Decálogo de la mujer sumisa

Me llegó por mail esta lectura inspiradora que sentí es imprescindible compartir con uds. Los mandamientos que garantizan un marido, objetivo fundamental sin el cual es imposible ser feliz. Reglas que antiguamente se aceptaban como normales, impuestas a la mujer, y que afortunadamente pocas insisten en hacerlo.

Mandamientos de la mujer sumisa.

  1. Serás el apéndice de un hombre.
  2. En amor, mendigarás en lugar de elegir.
  3. Sufrirás en vano, para ser amada.
  4. Teñirás las relaciones sexuales de romanticismo, aún cuando sean sólo relaciones sexuales
  5. Mantendrás y sostendrás la autoestima a través del matrimonio.
  6. Usarás la maternidad para forzar el amor o el compromiso.
  7. Te transformarás en rehén, por necesidad obsesiva de seguridad y afecto.
  8. Dejarás de lado los hijos por mantenerse al lado de un hombre, o cumplir sus exigencias.
  9. Tendrás miedo de mostrar enojo o sentimientos propios.
  10. Permitirás el maltrato para mantener una relación.

Aunque algunas aún pecan con el cuarto mandamiento de la mujer sumisa. Para aparentar no ser fáciles o libertinas. Porque según ellas, el sexo no se disfruta, es una prueba de amor.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 706 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. No podía estar más en desacuerdo contigo esta vez.
    Ser una mujer sumisa no conlleva ninguno de estos puntos.
    Eso que has descrito es: una mujer desesperada por el abandono, una mujer que sienta pánico de dejar a su hombre y és por eso, y por el propio egoísmo de no ser capaz de vivir sola por lo que es incapaz de dejarlo. Y eso no significa ser una una mujer sumisa.
    Ser sumisa es amar por encima de todo.
    Es ser consciente de que TU ELIGES someterte a él.
    No solo en la cama, sino también en el día a día.
    Decides que él es la primera prioridad, ahora y siempre.
    Lo amas. Y él te ama por lo que eres no por lo que eres capaz de aguantar por él.
    Y es muy distinto.
    PARA MI, ES UN HONOR SOMETERME A MI HOMBRE Y JAMÁS ME PUSO LA MANO ENCIMA, JAMÁS FUE SOLO SEXO LO NUESTRO. JAMÁS ME SENTÍ COMO UN REHÉN, JAMÁS TUBE QUE MENDIGAR SU AMOR, JAMÁS SUFRÍ PARA SER AMADA (AL CONTRARIO, YO CREO QUE ME SIENTO MUCHO MÁS FELIZ Y MÁS AMADA), Y EL PUNTO 5….
    (SIN COMENTARIOS).
    Sigo leyéndote.
    Un beso

    • Humm, no lo sé Montse, perdí la capacidad de amar. Debe ser eso. No puedo someterme a nadie, a menos que sea solo un juego sexual que dura lo que dura una cópula.

  2. Coincido en mucho con las opiniones de Montse, lo que se describe por parte de Ptonizza, con todo respeto, no es una sumisa. Una mujer sumisa es una mujer que libre, voluntaria y conscientemente se somete a la autoridad de un hombre al que ama, admira y venera y al que quiere servir. Ella dedica su vida a servir y compacer a dicho hombre, a sabiendas de que recibirá de él su amor, su cuidado, su protección. Él es lo principal y más importante de su vida, y ella considera gratificante, estimulante y motivo de desarrollo personal el estar aus lado acompañandolo, apoyándole y sirviéndole en todos los aspectos de la vida. Ella sabe que no todo será color de rosa y que eventualmente ahbrá dificultades pero ella se recuerda a sí misma que esta para acompañar y ayudar y si puede coalborar en la resolución de dificultades, pero si no puede, por lo menos, y no es poca cosa, está para ser motivo de alegría, descanso y paz: la mujer es la paz del guerrero dijo alguén hace cientos, tal vez miles de años, y tiene razón.

  3. Puede que una mujer se someta así como dice Montse, y, como dice ella, sentirse feliz. Pero, si la mujer cumple el punto 6 de las “Reglas antiguas”, está chantajeando; si sigue los puntos 7, 9 y 10, está anulándose a sí misma y, si cumple el punto 8 está dejando de ser madre, para seguir siendo amante (estos casos existen, de madres que prefieren el maltrato a sus hijos antes que el riesgo de perder a su pareja).
    No está bien este extremo de mujer sumisa. Creo que cada quien sabe qué es lo adecuado, pero cuidando de utilizar las palabras y las frases someras, medidas; sin entusiasmarse demasiado ni por la extrema sumisión ni por el extremo de ser una mujer competitiva con (o contra) el hombre.

  4. La sumision en la mujer, cuando no esta involucrado el amor, es una experienca tan vacia que la deja seca. La entrega con amor mutuo enriquece y cultiva una practica milenaria y regocijante que genera placer las 24 hs del dia.
    Que pasa que en Argentina no hay mujeres sumisas? Cuanto tendre que esperar para que aparezca esa mujer especial?

    Martin
    vetfl@hotmail.com

Los comentarios se han cerrado.