De vuelta al gym

Estoy completamente ilusionada. Vuelvo a los fierros tras 6 años de ausencia. Desde que salí embarazada, no he vuelto a un gimnasio. Volví a fumar como chimenea, ando mal genio y flaca, muy flaca y fea. Me cansé de aquello, asi que, por el bien de las personas que conviven conmigo, intentaré tener una vida sana nuevamente.

Buscando gimnasio decente

  • Cercanía: En mi polvoriento pueblo, los “gimnasios” (si se les puede llamar así a un galpón lleno de fierros oxidados) son bastante precarios. Me toca avanzar hasta la civilización de la Perla del Pacífico, donde encontré una alternativa bastante cercana, a 10 minutos del paradero de la Metrovia.
  • Equipos: Me gusta que el gimnasio al que voy tenga equipos apropiados, que no se les vea las esponjas a las camillas, que no corra el riesgo de contraer tétanos, o que algun fierro me caiga en la cabeza. Me fijo muchísimo en la Smith, pues sudando allí mis femorales volverán a ser los de antaño. Una prensa en buen estado para sacarme la madre y que en recompensa, los glúteos se hinchen de forma estética y apetitosa. Las barras deberán estar libres de óxido, adoro hacer press de banca, pero seguramente habré perdido gran parte de la fuerza de mis pectorales.
  • Música: Ahora el regeton es omnipresente. Hasta en el Golds Gym. Asi que, armada con un buen emepetrés recargado con la música más pesada que tengo, me aislaré de cualquier “rakatá”. Todo sea por el bien de la humanidad. (Soy insoportable cuando mis tímpanos se lesionan con cualquier vestigio de perreo).
  • Entrenador: Caerle bien al entrenador es cosa importante. Soy una chica entusiasta, no me desanima que me pongan a hacer 4 series de 20 repeticiones. Lo bueno de ser flaca, es que no te ponen a repetir mucho, solo te meten mucho peso. Y me encanta levantar pesas. Eso me volverá simpática al entrenador, quien podría usar mi foto de antes y después pues mis músculos responden muy rápido.
  • Ropa: Soy muy tacaña al comprar ropa. Excepto en lo referente a ropa deportiva. No me gustaría usar un top que diga Naik en vez de Nike, o Puna en vez de Puma. También debo comprar un par de guantes de cuero para alzar las mancuernas, pues detesto comenzar con las pesitas ridículas de 3 libras. Y levantar una mancuerna de 10 libras produce unos lindos callos en las manos. Soy algo exhibicionista, me gustan las blusitas pequeñas, las licras indecorosas. Mientras parezca radiografía, me vestiré decente. Me destaparé en unas semanas.

Como ven, estoy feliz. El lunes empiezo. Termino esa cajetilla de Marlboro que tengo guardada en el bolso y dejo el tabaco. Me doy tres meses. Lo cual significa que para febrero debo parecer una yegua argentina.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 84 times, 1 visits today)

(Visited 84 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Soy un exhibicionista y me encanta enseñar la polla a las mujeres,me excita ver la cara que ponen cuando me la ven,en el fondo las excita mucho aunque ellas quieran disimularlo,lo ideal para no tener problemas es ponerte en un lugar que sabes que van a pasar mujeres y hacer como si estuvieras meando y te cojieran por sorpresa,asi siempre puedes decir que no te habias dado cuenta y lo ven como un descuido tuyo,otra cosa que me gusta es en verano ir a una playa no nudista y ponerme en pelotas lo mas cerca posible de las mujeres y ver como me la miran con disimulo y como no esta prohibido,no te pueden decir nada y si te dicen algo siempre puedes decir que eres nudista.Otra cosa que me gusta mucho es cuando voy en autobus,en un viaje largo,me bajo los calzoncillos hasta debajo de los huevos me compro un periodico,subo al autobus,me pongo mis gafas de sol y me siento en un asiento donde no viaje nadie a uno de mis lados y que en los asientos de al lado,vayan una o dos mujeres,luego leo el periodico y me bajo la bragueta,cubriendome con el diario,luego cuando el autobus esta en marcha,me quito el periodico y me hago el dormido todo el viaje y las mujeres me miran la polla y yo disfruto.Lo que no hay que hacer nunca es ir de exhibicionista en plan gabardina con la polla tiesa,porque das a entender que eres un perturbado.Bueno en otra ocasion ya os dare mas consejos para que puedas exhibirte sin ningun peligro de que te pillen.

Los comentarios se han cerrado.