Escenas cortadas de las pelis porno

Quienes consumen material visualmente provocativo donde se aprecian a una, dos o más personas en actos impúdicos que la moral cristiana reprueba, se habrán dado cuenta de que por muy gráfica que sea una película de estas malsanas*, hay escenas que nunca pasan el filtro de la edición.

  • ¿Trajiste condones?
  • Vístete y te vas.
  • Vístete, llegó mi marido.
  • Te amo.. ¿cómo dijiste que te llamas?
  • Ups. tengo que comprar la pastilla del día después.

Así, muchas situaciones que no se muestran. Solo vemos hasta que los actores terminan la faena. A veces el corte es abrupto. Me encantaría saber si la rubia platinada que fue castigada analmente por el plomero fue alguna vez descubierta por su marido en sus adulterios. O si la chica del casting es aprobada luego de que todo el staff le deja el rostro cubierto de… bueno, ya me entienden. El porno llega hasta ahí.

Mis historias por lo general van cargadas de alto contenido de erotismo. El sexo es una fuerza poderosa que nos impulsa a tomar decisiones, nos seduce, genera tanto placer como el consumo de comida o drogas. Para el desarrollo de mis cuentos y novelas, hago descripciones que algunos han catalogado como pornográficas. Mis escenas se justifican en la trama, me gusta describirlas tanto desde fuera, lo visual y corporal, como desde dentro, emociones y sentimientos ligados al sexo.

Sin embargo, a pesar de que el sexo sea un aditivo en mis historias, no es el punto central como ocurre con las pelis porno, donde en ocasiones se hace un zoom in a los esfínteres, sin importar las caras tan ricas en expresiones durante los preliminares, la penetración y el orgasmo. El porno es genital, a eso se limita.

He admitido en numerosas ocasiones que he consumido porno. Lo que es una novedad ahora, es usar esas escenas como material para inspiración, donde me impongo ejercitar mi imaginación al máximo para forzar en mi cabeza los diálogos que jamás se muestran en un vídeo triple x. Ahi es donde radica la historia, las implicaciones post sexo, las consecuencias de alguna relación clandestina. Reafirmación del amor. Sentimientos ya sean de culpa o de vergüenza. Uso del sexo para manipular a la pareja. Para vengarse. Como desquite. Resentimientos ocultos que se quedan flotando en el ambiente.

Esas escenas no tienen cabida en el porno y me toca imaginarlas. Es un reto crear un personaje diferente de mi persona, y ponerlo en contacto con otro también diferente que yo. ¿Cuál será el resultado? ¿Cómo reaccionan luego de eyacular? ¿Qué pensamientos llegan a sus cabezas? ¿En qué afecta a terceros personajes esta relación sexual? El post sexo es una etapa rica en emociones para explorar en el mundo de ficción. Sin juzgar a nadie, esa tarea se la dejo a mis lectores.

* Léase en tono irónico.

Imágenes tomada de pixabay.

© 2017, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2017, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 678 times, 1 visits today)

(Visited 678 times, 1 visits today)

Comments Closed

Los comentarios se han cerrado.