El Aguacate

Cuenta la leyenda que un día César Guerrero Tamayo se encontraba retozando con su amada bajo un frondoso árbol de aguacate, cuando el aroma de su dama le inspiró para crear una de los pasillos más lindos del cancionero nacional. Escuché por ahi que en realidad, César era un asiduo devorador de aguacates usados como afrodisiacos, para evitar que su dama sea tan inconstante. Esta canción puede llamarse como se llama porque a César le llegó la inspiración intempestivamente, y tomó lo primero que encontró a mano, el cuaderno de deberes de ciencias naturales de su hermanito de 8 años.

(El anterior párrafos son puros desvaríos). ¿Recuerdan como va?

El Aguacate (1918)

Letra y música de César Guerrero Tamayo

Tú eres mi amor,
mi dicha y mi tesoro
mi solo encanto
y mi ilusión.

Ven a calmar mis males,
mujer no seas tan inconstante,
no olvides al que sufre y llora
por tu pasión.

Yo te daré mi amor, mi fe,
todas mis ilusiones, tuyas son,
pero tú no olvidarás
al infeliz que te adoró,
al pobre ser que un día fue
tu encanto, tu mayor anhelo y tu ilusión.

Este tema interpretado por mi hija es algo sublime. Y a ti, ¿te gusta el aguacate?

(Visited 84 times, 1 visits today)

Facebook comments:

Comments

  1. a mi si me gusta El Aguacate y el aguacate también! jajajajaja.. no en serio, me parece la única canción nacional q hasta ahora se la interpreta… en toda chupa el que no se sabe esta canción no es ecuatoriano!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *