Escasez de hombres

El otro día tuve una reunión de compañeras de colegio. Han pasado 18 años desde que nos graduamos, y la vida nos ha tratado muy diferente a todas. La gran mayoría están o estuvieron casadas, algunas tienen hijos, otras nunca pudieron o quisieron tenerlos. La queja general es que para una mujer que está a punto de pisar los 40 años es tarea muy difícil conseguir un marido decente. Les comento los casos más extremos, protegiendo lo más posible las identidades de las involucradas:

Hermelinda era la chica más popular de mi curso, la que imponía modas, lideraba los relajos juveniles, sin embargo, era la presidenta del consejo estudiantil, dadas sus espectaculares notas y su alto nivel de convocatoria. Fue candidata a reina, pero rechazó la corona al conocer que tendría que desfilar en las fiestas de Octubre, cediéndole dicho privilegio a otra menos afortunada físicamente. Hermelinda se casó con su noviecito de siempre, el cotizado Godofredo. El era campeón de triatlon en su colegio, ganador de un concurso de álgebra que organizó en ese entonces la ESPOL, todo un galán, guapo, alto inteligente. La pareja parecía destinada a ser feliz y exitosa. Pero no sucedió así. Hermelinda pronto consiguió un trabajo increíble en una distribuidora de vehículos, con una paga en miles de dólares. Pronto compraron una casa. Godofredo en cambio, fue despedido de su alto cargo bancario en la debacle del 97. Desde entonces, se volvió un ser acomplejado, mantenido, celoso del éxito de su esposa. Llegó incluso a golpearla. Ella lo abandonó. En su depresión, perdió su trabajo. Ya sola, descubre que espera un bebé. Con dos niños a cuestas y un embarazo que deberá enfrentar sola, Hermelinda envejeció una década en menos de 3 meses. Ahora reniega de los hombres, solo porque le tocó un tonto que no supo enfrentar una crisis, y condena a todo el género masculino.

Florencia era la tímida del curso. Poco agraciada, de baja estatura y exceso de peso, sus notas eran altas. Siempre estuvo dispuesta a ayudarnos a quienes no teníamos destrezas en matemáticas o química. Florencia se casó apenas salió del colegio. Su marido, Ifigenio no tenía un trabajo estable, ella en cambio, consiguó empleo como cajera en un supermercado. Hizo carrera hasta llegar a ser supervisora de almacén. Ifigenio se echó para atrás, con el sueldo de Florencia se mantenía el hogar. Cuando ella quedó embarazada de gemelos, tuvo que dejar su empleo pues su condición le impedía desempeñar cualquier empleo. Pero Florencia trabajaba desde casa, haciendo arreglos navideños y recuerdos para matrimonio que vendía en la calle García Aviles. Ifigenio era incapaz de trabajar al menos limpiando carros, no duraba en ningún empleo por su vicio por el alcohol. Al nacer los gemelos, Florencia renunció, el supermercado no le reconoció liquidación alguna por los años de trabajo. Ella botó a Ifigenio de su casa al encontrarlo con otra en la cama matrimonial mientras los gemelos dormían en la cuna. Ahora Florencia detesta a todos los hombres solo porque le tocó compartir su vida con un mantenido, borracho, irresponsable e infiel. A pesar de todo actualmente tiene un romance con el chico que envía los pedidos, casado, con 3 hijos, pero que la “apoya” moral y sexualmente.

Trisia era la “alegre” del curso. Extrovertida, fiestera, parrandera, tenía galanes orbitando a su alrededor constantemente. Cuando se graduó del colegio empezó a trabajar, salía con varios chicos a la vez, nunca tomaba en serio a ninguno. Cada vez que un hombre le proponía estabilizarse, ella boicoteaba la relación, huía, ponía excusas hasta terminar en brazos de otro. Sin embargo Trisia se casó, divorciandose a los 3 meses. Nunca tuvo hijos, mantiene una figura espectacular, a sus 35 años es la típica “vieja buena”. Gusta salir con chicos de 23 años o menos. Considera que los hombres son juguetes con quienes solo hay que divertirse. Si un hombre empieza a enamorarse de ella, ella le es infiel con su mejor amigo. Trisia tiene la patológica necesidad de hacerle daño a quienes comienzan a amarla, y pregona con falso orgullo que no hay hombres buenos en el mundo.

