Esa costumbre de responsabilizar de todo a dios.

Les dejo esta colaboración de mi buen amigo Oscar Humberto Torres.

dios es mi copiloto

Desde que tengo memoria existe en mi país un “dicho” o adagio que versa: -“…si se alivió fue La Virgen. Si se murió fue El Doctor”-.

También es muy común escuchar frases como: -“…gracias a dios me gradué”-, así como -“…me fue muy bien gracias a dios”- y una enorme serie de otras frases semejantes, en donde todo lo bueno que le pasa a quien la expresa NO es por su esfuerzo, por sus ganas de hacer las cosas y/o por su inteligencia o habilidades.

Qué decir de aquellas frases en donde todo lo que va mal es por culpa del Diablo o también -“…es lo que dios quiso.”- o la muy célebre: -“…fue la voluntad de dios-“- Con ello entonces quien desea eximirse de toda responsabilidad (culpa para quienes no entienden eso de la responsabilidad), en su obtuso entender ya está librado de todo mal.

¿Por qué esa execrable costumbre de no querer tomar las riendas y la responsabilidad por cada acto que se realiza o decisión tomada en esta vida? La respuesta que más pronto salta a la vista es: por que resulta muy cómodo.

Tal parece pues que para muchísimos seres humanos el poner a trabajar las neuronas, los músculos y/o cualquier otro órgano o sistema del cuerpo es engorroso, vergonzoso y/o simplemente no existe la más mínima intención de aplicarle gónadas.

Yo invitaría a esos creyentes y/o fanáticos a que hagan la siguiente reflexión: ¿Cuál es entonces la diferencia entre un ser humano y cualquier otro ser vivo al que petulantemente consideran irracional?

El ser racional no solamente implica memorizar, resolver cálculos mentales y/o teorizar. Ser racional es también poner manos a la obra y lo más importante: ser completamente responsable (para bien o para mal) de las decisiones y acciones ejercidas.

Al final parece ser que esta muy arraigada costumbre es muy de los países latinoamericanos, así como de ciertas otras etnias que han sido dominadas por potencias imperialistas.

No deseo entrar en una dialéctica acerca de historia, la religión y la política, pero si realizamos un concienzudo y honesto análisis veremos que una buena parte de esa dominación que sufrimos hace más de quinientos años y por la totalidad de ese período, incluyó el inculcar a los dominados un apego enorme a las deidades celestiales y diabólicas dejando a los conquistados con hondos sentimientos de culpa y una espantosa pereza mental, teniendo como “salvavidas” la idea de un dios justiciero que piensa, actúa y toma decisiones por nosotros.

¿Qué es lo que entonces procede? Si realmente nos decimos racionales, libres y/o humanos entonces debemos tomar de inmediato las riendas de nuestros actos, hacernos responsables por nuestra propia vida y ser quienes manden en las decisiones y acciones a tomar. De otra manera entonces seremos títeres o guiñapos al servicio de inexistentes deidades.

¿Eres responsable de tu vida?

© 2014, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2014, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 70 times, 1 visits today)

(Visited 70 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Leave a Reply