El día que casi muero absurdamente

Ayer lunes, tenía muchas cosas que hacer, típicas de un lunes. Ir al banco, llamar a los clientes, hacer citas, tareas pendientes que me tienen complicada la agenda. Incluso, para poner más feo el asunto, me había comprometido con mi hermana a asistir a la reunión de padres de familia de mi sobrino, dado que ella no podría ir. Pues bien, me desperté, como todo lunes, odiando mi alarma, que con los suaves acordes de Wings,”Let’em in” me retira de la tierra de los sueños para iniciar un nuevo día de trabajo.

Fui a dejar a mi pequeña estudiante. Día lunes, minuto cívico, la niña debe llegar temprano para cantar las sagradas notas del Himno Nacional, detestaría que llegue irrespetuosamente tarde. Ya de regreso, unas puntadas en mi cabeza, como agujas clavadas desde dentro de mi cerebro, me lastimaron. Me recosté un rato antes de salir. Tenía una cita importante a las 10 am, toda la ropa lista sobre la cómoda, los zapatos, la cartera, todo listo para vivir la vida. Pero el sopor era más poderoso, y me quedé dormida sin notarlo.

11 am. ¡Ya no llegué a mi reunión! Apago el celular para poder morir en paz. Pues el dolor de cabeza me hacía sentir como si los sesos se me saldrían por los globos oculares.

12:30. Hora de salida de mi hija. Tengo que irla a retirar. Pero no podría enfrentarme al mundo, estaba muy débil, sentía que mis piernas no podían conmigo. Mi madre fue a verla a regañadientes, pues de momento pensaba que yo tenía simple pereza por trasnochar en Internet. Pero al ver que a esas alturas del día mi laptop estaba guardada en su maletín, ella comprendió que no era teatro mi malestar. Además detesto inspirar lástima.

13:30 No describiré detalladamente esta parte de la historia pues es muy desagradable. Nada escatológico, gracias a Dios, pero igualmente asqueroso. Mientras, entre lágrimas, veía a mi hija observarme impotente, con el dolor en su mirada, como pensando “¿qué le pasa a mi mamá?” Y de hecho, me lo dijo “mami, no te mueras…”. Sin exagerar, realmente pensé que me moriría. Nada tenía importancia, mi malestar era tan absorbente que todo se puso en perspectiva. Ni mi trabajo, ni las cosas pendientes, ni la reunión importante que había perdido. Todo era nada al pensar que podría morir. Tan absurdamente, tan estúpidamente. Tan poco elegantemente.

17:00 Tras vomitar la vida horas antes, al despertar sentí que el alma regresaba a mi cuerpo. Un leve temblor azotaba mi cabeza, pero ya estaba bien. Prendí mi pc. Twitterland no había notado mi ausencia. Pitonizzaland seguía igual, atrayendo pajeros, suicidas y desesperados en busca de hechizos. Nadie se imaginaba que la perturbada que escribe aquí estuvo en el umbral del cielo (o del infierno).

Al ver el mundo tan igual, tan intacto sin mi presencia, reflexiono:

  • nadie es imprescindible
  • si un día faltara, nadie lo notaría
  • ¿cómo se darían cuenta de que he muerto? ¿Porque ya no hay dos posts diarios?
  • para la única persona que importo es a mi hija. Eso es suficiente para mí para seguir viviendo.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 68 times, 1 visits today)

(Visited 68 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Espero que este sea simplemente un pequeño aviso, de que a veces descuidamos nuestra salud, que es supremamente importante. Cuidate mucho, tu hija te necesita por sobre todos nosotros.

  2. Siento que todos somos de alguna manera importantes en el mundo, o sea que NO eres imprescindible.

    Si un dia faltaras, somos muchos los que te hechariamos de menos, te extrañariamos y pensariamos en ti. O sea que muchos lo notariamos rapidamente y saldriamos corriendo a ver que pasó?.

    Y si murieras, lo sabriamos de inmediato porque eres querible, y siento que muchos somos los que te queremos.

    Si no estuvieras mas y este sitio no lo pudieras llenar, seguramente entre los muchos que te quieren y saben de esto, (léase como hacer una pag web o blog) lo continuarian a tu nombre y para que siempre estés.

    Sin dudas alguna el amor mas grande que tienes, es tu hija, no hay otro amor igual, no hay otro amor tan incondicional !!!

    Y cuídante, que somos muchos los que sentimos en el organismo, y en las emociones, los sintomas provocados por los cambios planetarios.
    Lo mas probable haya sido solo eso, a no ser que te hayas ido de copas jaja !!
    Abrazotes siempre
    Cris

  3. Agradezco tus sabias palabras, cuánta elocuencia, qué poesía, qué redacción prodigiosa. Deberías abrir tu propio blog, serías el éxito.

  4. Pitonizza… Ese punto 1 “nadie es imprescindible” es algo que aprendí en un país de centroamérica, en el que por idealista, joven y estúpido (eso último como parte de la juventud). En otra ocasión fué cuando murió mi padre. Ahí la vida siguió no obstante su ausencia y mi dolor.

    Esto último me una pequeña solvencia moral para opinar acerca del segundo punto. No estoy de acurdo que “Si un día faltara, nadie lo notaría”. Serían los tuyos los primeros que no solo lo notarían, sino lo resentirían. Posteriormente tus allegados y finalmente los que tenemos un lazo de amistad (por mas pequeño que sea) hacia contigo.

    La manera como nos daríamos cuenta de que haz muerto es precisamente tu ausencia por mas de dos horas en Twitter. Luego en tu portal y después por los obituarios. Mi abuela decía: -“No hay noticia mas rápida que la mala noticia”-

    Es clarísimo que para quien resultas más importante es tu hija y efectivamente eso es suficiente para que sigas viviendo. Pero en un segundo y muy muy lejano lugar, quienes aquí te escribimos.

    ÁNIMO !!! Y por favor, cuenta conmigo para lo poco que pueda serte útil.

Los comentarios se han cerrado.