Wanda en cambio al parecer tiene más “suerte” que las otras. Su marido tiene su propia empresa, donde ella trabaja como gerente de ventas. Tienen 2 hijos, una casa, dos carros, los niños van a prestigiosos colegios. Pero su marido la trata con una frialdad glacial, nunca tienen relaciones sexuales, le es infiel de forma velada con su propia secretaria, hecho que Wanda repudia, pero que soporta por estúpidas razones que no logré digerir.  Lo que nadie sabe es que Wanda sale a escondidas con el chofer de la empresa, un chico por demás inculto, patán pero “que la hace olvidar las penas.” Su matrimonio es una farsa, pero son envidiados, aparecen en las páginas de sociales de todas las revistas de Guayaquil, incluso en una ocasión, fueron entrevistados para un especial de San Valentín como la pareja modelo. Wanda, entre lágrimas, nos contó que esa fue la última vez que su marido la besó en los labios. Para la foto del reportaje.

En general, sentí que mis ex compañeras tienen la idea de que hay que sentirse agradecidas de que un hombre nos tome en cuenta, aunque este hombre sea un cerdo infiel, mantenido, golpeador. Mientras seamos las “esposas”, no importa si aquel sitial significa llevar una vida rutinaria, tener que soportar infidelidades, hasta golpes. Es el precio que se paga por ser esposa. Un hombre cuarentón puede ser panzón, calvo y feo, y aún así ser codiciado. Pero si la mujer empieza a engordar y mostrar arrugas, va de caída y debe intentar mantener su matrimonio a toda costa. Es una idea absurda, sí. Odiar a los hombres por la mala experiencia con una mínima parte de ellos. Y al ver marchitar nuestra juventud, nos aferra a un mal individuo. ¿Qué tiene de malo quedarse sola? ¿Qué tiene de pecado divorciarse? ¿Quién dijo que una mujer feliz es la más flaca, la más bella?

Detrás de todo esto hay una gran paradoja. Muchas mujeres están superando a los hombres en muchos aspectos: profesional, intelectual, cultural. Incluso hay mujeres de 40 o 50 años que lucen mejor físicamente que un hombre de la misma edad. A pesar de ello, este hecho provoca una extraña reacción en algunas mujeres: cuando se sienten solas se conforman con cualquier hombre que las haga su “esposa”.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 155 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Este es un tema bastante delicado del cual no se si tenga posición de opinar en mis tempranos 25 años. Pero lo que sé es que no sólo los hombres tienen la culpa, pues considero que las mujeres tienen un ideal de hombre que no existe y cuando se dan cuenta de tal cosa solo les queda aparentar o tratar de amoldar a tal hombre a su gusto y quejarse. Y como dije en un post acerca del feminismo, el ideal de una mujer común en nuestra sociedad es casarse. Al menos yo, considero que un divorcio es un éxito (no en todas las circunstancias), porque creo que la mayoría prefiere aparentar y sufrir en silencio su infelicidad en vez de cortar por lo sano. La salud mental y tu dignidad es lo más importante, nunca puedes dejar que alguien quebrante eso de ti.
    Si considero que las mujeres estamos comenzando a ser cada vez más exitosas, cosa que el común de los hombres no puede tolerar. Ésto solo puede cambiar si comenzamos a criar a nuestros hijos hombres de otra manera más equitativa.

    Buen post! no conozco muchas personas de tu edad peor aun que sean abiertas a su condición. El de tus amigas es la misma realidad de muchas.

    Gracias por el heads up!

  2. Yo mas que escasez de hombres lo llamaria escasez de valores. Pero de donde vienen los valores?? del hogar, la sociedad y de uno mismo y si estos tres estan disfuncionales, lamentablemente los resultados seran individuos, parejas y familias de fachada.

    Aunque la mujer hoy en dia esta dando grandes pasos en todos los ambitos, debemos de reconocer que seguimos viviendo en una sociedad bastante machista todavia, y lamentablemente aun muchas nos dejamos subyudar al respecto.

    Si Dios y la vida permite que encontremos hombres que valgan la pena, demos gracias por ello, pero sino SOMOS MUJERES, SERES ESPECIALES Y CON UNA INTELIGENCIA Y CARISMA UNICA, AMEMONOS y RESPETEMONOS primero a nosotras mismas para que el resto nos aprenda a respetar…

    Salu2!

