Detalles que espantan a una mujer

Ahora nos toca a nosotras, delicadas mujeres que tenemos que pasar por estas situaciones que ponen nuestros pies en polvorosa. Especialmente cuando empezamos con alguien. Porque al decidirnos a salir con alguien, ya lo hemos pensado. Vamos con una expectativa. Y al ver cualquiera de estas situaciones:

  1. Hombres que solo hablan de su ex, de lo maldita que fue, de como le quemaba las camisas, y de lo gorda que se puso.
  2. Verlos acomodarse los testículos es algo bastante repulsivo.
  3. Que se les salgan los ojos tras otra mujer.
  4. Ventosidades, flatulencias y demás sonidos y olores raros.
  5. Que usen palillo de dientes en la mesa.
  6. Que se hurgen la nariz en nuestra presencia.
  7. Que hablen de su madre todo el tiempo.
  8. Que contesten el celular en un lenguaje en clave. (Si estas saliendo conmigo, por cortesía, apaga el celular).
  9. Que abuse del uso de palabrotas.
  10. Que no aleje la mirada del escote.
  11. Que nos abrace como si fueramos un trofeo.
  12. Que utilice el argumento de “la igualdad de los sexos” para pretender que una pague el café.
  13. Que solo pase alabando “la belleza inigualable de tus ojos”. Suena tan falso y repetitivo que lo ignoro por completo.
  14. Que sea un fanático del futbol tan empedernido que sea su único tema de conversación.
  15. Que no tenga control sobre sus traviesas y exploradoras manos. Cuando nosotras las mujeres pasamos de los 30, un NO significa solo eso, NO.
  16. Que intente sacarnos información sobre nuestro estado financiero.
  17. Que sude como cerdo aun estando en un ambiente con aire acondicionado (¡No quisiera ver cómo sudará en pleno acto!)
  18. Que salude a sus amigotes a gritos y/o chiflidos.
  19. Que se vuelva un verdadero patán tras un volante.
  20. Que se embrutezca al tomar un par de cervezas.

Huimos. Huimos a la velocidad de un rayo. A menos que estemos desesperadas, que es cuando soportamos a cualquier Neanderthal que se comporte como lo intenté describir.

Aporten chicas. Las invito a completar este post.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 228 times, 1 visits today)

(Visited 228 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. no soporto nada de eso ni
    HOMBRES CON SANDALIAS Y PIES FEOS
    OLOR A PIE Y EN LAS AXILASHOMBRES CALVOS
    Q LE FALTEN LOS DIENTES O LOS TENGAN PODRIDOS NI MAL ALIENTO
    Q SEAN CELOSOS POSESIVOS Y CONTROLADORES
    Y LO DE LA SUEGRA ES CIERTO, Q QUIEREN ACOSTARLA EN EL MEDIO DE LOS 2 TAMBIEN? Y PEDIR PERMISO PA TENER SEXO????DIOSS

  2. Hola Pitonizza:

    Después de leer los detalles que espantan a una mujer me he decidido a dejar mi opinión. Como ya he leído tus opiniones se basan en las experiencias con los hombres latinoamericanos, yo te daré las mías sobre los hombres europeos, suecos en concreto. Sobre el punto 1. No suelen hablar de otras, ni mal ni bien.
    2. Y 3. No suele pasar.
    4. Desde los marineros hasta los doctores se tiran pedos, eructos, y hacen lo mismo en la mesa comiendo, que en la cama. Creo que les viene de su herencia vikinga. No se escapa ninguno, aplicable también a mujeres, nadie se ofende por esto. Algo a lo que nunca me acostumbrare.
    5. Lo palos de dientes, por aquí no existen, no los venden.
    6. Lo mismo que los pedos, lo hacen todos.
    7. Para qué te digan el nombre de su madre tienes que llevar meses de citas, les cuesta hablar de sí mismo, esta muy mal visto, la modestia ante todo.
    8. Aquí igual, los hay caraduras y los respetuosos.
    9. En sueco no existen casi ninguna palabrota, pero cuando se aprenden las del español, las sueltan de vez en cuando.
    10. Un sueco para que te mire a los ojos necesita llevar una buena borrachera y hacerlo es decirte quiero sexo, el escote te lo miran pero tan disimulado que casi ni te das cuenta.
    11. Los suecos no son machistas, alguno habrá, nunca lo he visto.
    12. Esto pasa hasta en parejas ya consolidadas de años que cada cual paga lo suyo, los he visto en restaurantes con calculadora de móvil en mano calculando hasta el último centavo que se han comido. No esperes nunca que un sueco te pague nada, aunque te llame y te diga que te invita a tal sitio, no pagara lo tuyo, invitarte para el, es sólo su manera de decirte donde quiere quedar contigo. Nada más.
    13. Cuando un sueco te dice me gusta algo de ti, es porque de verdad le gusta, no está en sus genes el alabar por sí, o el dorarte la píldora.
    14. Los suecos aparte del maldito fútbol practican muchos deportes de nieve.
    15. Se vuelven pulpos los viernes y sábado medianoche, por la cantidad de alcohol en sangre, al otro día son como angelitos que no han roto un plato en su vida.
    16. Si quiere saber tus datos financieros mirara la web enebro, que con poner tu nombre y apellidos, le sale tu sueldo, lo que has pagado a hacienda y demás datos, en suecia la protección de datos no se estila nada.
    17. Por aquí se suda poquito, jeje.
    18. En suecia lo que más se valora es el silencio, los suecos creo que no sabel silbar, y gritar ni borrachos.
    19. Si vive en Uppsala, Stocolm, lo más probable es que no tenga ni carnet, el transporte público es perfecto y uno de los mas puntuales del mundo, además del uso extendido de bicicletas y barcos, no en vano Stocolmo es la Venecia del norte.
    20. No suelen ser brutos, por más bebidos que estén, con lo grandones que son, son muy delicados con las féminas.

    Otras cosas que tienen los suecos y son por lo que me gustan tanto. Aparte de lo guapos que son es:
    Hacen todas las tareas de casa sin problemas, cuidan de los hijos a la perfección y de las mascotas. Cuando están contigo en una relación seria son muy fieles, respetuosos, cariñosos. Les cuesta mucho ser coquetos y no son ellos los que ligen, si te gusta un sueco le toca a la mujer darle el garrotazo y llevarlo para la cueva, son tímidos hasta decir basta. Exteriormente parecen fríos y sosos, pero cuando te cogen confianza, vamos después de darle el garrotazo, son muy calientes y divertidos. Vamos son el otro extremo de los latinos.

Los comentarios se han cerrado.