Difícil de convivir

¿Te has preguntado si eres una persona difícil para convivir? Tal vez la dificultad que hayas tenido para mantener tus relaciones no sea porque atraes a cerdos machistas o a mujeres neuróticas. Quizás sea tu forma de vivir. Ya sea que estes solter@ o ya estés embarcado en una relación, bien vale reflexionar al respecto:

  1. ¿Eres maniatico/a de la limpieza y el orden?
  2. ¿Tienes patrones de sueño fuera de lo comun: te levantas inusualmente temprano o tarde, en medio de la madrugada?
  3. ¿Para dormir necesitas oscuridad y/o silencio extremos?
  4. ¿Te molesta compartir las golosinas de la casa?
  5. ¿Jamás prestas tu computadora para no tener que volverte a loguear?
  6. ¿Tienes hábitos alimenticios extraños como comer por las madrugadas?
  7. ¿Acostumbras a escuchar música de forma insistente, a volumen exagerado?
  8. ¿Hay algún rasgo en tu personalidad que la gente suele considerar “excéntrico”?

Cuando el noviazgo se convierte en matrimonio y la vida deja de ser solo rosa para mostrar el amplio espectro de colores que tiene la rutina, las manías que amabamos en la pareja se pueden volver irritantes… pero, ¿te has detenido a pensar en tus propias manías?

La convivencia es la verdadera prueba de amor. No hay que tratar de cambiar a la pareja, más vale ceder de cuando en cuando, ser flexible y tolerante: “te soporto porque te quiero” y sobretodo ser consciente de nuestra propia “insoportable” forma de ser, para así ponerse en los zapatos de la persona que amas.

© 2011, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 54 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

Leave a Reply