  3. Huau, una sala de autoapoyo. Yo pienso que se debe a que las mismas mujeres son machistas.
    Es como cuando algunas feministas reclaman igualdad total y se dicen a si mismas que ellas también pueden hacer trabajos rudos, que ellas también pueden hacer cosas pesadas. Y claro que pueden hacerlo, pero de seguro les costará un poco más de esfuerzo que a un varón capacitado para ello.
    Pero en esa actitud noto, más que un afán por la igualdad, una fuerte admiración por las cosas que un varón hace más fácilmente. Como si todo lo que hiciera un varón fuera digno de ser copiado por una mujer.
    Yo creo que las mujeres tienen mucho más que ofrecer que una simple copia y el camino hacia toda igualdad empieza por creer que uno no es menos que nadie por no poder hacer o tener una u otra cosa.

  4. y todos queremos conocer a la vieja buena de 35….

    Oye la unica que se salva por lo visto eres tu.. y tu amiga trixia.

    Que amigas tan saladas, pero hay un comun entre ellas, todas salen con un bueno para nada y se quejan del otro bueno para nada que tienen enc asa.. quien las entiende

  5. Pienso que nadie realmente se siente contento con lo que tiene, es fácil quejarse y hoy en día se corta una relación antes el mas mínimo problema ya sea por parte de uno u otro ,creo que se quiere poco y no hay ganas de lucha por quien verdaderamente amas.
    “Si este no me viene bien me busco otro/a”. Realmente ¿necesitamos estar en pareja? ¿Que buscamos? ¿Que esperamos? ¿Hay comunicación en una pareja o sólo queremos sexo?
    Creo que en realidad tenemos miedo a encontrarnos, a sentirnos solos.
    A las mujeres se nos ha olvidado lo mucho que valemos por nosotras mismas.

  6. Esto va como anillo al dedo a muchas de mis amigas que llevan una vida un tanto similar a una de las antes mencionadas en tu post. Me permití hacer un envío de esto a sus mails (con tu autoría , porsupuesto) Ojalá y sepan apreciar la perspectiva de una persona ajena a sus vidas, pk cuando yo les digo que dejen el círculo vicioso y se quieran ellas mismo .. NO ENTIENDEN !!!

  7. Es cierto las mujeres saben como ser más que nosotros, ellas por lo menos no se acomplejan y trabajan y tienen un sentido de vida.
    Tal vez ese orgullo de macho cabrio nos hace hacer cosas ****as como yo no puedo ser menos que mi mujer.
    Muchas veces no sabemos como sobrellevar la rabia ni la depresión eso quiere decir que los hombres somos un tanto p…….jos, por no decir por completo.
    Se supone que es un matrimonio, y debemos ayudarnos, los que estamos casados, además en tiempos de crisis se debe tener mejor creatividad!.
    Otros nos creemos que mientras más mujeres tenemos, más “hombres” somos.
    Seamos realistas los hombres somos hombre, pero que ****os que somos!.

  8. Estoy de acuerdo com victory, creon que se estan perdiendo los valores en la sociedad y por consecuencia en las parejas, creen que es siempre mas facil bajar los brazos y abrir mano de lo que tenemos pensando que lo que tiene el vecino es mejor!!!…

    Claro no lo conocemos… no comparte con nosostros las responsabilidades, los problemas, los momentos menos buenos.. para no decir los defectos… Pero esa nueva persona por conocer es siempre mejor!!! Pq?… porque ahun no es conocida es un misterio y como tal pensamos que sera todo aquello que queriamos… volvemos a cometer el mismo error!!!…

    Un ejemplo muy claro se lo hize ver a una muy querida amiga… que actualmente esta pasando por un momento dificil… si te dicen que vas a tener un nuevo carro, una nueva casa… o un nuevo celular… en que pensarias? buenisimo.. guauuuuu aquel nuevesito de cajita… seguro tendra esto… aquello… y lo otro… en el fondo pensamos asi.. y luego nos damos cuenta …

    No hay ganas de luchar por quien verdaderamente amas en los buenos y “malos” momentos…

Leave a Reply