relacionados.

      Ojo, no desvirtuemos más, sigamos hablando de penes.

  3. “las energías negativas de un hombre que no te ama quedan dentro de tu cuando lo haces así sea con preservativo”

    Y si quien no nos ama es la mujer??
    Y si ninguno de los dos se ama??
    Y si lo que buscaban era placer sexual y no amor??

    • Sexo solo por placer y sin amor nos reduce a animales copulando.

      Creo que ha llegado la hora de cerrar los comentarios dada la insistencia en desvirtuar el post. Escribiré más detalladamente mi teoría –no científica– sobre las energías negativas y el sexo. Solo entonces reabriré los comentarios en este post.

      Una de las reglas del juego en este blog es no cambiar el tema de conversación.

Los comentarios se han cerrado.