Diferenciandose

Nunca me ha gustado formar parte de ningun rebaño. En el colegio cristiano-militarizado en el que estudié, las faldas debían tocar el piso cuando nos poníamos de rodillas, ante las monjas que bajaban los hilvanes de las que nos las trepabamos. Aún así, yo profané dicho uniforme, me ponía medias polines a lo Flashdance en lugar de las medias políticamente correctas. Colgaba de mi solapa un osito prendedor. Lo que sea para no parecerme a las demás. Ya en el otro colegio, cuyas reglas disciplinarias eran igualmente estrictas, hice lo posible para verme distinta: mochila escrita con liquid paper (yo impuse esa moda), entre otros detalles que no describiré por falta de espacio.

En la actualidad, tengo un par de blogs. He intentado en lo posible de diferenciarlos de los demás, modificando la plantilla hasta el punto del paroxismo, sin importar el limitante que mi ignorancia me impone, aquello no me detiene para ser diferente. Creo que es patológico, un intento de ser distinta, inimitable, aunque haya quien siga mis pasos para copiar mis frases, expresiones, temas sobre los que posteo, en fin…

En el colegio imponía modas, pero estamos hablando de hace más de 20 años, niñas apenas postpuberes que veían a mi a una lider a quien seguir. Pero ahora estamos entre adultos. Yo no he inventado nada, son solo detalles que voy imprimiendo para marcar una distancia y ser distinta con el blog. Está bien ver una de las “cositas” que pongo en el blog para que sea diferente, pero ya ver dos, tres, cuatro, me huele a copia.

Dicen que la imitación es una forma de elogio. Yo lo veo como simple falta de creatividad.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 34 times, 1 visits today)

(Visited 34 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

Los comentarios se han cerrado.