El último post

Como habrán notado los asiduos lectores de este blog, dejé de escribir artículos personales. La decisión no fue intencional, solo dejé de hacerlo. Atesoro lo que me sucede sin publicarlo aquí ni en Twitter ni en ningún otro medio electrónico para que esté a disposición de cualquiera. Este año fue de cambios importantes para mi vida: tuve que tomar las riendas completas de mi casa sin ayuda de mi madre, pues, como recordarán, ella partió de este mundo el año pasado. Dada la naturaleza del trabajo de Eustaquio, decidimos dar por terminado nuestro matrimonio. Entre las razones de nuestra separación comparto con ustedes la imposibilidad de mi ex marido de establecerse en Ecuador por motivos que no explicaré aquí, y yo estoy enraizada a Guayaquil, ciudad que no dejaré. La distancia diluyó nuestra relación. Ahora somos los mejores amigos, le agradezco a la vida los meses que duró nuestro efímero matrimonio, pues fueron de mucha dicha para ambos. Nuestra ruptura no es causa de lágrimas, no fue traumática ni motivo de sufrimiento para ninguno de nosotros. Es un hermoso capitulo de mi vida que se cierra y da paso a otro episodio completamente nuevo, excitante, maravilloso.

Actualmente mi corazón volvió a sucumbir al amor. Tengo a bien mantener en estricta reserva los detalles sobre mi relación actual, la identidad de mi novio y todo aquello que nos concierne estrictamente a los dos.

Este es el último artículo personal que posteo. Como dije lineas arriba, los eventos -buenos y no tanto- los mantengo en mi privacidad, no daré explicaciones. Gracias a todos y espero comprendan mi negativa a volver a exponer mi vida.

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 42 times, 1 visits today)

(Visited 42 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Hola…

    Comparto contigo que el posteo de cosas personales no es conveniente. De hecho es un riesgo.

    Recuerdo hace algunos meses, tal vez un par de años, haber leido en uno de tus blog todo un problema con una (Pitonizza censuró esta parte para no volver a traer a colación este lamentable hecho que ha quedado en el pasado)

    Situaciones como esas, evidentemente es mejor creo prevenirlas a través de decisiones acertadas como la que acabas de comentar.
    Desde esa época que no leia algo tuyo. Volví por google considerando la curiosidad por el escaner que desnuda.

    Un agrado volver a leerte
    Felicidades y los mejores deseos para el próximo año

  2. @N3RI es el último post del año y definitivamente el último post que trata mi vida personal. Besos.
    @Educavent gracias por leerme. Feliz 2011 para ti y los tuyos.
    @EduardoN.Fortes seguirán los post no personales, sin duda alguna seguiré escribiendo, es mi pasión.

  3. Mi querida amiga Pitonizza.
    No lamento tu decisión de no seguir posteando tus cosas personal, con tal que eso no signifique que en cualquier momento dejes el mundo del blog.

    Te deseo un buen 2011, el año de Duran Duran, y el nuevo álbum de remixes de los dioses Depeche Mode.

  4. @Paulo, dudo que deje el mundo del blog, es un gran placer para mi escribir. Deje el estilo exhibicionista. Sospecho que este año volveré recargada de energía!

  5. Hola Pitz, no venía hace un tiempo y veo que has cambiado plantilla y todo 🙂
    Si bien es cierto que he leído por ahí (incluso en mi blog en un post sobre el tuyo) que hay gente que disfrutaba más el estilo personal, tú blog tiene un espacio bien ganado y que nunca perderás mientras sigas posteando. Es cuestión de cambiar de concepto, eso sí, para encontrar un nuevo nicho, que ya no es el del voyeurismo.
    Yo entiendo perfectamente lo que te ocurre, pues yo antes mantenía un blog personal y no he escrito en él hace siglos, básicamente desde que llegó la estabilidad a mi vida. Creo que la necesidad de escribir sobre lo propio para verse reflejado y observado sí es un poco consecuencia de la inseguridad propia de la juventud.
    Con la madurez uno toma las riendas de su vida como bien dices y ya no es necesario encontrar ratificaciones o apoyos aparentes en la opinión de los extraños.
    Un abrazo grande,
    Silvi

  6. He sido un lector tuyo desde hace algun tiempo y siempre me entretuviste con tu genialidad para desscribir los sentimientos de tu corazon, me alegre cuando supe que eras feliz y te ibas a casar, es por esto que me asombro al ver que tu matrimonio duro poco tiempo, tus razones tendras, las respeto.
    De todas maneras al ser de tu generacion (1973) y tambien compartir algunos gustos tuyas (a excepcion de tu no creencia en Dios) me siento identificado contigo.
    Suerte amiga y sigue adelante, la vida continua.

Leave a Reply