Decálogo del infiel

El ser humano es infiel por naturaleza. El hecho biológico de no tener periodos de celo determinados como los animales nos predispone para el sexo prácticamente durante todos los días del año. Con tantas hormonas y tantas tentaciones, es una utopía mantenerse fiel a una sola persona. En la variedad está el gusto, sino, todas las personas fueramos como cebras, aparentemente iguales pero no. Los hombres son muy diferentes. Los hay altos, bajos, con barba, sin barba, con bigote, sin bigote, con manos grandes, pequeñas, y así, las proporciones varían en todo. Hay hombres con buena masa muscular que apetece probar, otros fibrosos sin grasa abdominal que dan ganas de mirar. Y las mujeres tampoco somos iguales. Habemos mujeres flacas como yo, casi sin tejido adiposo que cuelgue de los muslos, las hay pechugonas como vacas, otras con pechos andróginos. Y eso que solo estoy hablando de glándulas mamarias. La zona sur es muy variada también. Hay para todos los gustos. Con tantas alternativas, cuando nos decidimos por una sola persona, nos limitamos a un solo tipo de cuerpo, una sola piel, una sola forma de amar. ¿Y si nos aburrimos? ¿Podemos dar un paseo por el inagotable jardín de tentaciones que queda puertas afuera?

Para los que se animan, hay consideraciones a seguir para no ser pillados al incumplir la promesa hecha en el altar de “ser fiel hasta que la muerte nos separe”:

  • Intenta que tu amante no sea del círculo de tu esposa. Que no se conozcan, que no se crucen, que no conversen. Quien sabe si en alguna oportunidad se les ocurre conversar de las artes amatorias de sus respectivos maridos y cometen alguna imprudencia como describir las particularidades en el momento del coito.
  • Mantén tus relaciones clandestinas en horarios de trabajo. Si tu trabajo tiene horarios flexibles, mejor para ti.
  • Trata de que tu amante no viva tan lejos para que el kilometraje de tu carro no evidencie extraños periplos inexplicablemente largos.
  • Paga tus consumos en efectivo para no dejar evidencias en las tarjetas de crédito.
  • Trata de que tus horarios de comidas se acoplen a los de tu familia, para no dejar varada a tu mujer con lo que te cocina.
  • De la misma manera, no permitas que tus horarios de descargas fisiológicas se desfasen. En palabras más groseras, haz tus necesidades fisiológicas en casa.
  • Evita usar el anillo de matrimonio para que no se te forme la típica señal en la piel que grita cuando te lo has quitado mucho tiempo. Pon de pretexto la delincuencia, y sigue pecando.
  • Reporta tu cédula como robada y saca otro documento de identidad, de acuerdo al estado civil que quieras ostentar.
  • Ten un email de soltero, secreto para tu mujer formal.
  • Ve a lugares oscuros y concurridos por gente que no pertenezca al círculo comun de amistades, para evitar ser pillado por alguna amiga indiscreta en común.

Este desfachatado post no es solo una lista de ideas para mentirosos e infieles. Es un llamado de atención para todas las mujeres casadas que creen ingenuamente que el poseer un anillo de matrimonio y un papel firmado nos vuelve invictas e inmunes a los cachos. Ese santo corderito que duerme a tu lado podría estarte cuerneando. Así que, ¡alerta!

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 543 times, 1 visits today)

(Visited 543 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Te falto
    Los que salen a otras ciudades a trabajar…
    El Celular con diferentes chips, el de tu trabajo, el que donde todos te pueden ubicar, y el clandestino…

  2. Cuanto hace que estas felizmente casada?
    Y ya se te ocurre escribir sobre esto?
    La infidelidad para mi relación es algo impensable. Y dirás: ALERTA!!! Y yo te diré: Si amas y mantienes a tu marido bien a tu lado, es decir: cumples con tus obligaciones de mujer y él con las de marido. Nada debe fallar. Siempre y cuando estéis enamorados.
    Y por lo que he ido leyendo tu y Eustaquio os amáis, y mucho.
    Para nosotros la infidelidad no es una opción. Y ojalá para vosotros tampoco.
    Un abrazo desde Barcelona-España

  3. Lamento que hayas interpretado mi post como una apología a la infidelidad, cuando es exactamente lo contrario. Mi intención es despertar a las mujeres que me leen a que no se duerman en los laureles, pues el dichoso anillo de matrimonio no es un trofeo final que impedirá que el hombre se distraiga por ahi, y lo mismo la mujer, si el marido la descuida podría caer en brazos del amante. Para nosotros la infidelidad no es una opción de ninguna manera. Tengo apenas 2 semanas de casada y se me ocurre escribir sobre esto para hacer conciencia entre las chicas que estén en mi posición que no crean que el certificado de matrimonio equivale al título de propiedad sobre la otra persona.

  4. Ok, entendido.
    Gracias por tu aclaración.
    A veces olvido tu ironía. jajaja
    Que sean muy muy felices.
    Un abrazo!!!!

  5. Pues me parece que el contenido del post esta mal enfocado, porque aconseja a los infieles, en lugar de desanimarlos; creo que si los alertas sobre los peligros de caer con una persona depravada, algun grupo que roba organos internos, o la clasica enfermedad venerea con la que pueden desgraciar a sus familiares, nos harias un gran favor a todos.

  6. Mi consejo, en buen plan y sin ánimo de ofender a los recién casados, mejor no se casen y disfruten de sanas y buenas relaciones abiertas. Burlarse de alguien puede ser divertido pero yo prefiero la honestidad. Si la sensualidad es presa de ustedes, no la subestimen y disfruten sus tenebrosos encantos.

Los comentarios se han cerrado.