El corset asesino

Luego de haber sido flaca toda la vida, subí 50 libras: 30 de ellas se fueron a mis caderas, 15 subieron a mi busto y el resto se fue a mi panza. Quedé panzona, parecía (aún parezco según algunos puristas) embarazada. Me fastidié con ello y compré uno de esos paquetes reductores que con mesoterapia, ultracavitadores y ondas rusas, están moldeando mi abdomen. Con un mes de tratamiento ya he reducido abdomen alto, medio y bajo, en total, más de 14 centímetros, conservando mis saludables 160 libras, que distribuídas en mis 175 cm de altura, al fin hacen que no parezca palo encebado.

Bien, los tratamientos reductores exijen que use fajas y cinturillas para moldear la figura. Mi primer impulso fue ir a cierto local del Mall del Sol cuyas fajas cuestan una semi fortuna, la chica encargada fue incapaz de colocar mis lonjas en su lugar. Desistí y me compré con el dinero que me costaría una sola faja en dicha tienda, un arsenal de fajas menos costosas en RioStore. Al final del tratamiento, con los centímetros perdidos, hasta las he tenido que reducir cosiendoles unas pinzas. No sé si pueda ponerme como meta una de estas señoritas:

 

denisse-arce-pescadito en hilo maria-del-mar-cintura de avispa

Claro que estas niñas son tamaño skipper, sin embargo eso no les resta méritos, es más, visualmente tienen esa cintura de avispa que busco y admiro.

Eso sí, siempre es mejor compararse con uno mismo, que con otras personas, pues las expectativas siempre van a ser inalcanzables. Jamás podré tener los cincuenta y pocos centímetros de cintura que goza la pescadito Arce, siendo ella de una fracción de mi estatura. Lo ideal es compararse con uno mismo, veanme como estaba en diciembre del año pasado, cuando estaba bastante pasadita de peso:

yo gorda

Tras un par de sesiones en el Spa.

yo flaca

Pues como ven, por genética, mi cintura es estrecha, así que voy por buen camino, y seguramente alcanzaré los 75 cm de cintura que harán buen juego con mis 105 de cadera.

Ahora vean lo que se consigue cuando se usa el corset asesino que utilizó por 3 años Michele Kobke, una chica alemana de 23 años, que con el uso continuado de fajas y cinturillas, ha reducido su cintura de 63 cm a 40 espeluznantes centímetros.

michele-kobke-cintura 40 cm

Por tal razón, ella, a pesar de su corta edad, está débil, no puede alimentarse con porciones normales de alimentos, sus pulmones no funcionan a capacidad y con el tiempo, se verá condenada a usar su corset asesino de por vida, pues ya no podrá sostenerse en pie sin él. Sin embargo, aunque uds no lo crean, ella se siente feliz con su aspecto de reloj de arena humano.

Link

© 2013, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2013, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 825 times, 1 visits today)

(Visited 825 times, 1 visits today)

Comments Closed

Los comentarios se han cerrado.