El Chapulín Colorado: momento nostálgico

En el momento nostálgico del sábado me complace presentar a uno de mis compañeros de infancia, mi heroe favorito, más, mucho más que el Chavo del Ocho, el cual no se me hace tan gracioso… ¿un hombre cuarenton representando a un niño de 8 años? En cambio el Chapulín es la antítesis de los héroes generalmente aceptados: torpe, poco valiente, nada musculoso, pero con un gran corazón amarillo. Sus únicos superpoderes eran “externos”, un chipote chillón, la chicharra paralizadora y pastillas de chiquitolina para reducirse de tamaño. Nótese el abuso de la letra Ch. Españolísimo. Mexicanísimo. “Aguas aguas, que no panda el cúnico”.

Ya no hacen comedia así… el Chapulín nos contaba historias de gansgters, vaqueros, indios aztecas, astronáutas. Incluso clásicos de la historia universal: Sanson y Dalila, Romeo y Julieta, Cristobal Colón, Leonardo Da Vinci. Cuentos como Churinchurinfunflais, el Sastrecillo Valiente… en fín.

Les presento uno de los episodios que más me gusta. Adoro especialmente la actuación de Ramón Valdez, imprescindible, irreemplazable.

¿El Doctor Chapatín preso?

Segunda parte, tiene un pequeño error, pero se entiende. El policía resultó ser cómplice y.. bueno, veanlo uds.

No despeguen los ojos al “muerto” en el minuto 2:52.

Roberto Gómez Bolaños nos dejaba enseñanzas en sus episodios. Y trató de pulir cada vez más su mensaje, cuando la fama se desbordó por toda América Latina. Los personajes dejaron de fumar (se veía muchísimo humo, desde el profesor Jirafales hasta la Minina). Doña Florinda estableció un negocio, (esa etapa ya no me gustó nada pero en fin). Los Caquitos empezaron a trabajar en un hotel.

Para mi apreciación personal, la mejor época de producción de comedia de Chespirito fue de 1972 a 1979. Toda una época llena de decoración psicodélica setentera, peinados y maquillaje alucinante y pantalones acampanados.

Es despreciable, en cambio, que la parodia que hiciera David Reinoso, desdibujando al Chapulín, convirtiéndolo en un payaso borracho, malviviente, agrio. Vergonzoso. Lamentablemente hecho en Ecuador.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 62 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Pues sera el sereno, pero para mi es una de las peores porquerías realizadas en mi país, y no entiendo como la gente le hace merito a eso, tan simplón tan poco ingenioso y lleno de comedia estúpida sin gracia, con diálogos decadentes, no originales donde si vez un episodio es como si vieras todos. Sinceramente el chapulin colorado y toda la pseudo comedia de ese tipejo Bolaños es asquerosa burda y sin una pizca de ingenio.

    • Pues a mí me fascina el Chapulín Colorado. Si hablamos de pseudocomedia, en mi país son los especialistas, no nos quites ese “mérito”.

  2. Ese Davo picado-. En fin, si Bolaños o sea Chespirito (que viene del diminutivo de Shakespeare o sea un shekspirito o algo así) no hubiera sido bueno, me pregunto: ¿por qué atrajo masas? ¿por qué muchas generaciones lo siguen viendo?
    Saludos.

    • El regeton atrae masas también siendo el producto más putrido que haya producido el hombre. Sin embargo, lo que vuelve importante a Gomez Bolaños, no es la cantidad de gente que divirtió, es la manera como lo hizo: sanamente, sin dobles sentidos, ni alusiones sexuales. De pronto, para mi gusto, en el chavo del 8 hubo mucho golpe y humor físico. La trascendencia en el tiempo de la comedia de Chespirito es lo que lo vuelve ícono latinoamericano, cosa que jamás logrará el Cholito, por mucha plata que se hayan metido Reinoso y Toledo con ese agrio y desgastado personaje.

Los comentarios se han cerrado.